10 hábitos que hacemos mientras conducimos y que están rompiendo nuestro coche

Enlace patrocinado
por Joaquin Martin de Consuegra
el 01/12/2016 en Varios

Los automóviles son maquinarias de precisión que hay que cuidar lo máximo posible. Si llevamos a cabo un poco de mantenimiento y no forzamos el vehículo, nos hará un buen servicio durante muchísimos años.

Cambiar el aceite, revisar los neumáticos o evitar que se quede sin agua, son cosas que casi todo el mundo hace y que alargan la vida del coche. Pero hay otra serie de cosas que también hacemos -muchas veces sin darnos cuenta-, que lo único que hacen es perjudicar el buen funcionamiento del auto.

A continuación os hemos preparado una lista de 10 cosas que hacemos habitualmente los conductores, y que están rompiendo nuestro coche poco a poco.

Dejar la mano en la palanca de cambios

consejos vehiculo 1

Este es un gesto muy habitual. La palanca de cambios es una de las partes más delicadas del vehículo. No está preparada para soportar el peso de un brazo a largo plazo. Con el tiempo, las pequeñas piezas que la componen acabarán desajustándose. En los casos más extremos, deberemos cambiar la caja de cambios completa, la cual no es precisamente barata.

Dejar el pie en el embrague siempre

Otra manía que tenemos y que también es mala a la larga: para nosotros porque tener el pie en tensión todo el tiempo no es precisamente saludable; para nuestro vehículo porque tener un poco pisado el embrague afecta a otras piezas, como el collarín del embrague, que pueden llegar a romperse. Dependiendo de lo antiguo y el modelo que sea nuestro vehículo, esto puede convertirse en una avería realmente cara.

El embrague pisado en los semáforos

Si lo de dejar el pie en el embrague es malo, tenerlo pisado en los semáforos es aún peor. Lo único que conseguimos es tener trabajando innecesariamente todo el sistema de embrague con el consiguiente desgaste.

Bajar las cuestas en punto muerto

cuesta coche

Esto es algo que se hartan de repetir en las autoescuelas, pero que la gente parece no entender. Bajar una cuesta en punto muerto es, ante todo, peligroso para el conductor y para los demás usuarios de la vía. Además, si el vehículo es automático, a la hora de volver a ponerlo en dicho modo, podemos reventar la caja de cambios.

Calentar el coche a ralentí y luego salir a toda velocidad

El motor del vehículo se compone de un montón de piezas. Entre ellas están el aceite, las pastillas de freno, la caja de cambios, etc. El motor a ralentí no calienta todos estos elementos, por lo que deberemos calentarnos nosotros ¿Como lo hacemos? Pues accionando todos los eventos con cuidado, sin forzar y sin prisas.

La “conducción económica”

La conducción económica es un tema bastante controvertido ya que no existe una ley universal para todos los vehículos. Dependiendo del coche, el desarrollo de las marchas puede ser muy distinto, lo cual hace que tengamos que tener cuidado con la marcha que metemos. Cada uno debe conocer su vehículo y adaptarlo a este tipo de conducción, no ir en 4ª cuando vas a 40 km/h, solo porque eso se supone que es conducción económica.

Pasar los resaltos a demasiada velocidad

consejos vehiculo 2

Es cierto que a veces llevamos mucha prisa, pero eso no es excusa para pasar un resalto a toda velocidad. La primera vez puede parecernos muy gracioso el saltito que pegamos, pero si la policía te viese, la cosa perdería la gracia.

Todo el sistema de dirección sufre cada vez que pasas un resalto a una velocidad elevada. Los neumáticos, los amortiguadores, las rótulas, etc. son las piezas encargadas de absorber estos impactos. Cuanto más fuerte el impacto, más desgaste sufren y menos vida útil les quedará.

Girar las ruedas con el coche estacionado

Girar las ruedas de nuestro vehículo estando parados o con el freno pisado fuerza las articulaciones de la dirección, la suspensión y desgasta los neumáticos. Otra cosa que hacemos también es girar las ruedas hasta el tope. Del mismo modo es una mala costumbre, pues de repetirse mucho el sistema de dirección asistida puede llegar a romperse.

Conducir en reserva

Cuando nuestro coche se queda en reserva nos quedan, aproximadamente, 50 km de autonomía. Esos 50 km no están para gastarlos, ya que en el fondo del depósito es donde se almacenan todos la suciedad y los posos del combustible. Si apuramos, lo único que lograremos es hacer que esos posos entren dentro del motor y acaben causando cualquier avería.

Aparcar pegándonos al bordillo

consejos vehiculo 3

Al aparcar deberemos dejar nuestro vehículo lo más cerca de la acera posible, pero sin pasarnos. Golpear los bordillos, o pegarnos tanto que la rueda se raspe contra ellos, irá desgastando el neumático apresuradamente. El resultado puede ir desde reventones instantáneos hasta ruedas agrietadas.

Fuente: Motor Pasión, Diario Motor, artículo por La Voz del Muro

Si te gustó, compártelo:

¿Quieres escribir en La voz del muro? Déjanos tu email

Síguenos en Facebook

Artículos relacionados y más