Soldados alemanes en la I Guerra Mundial

Soldados alemanes en las trincheras de la I Guerra Mundial

Los conflictos bélicos más grandes y sanguinarios por los que ha pasado la humanidad son, sin duda, las Guerras Mundiales del s.XX. Desde el comienzo en 1914 de la I Guerra Mundial, hasta la finalización de la II Guerra Mundial, en 1945, se calcula que perdieron la vida unas 90 millones de personas.

Tristemente, es en época de guerra cuando la humanidad suele experimentar sus avances más rápidamente. Tanto las necesidades que se generan, como otras ya existentes hacen que las empresas desarrollen su inventiva al máximo.

Hoy en día existen productos de uso cotidiano, que tuvieron su origen en estos conflictos. Os presentamos 10 productos de uso diario inventados o popularizados en las Guerras Mundiales.

Fideos instantáneos

fideos instantaneos

El nombre de Momofuku Andō es muy probable que no os suene de nada. Nacido en 1910 en Taiwán, Andō se mudó a Japón cuando tenía 23 años. Allí fundó la empresa Nissin y, poco años después, sacó al mercado la primera sopa de fideos instantánea, llamada chicken ramen. Su objetivo era poder paliar los efectos de la hambruna provocada por la finalización de la II Guerra Mundial.

Patatas fritas de McDonald’s

John Richard Simplot era el encargado de suministrar verduras deshidratadas al ejército norteamericano durante la II Guerra Mundial. Esto hizo crecer enormemente su empresa, llamada JR Simplot, lo que finalmente le llevó a firmar un contrato con Ray Kroc en 1970, convirtiéndose el principal proveedor de patatas fritas de la empresa McDonald’s.

Fertilizantes químicos

Cuando la II Guerra Mundial llegó a su fin, la humanidad se encontró con una enorme cantidad de maquinaría destinada a producir municiones y armas. Adaptando estas máquinas se consiguió llevar a cabo la síntesis del nitrógeno a precios económicos. De este modo, empezó a ser tremendamente rentable el uso de estos fertilizantes y la producción de vegetales aumentó exponencialmente.

Tampones femeninos

tampones y compresas

Aunque el uso de tampones en la higiene femenina se conocía desde la antigüedad, no fue hasta después de la I Guerra Mundial cuando empezaron a comercializarse de forma masiva. La empresa Kimberly-Clark Corporation inventó en 1914 un material llamado cellu-cotton. Este producto se utilizaba para vendar a los heridos. Así mismo, las enfermeras también lo usaban en su higiene personal, debido a su extraordinario poder de absorción. Cuando el conflicto terminó, la empresa se vio con un exceso de cellu-cotton y decidió, inspirado por las enfermeras, crear las primeras compresas. A finales de 1930 la empresa Tampax quiso mejorar las compresas y utilizó este material para empezar a producir los primeros tampones.

Teflón

En la época de las II Guerra Mundial, ambos bandos se esforzaban por crear armamento militar mejor que el de sus adversarios. En 1938, el químico Roy J. Plunkett descubrió accidentalmente el teflón, mientras buscaba un material capaz de proteger de las partículas volátiles de las primeras bombas atómicas. Todo esto formó parte de conocido Proyecto Manhattan, que acabó dando lugar a la primera bomba atómica y la posterior destrucción de Hiroshima y Nagasaki. Cuando finalizó la guerra, el teflón se empezó a utilizar como revestimiento en ollas y sartenes debido a sus propiedades antiadherentes y antioxidantes.

Sacarina

La sacarina fue descubierta en 1879 por los químicos Ira Remsen y Constantin Fahlberg. A pesar de ser conocida durante más de 40 años, no fue utilizada como edulcorante hasta la I Guerra Mundial. El motivo era que la escasez de azúcar hacía imposible garantizar su suministro. En la II Guerra mundial el panorama era el mismo, por lo que volvió a surgir este producto. Una vez acabadas ambas guerras, el inventor Benjamin Eisenstandt y su hijo Marvin crearon la sacarina granulada y empaquetada Sweet’n’Low, que se convirtió en un éxito en EE.UU.

Microondas

microondas abriendo

El origen del horno microondas es producto de un efecto secundario de los emisores de radar de la II Guerra Mundial. El ingeniero Percy Spencer se encontraba estudiando los magnetrones cuando descubrió que estos emisores desprendían un calor que podía ser utilizado con otros fines. Basándose en dicha tecnología, se empezaron a fabricar los primeros hornos microondas en 1955.

Cinta americana o duct tape

Esta cinta multiusos fue inventada por la empresa Johnson And Johnson durante la II Guerra Mundial. Los soldados necesitaban un material que pudiese ser utilizado para reparar cualquier cosa en cualquier circunstancia. Así nació la cinta de tela; cuando la guerra llegó a su fin el producto era ampliamente demandado por la población.

Jeringuillas desechables

La morfina era lo único que podía paliar los dolores de los soldados heridos durante los conflictos. Al principio se suministraba en jeringuillas de cristal, que luego había que hervir para reutilizarlas. Durante la II Guerra Mundial se inventó el syrette, que era una especie de tubo de plástico flexible con una aguja y una dosis de morfina. Este fue el precursor de las jeringuillas de plástico que conocemos hoy en día.

Disney

http://www.shutterstock.com/pic-356313212/stock-photo-bkk-dec-30-2015-photo-of-mickey-mouse-and-his-disney-friends-fiberglass-mascots-were-set-up-for-2016-new-year-decoration-photo-booth-at-central-world-in-happy-fairy-tale-concept-free.html?src=oygTkUNawhpapnUQPHFPrw-1-7

Shutterstock/ enchanted_fairy

La empresa fue fundada en 1923 por los hermanos Walt y Roy Disney. Aunque en principio el estudio de animación funcionaba bien a nivel económico, la crisis provocada por la II Guerra Mundial estuvo a punto de acabar con ellos. Fue en este momento cuando el gobierno americano le encargó a Walt Disney la creación de varias películas de animación con fines propagandísticos. Su objetivo era frenar la creciente popularidad del fascismo en países sudamericanos como Chile, Brasil o Argentina. Gracias a estas películas la empresa volvió a obtener beneficios y se convirtió en la superpotencia del entretenimiento que es hoy en día.

Fuente: labrujulaverde, Artículo por La Voz del Muro

Publicado en Miscelánea