Muchas cosas que hacemos en nombre del “amor” atentan contra nuestra integridad y poco a poco destruyen nuestra personalidad, pero estamos tan acostumbrados a ceder para evitar discusiones con la pareja, que ni cuenta nos damos de que ya no somos quienes solíamos ser; nos hemos convertido en títeres que dependen de las expectativas del otro.

Si crees que eres manipulada tienes que leer las diez cosas que nunca debes hacer por el hombre al que amas. Si te detectas en alguna de ellas, ¡muévete!, no te quedes ahí, esperando que pase algo peor.    

1.- Cambiar tu apariencia.

Él te conoció así, con esa ropa, ese maquillaje, ese peinado a medias y todo eso que te hace ser tú misma. Sabemos que como mujer siempre quieres lucir hermosa para tu pareja, pero eso no significa que pierdas tu estilo y te transformes en una muñeca que él decida cómo vestir.

Un hombre que te presiona para que cambies la manera de arreglarte o te pide que hagas dietas y ejercicio para modificar tu cuerpo, no te ama. Porque si lo hiciera te aceptaría como eres. Busca a alguien que te ame con o sin maquillaje, que acepte tus defectos y, sobre todo, que te ame en el peor de tus días.

2.- Alejarte de tus seres queridos.

Tienes una familia y amigos aparte de él, no los dejes en el olvido. Si te encierras exclusivamente en tu relación dejarás de lado tus intereses personales; recuerda que eres dueña de tu tiempo y de tu espacio. Nunca permitas que él te diga cómo y cuándo hacer las cosas.


3.- Volverte sumisa.

En una relación ambos tienen los mismos derechos, cada uno tiene sus propias opiniones e ideas, y por ningún motivo permitas que las decisiones las tome sólo él. Si bien pueden llegar a acuerdos en los que los dos queden satisfechos, siempre deben hablar lo que piensan y esperan del otro.

4.- Rogar.

Una cosa es pedir perdón cuando te equivocas, y otra muy distinta es rogar para que no te dejen. No te confundas, no busques la lástima de tu pareja para no quedarte sola. Si te dice que ya no te ama, no te rebajes ni aceptes migajas de su amor.

5.- Solucionar sus problemas.

Eres su pareja, no su mamá. Recuerda que tienes tus propios problemas, como para también cargar con los suyos. Puedes escucharlo y apoyarlo si se siente mal, pero no debes solucionarle la vida si tu pareja se la vive brincando de problema en problema. Lo mejor sería que salieras corriendo de esa relación.

6.- Mantenerlo.

Por desgracia a veces aparecen en nuestro camino hombres a los que les gusta que les paguen todo. Aléjate de ellos tan rápido como puedas, lo ideal es que compartan gastos y no que tú lleves toda la carga.


7.- Perdonar una infidelidad.

Si ocurre una infidelidad estás en todo tu derecho de dar una segunda oportunidad a tu pareja, todos podemos equivocarnos, pero recuerda que no basta con amarlo para que las cosas vuelvan a ser como antes. Hay que reconstruir la confianza y el respeto mutuos.

8.- Cambiar tus gustos e intereses.

Si bien pueden acompañarse en sus actividades favoritas, como ir al cine o ver algún partido, no tienes por qué cambiar tus gustos por él. Si no te agrada el fútbol no finjas, déjalo ir con sus amigos, y tampoco lo obligues a ver esa película en la que seguramente se quedará dormido. No tienen que hacer todo juntos.

9.- Embarazarte.

Tener un hijo es decisión que se toma en pareja. Jamás veas un embarazo como la clave para mantener a alguien a tu lado. Recuerda que ese nuevo ser necesita estar rodeado de amor y respeto. Si tienes problemas en tu relación, lamentablemente no puedes ofrecerle eso.


10.- Tener sexo.

Que sea tu pareja no lo hace dueño de tu cuerpo. Recuerda que para tener intimidad ambos deben estar de acuerdo, y cuando no tengas ganas no lo hagas, no es una obligación que debas cumplir por ser su pareja.

Publicado en Familia
Fuentes consultadas:
www.rentu.net/2017/07/10-cosas-que-una-mujer-nunca-deberia.html