Si has entrado en este post, es porque te sientes identificada. Ahora mismo estás pensando en ella. En lo importante que es. En la amistad tan increíble que tenéis. Vamos a ver si realmente es tu mejor amiga, en 10 sencillos pasos.

 

1. A lo Thelma y Louise. Porque no hay nada que más os una que guardar un secreto entre vosotras. Y protegeros la una a la otra. ¡Hasta el borde del acantilado! 

 

2. Siempre cuidáis la una de la otra. Ahí estamos las mejores amigas, para abrir los ojos a la otra cuando es necesario. O para tapárselos, cuando veis una película de miedo juntas!

 

3. Viajar juntas es el mejor plan del mundo. Siempre hay un destino que os espera. No os hace falta más que una mochila, unos billetes de avión o las llaves del coche. ¡El mundo os vuestro!

 

4. Sí, las mejores amigas comparten los mismos gustos. No en todo, pero cuando os miráis, no hace falta decir nada más. Vais por la calle, huele a gofre de chocolate y una mirada basta para estar pidiéndolo con chocolate fundido y extra de nata!

 

5. Si es tu mejor amiga, hará tantas fotos como sean necesarias para que las dos salgáis bien! Y esto no tiene más discusión!

 

6. Ella es tu soporte. Y tú eres su punto de equilibrio. Os apoyáis la una a la otra, y si alguna tiene un mal día… No hay problema! No hay nada que un café o unas cervezas juntas no solucionen! ¿A quién no se le han pasado las horas criticando a ese dichoso ex, o al jefe? 

 

7. Porque quedar para comer pizzas y ver series es también un plan de los buenos. Horas y horas enganchadas a la trama… y cuando termina un capítulo llega esa frase: ¿Vemos uno más? 😉

 8. No hay nadie con quién te rías más. Las dos sabéis cómo es el sentido de humor de la otra y siempre tenéis una frase para animar hasta el día más gris!

 

9. Sí. Si rompemos la dieta, lo hacemos juntas. Aunque hayas empezado el lunes y sólo sea lunes por la tarde. No hay nada como que alguien te acompañe a “pecar”, así no sientes tantos remordimientos… 😛

 

10. Y por último, pase lo que pase, seguiréis siendo amigas cuando seáis viejitas. Sus hijos serán tus sobrinos y viceversa. Recordaréis aquellas anécdotas de cuando erais jóvenes… y nunca dejaréis de sonreír juntas! Aunque ya os falten los dientes 🙂

Si te has sentido identificada, etiqueta a tu mejor amiga. A veces no decimos lo suficientemente alto cuánto queremos a nuestros amigas. Hoy es el día de recordarles lo importantes que son en nuestras vidas!

Publicado en Familia
Fuentes consultadas:
www.pinterest.com