Han pasado casi 19 años desde que los científicos consiguieron clonar a la famosa oveja Dolly, que fue el primer mamífero clonado a partir del ADN derivado de un adulto, en vez de ser usado el de un embrión. Es una realidad que la ciencia avanza cada día más deprisa por lo que imaginaros todo lo que se podría hacer de cara a las próximas décadas.

Hace unos años se barajaba la posibilidad de resucitar a unas cuantas especies extintas, a partir de material genético de buena calidad, incluyendo algunas especies que dejaron de existir hace miles de años. Para ello, los científicos tienen que secuenciar el genoma completo, es decir, toda su información genética, aunque recopilar la secuencia completa puede tratarse de una ardua tarea.

Una vez hecho esto, habría 3 vías alternativas para llevarlo a cabo: mediante clonación, que ya se ha intentado en España con un bucardo que murió de una afección pulmonar, generando que el éxito fuese solo relativo; seleccionar ejemplares por sus características físicas más primitivas para ir rebobinando su evolución artificialmente; y por último la ingeniería genética, en la que de momento no ha habido éxito, aunque es verdad que es la que más margen de maniobra ofrece.

Veamos qué especies, según los los científicos, podrían volver a la vida en unos años:

1. Hombre de Neanderthal, extinto hace unos 30 mil años

animales_volver_a_la_vida_1
Indudablemente uno de los seres extintos más carismáticos, y la última especie humana que convivió con nosotros, el homo sapiens, hasta que se extinguieron hace unos 30 o 35 mil años, relativamente pronto, por lo que se ha encontrado material suficiente con el que los genetistas han podido completar su secuencia, para profundizar en las diferencias y semejanzas que tuvieron con nosotros.

Sin embargo, en el año 2013, el prestigioso genetista en Harvard, George Church, afirmó que es un proyecto que nunca se llevaría a cabo y que nunca fue un proyecto real, “es posible construir un puente hasta la Luna, pero nunca sucederá porque no supone ningún beneficio para la sociedad. Esto es igual. ¿Es posible hacerlo? Sí, pero no lo vamos a hacer por la misma razón”.

2. Tigre Dientes de Sable, extinto hace unos 11 mil años

animales_volver_a_la_vida_2
El Smilodon fatalis fue el felino más grande de todos los tiempos. Desapareció hace 11.000 años, al final del Pleistoceno; se cree que debido al cambio climático, aunque la puntilla se la habrían dado los humanos. Los ejemplares mejor conservados se han encontrado en La Brea, en Los Angeles, en unos agujeros de alquitrán de los que no ha sido fácil extraer el ADN. De momento hay muy poco recuperado, pero algunos expertos confían en obtener su genoma. En ese caso, una leona podría ser la donante del óvulo y su madre sustituta.

3. Oso de cara corta gigante, extinto hace unos 11 mil años

animales_volver_a_la_vida_3
Los Arctodus simus fueron los mayores carnívoros terrestres en la última Edad de Hielo. Al igual que los tigres dientes de sable, desaparecieron hace 11.000 años, durante la última gran extinción. Afortunadamente se ha conseguido recuperar gran parte de su ADN y se sabe que hay ejemplares congelados en Siberia, por lo que se confía en conseguir todavía más material genético. Sus parientes más cercanos son osos de América del Sur, aunque estos son mucho más pequeños.

4. Tigre de Tasmania, extinto desde 1936

animales_volver_a_la_vida_4
El último Thylacinus cynocephalus, un lobo marsupial, murió en un zoológico en 1936. Afortunadamente se guardaron sus tejidos, lo que ha permitido recuperar su ADN. En el año 2008, científicos de Australia y EEUU insertaron parte de este material genético en un ratón, para ver si se activaba algún gen, como así ocurrió. Con esta especie, una hembra del diablo de Tasmania bien podría ejercer de madre de una cría. Gracias al estudio del ADN de los pelos de varios ejemplares, se supo que su diversidad genética era muy escasa, hecho que pudo precipitar su extinción.

Aquí podéis ver un video de cómo era este fantástico animal que, desgraciadamente, acabó por extinguirse:

5. Gliptodonte, extinto hace 11.000 años

animales_volver_a_la_vida_5
El gliptodonte dejó de pasear su inmenso caparazón, que media cerca de tres metros, por América del Sur hace unos 11.000 años. Hasta el momento no se han podido encontrar ejemplares congelados en cuevas, por lo que no se tiene el suficiente ADN de la especie. Pero los expertos no pierden la esperanza. Aún así, resucitarla no sería fácil porque la especie más parecida genéticamente es el armadillo gigante, más pequeño.

6. Dodo, extinto desde 1690

animales_volver_a_la_vida_6
Fue un ave no voladora cuya distribución estaba restringida a las Islas Mauricio, en el océano Índico. Desapareció debido a la caza y el saqueo de sus nidos por parte de los navegantes. Es un ejemplo muy utilizado en la literatura biológica sobre la pérdida de especies causada por el hombre. Hace unos años, los genetistas de la Universidad de Oxford secuenciaron fragmentos de ADN mitocondrial del ejemplar disecado y conservado en un museo. Beth Shapiro, autora de este trabajo, sigue buscando más material genético del dodo, que quizás podría resucitar con ayuda de las palomas Nicobar.

7. Rinoceronte lanudo, extinto desde hace unos 8.000 años

animales_volver_a_la_vida_7
El Coelodonta antiquitatis fue una especie de pelo lanudo que, durante el Pleistoceno, habitó las frías estepas de Eurasia hace unos 8.000 años. El hecho de que viviese en Siberia puede facilitar el trabajo para obtener su ADN, ya que existen algunos ejemplares congelados.

8. Perezoso gigante, extinto desde hace unos 8.000 años

animales_volver_a_la_vida_8
El Megaterio fue un mamífero de cuatro toneladas de peso que vivió en América hasta el final de la última glaciación. En los últimos años, los científicos recuperardo bastante de su ADN, proveniente de algunos pelos y de su estiércol fosilizado de 30.000 años de antigüedad. Hendrik Poinar, de Canadá, está convencido de que se acabará consiguiendo su genoma. El problema subyace en que el pariente más cercano, el perezoso arborícola, resulta muy pequeño a su lado.

9. Ciervo gigante o alce irlandes, extinto desde hace 7.700 años

animales_volver_a_la_vida_9
Este ciervo gigante podía llegar a medir fácilmente los dos metros de altura, con una cornamenta de hasta 4 metros de ancho.

animales_volver_a_la_vida_10
Lograr conseguir el ADN suficiente para reconstruir su genoma no sería difícil, pero sí resucitarlo ya que su pariente cercano, el ciervo, es bastante más pequeño.

10. Moa, extinto desde el año 900 al 1.400 d.C

animales_volver_a_la_vida_11
Los dinornítidos o moas eran aves no voladoras que habitaban en Nueva Zelanda. Se extinguieron principalmente por la caza intensiva de los maoríes. Se trata, junto al dodo, de otro caso bien documentado de extinciones por la mano del hombre, ya que este gigantesco pájaro no sobrevivió a la llegada de los primeros pobladores humanos. La buena noticia es que se ha recabado mucho ADN de sus huesos y huevos bien conservados en cuevas, lo que permitirá revelar su genoma. Claro que las moas pesaban 250 kg y podían medir hasta tres metros de altura. La única especie similar son los avestruces.

Fuente: espaciociencia, wikipedia, newscientist, esmateria

Publicado en Ciencia