Viajar con niños siempre es complicado, pero gracias a estos trucos lograremos que los desplazamientos que conviertan en una experiencia cómoda y feliz para toda la familia.

Considera viajar por la noche

Aprovecha las horas de sueño de tu hijo para viajar. De esta forma evitarás que el trayecto se le haga aburrido o moleste a otros pasajeros.

Si tus hijos son muy pequeños, evita estos lugares

Un destino equivocado puede convertir unas relajantes vacaciones familiares en la peor de las pesadillas. Si tus hijos tienen menos de 7 años, evita los parques temáticos y espectáculos, así como aquellas actividades en las que se requiera comprar entradas con anticipación.

Los niños pequeños no se adaptan bien a los horarios y necesitan moverse con asiduidad, por lo debes evitar también actividades de larga duración y aquellas en que se requiera guardar silencio, los lugares sin sombra o zonas de descanso.

Bingo para coches

Princess Pinky Girl

Si tus hijos ya son algo mayores, proponles jugar a este divertido bingo para el coche. Solo deben buscar las figuras y objetos durante el trayecto. Un juego muy divertido que les mantendrá entretenidos durante largo rato.

Si tienes un bebé, portéalo

El carrito, la bolsa, los enseres y maletas, si encima tienes varios niños… ¡menuda locura! Portear a nuestros bebés durante las vacaciones es una gran idea, estarán más tranquilos y llorarán menos. Nunca los perderemos de vista y, además, ganaremos agilidad en nuestros desplazamientos.

Y no solo durante el período estival, portear a nuestros bebes durante los primeros meses de vida tiene muchas ventajas para su desarrollo. Más información aquí.

El juego de la hora

“¿Hemos llegado ya?, ¿cuánto falta?” son algunas de las frases típicas de los niños durante los trayectos largos. Convierte la impaciencia de los niños en un juego, colocando diferentes intervalos de tiempo en varios post-it. Los niños deberán vigilar que las horas coincidan con el reloj de la radio, ganando un mini premio cada vez.

Kit Lego

No hace falta viajar con toda la caja de Legos en el coche o el avión, pues un pequeño kit será más que suficiente. Gracias a un sistema de tarjetas de montaje y una acertada combinación de piezas, obtendremos horas de entretenimiento para ellos en un mínimo espacio.

Recicla y libera espacio

Si te preocupa sobrepasar el peso máximo de tu maleta, o no disponer de espacio suficiente para la vuelta, fabrica los juguetes de tus hijos con materiales reciclados. Ocupan menos espacio y peso que los originales de plástico y pueden desecharse en caso de emergencia.

Kit para emergencias

Los viajes con niños son impredecibles, y por eso preparar un pequeño kit de emergencias es una buena idea. No olvides incluir bolsas para vómitos, pastillas antimareos para niños, pañales, tiritas, un stick para picaduras, termómetro, agua oxigenada y cualquier otra cosa que pudiera ser de utilidad.

Viajes largos, juegos cortos

Si tu viaje es largo o tiene diferentes trayectos, prepara juegos para cada una de las escalas, según su duración. Como sabes los niños se aburren con facilidad, y de esta forma siempre tendrás cosas con las que sorprenderles.

La carpeta de viajes

Living Well Mom

Prepara una carpeta con dibujos, actividades, pegatinas e imanes sobre el viaje y los lugares a visitar. Regálasela justo al comenzar el trayecto. Le va a encantar y va querer llevar a todos sitios.

Fuentes: dipy.com, familiasenruta.com

Publicado en Familia