cerveza_1

La cerveza, el líquido dorado a los que muchos acuden para refrescarse. Si se consume con moderación, esta práctica alberga ventajas que van más allá de apagar nuestra sed. Sin embargo, el consumo continuado de cerveza puede traernos serias consecuencias, y esto es cierto siempre y cuando no se abuse de ella.

A partir de ahora, cuando alguien te ponga algún tipo de traba a la hora de destapar una cerveza, podrás darle 10 razones testadas científicamente, que certifican que la cerveza es un producto muy saludable. Intenta tener una a mano cuando acabes de leer el artículo porque, créeme, te van a entrar unas ganas locas de beberte una bien fría. Empecemos:

1. La cerveza te ayuda a vivir más tiempo

cerveza_2
Investigadores del Virginia Tech, EEUU, establecieron una relación entre las personas que beben cerveza regularmente de forma moderada y la esperanza de vida, aumentando en un 19% en estas.

2. Beber cerveza te hace más delgado

Beer detail.
De acuerdo con el profesor de epidemiología genética del Kings College London, Tim Spector, el consumo de cerveza belga es realmente bueno para nuestras bacterias intestinales, ya que ayudan a una digestión eficiente y, en consecuencia, a bajar de peso. Eso si, la cerveza tiene alcohol, y el alcohol engorda, por lo que repetimos las palabras “consumo moderado”

3. La cerveza ayuda a combatir el cáncer

cerveza_4
La cerveza incluye un ingrediente que puede ayudarnos a combatir el cáncer. Se trata del Xanthohumol, un antioxidante que inhibe las enzimas que provocan cáncer, por lo que también nos vuelve más resistentes a la enfermedad.

4. La cerveza mantiene nuestro cerebro activo

cerveza_5
Un estudio publicado en el New England Journal of Medicine, una revista médica de prestigio, concluyó que las mujeres que consumían una bebida alcohólica al día, tenían menos probabilidades de que sus facultades mentales entrasen en declive con el paso de los años.

5. No existen evidencias que certifiquen que la cerveza produce “panza cervecera”

cerveza_6
Un estudio en la UCL, University College London, concluyó que en realidad no existen evidencias científicas tras la idea de que la cerveza ocasione a sus consumidores asiduos la famosa “barriga cervecera”.

“Existe la noción común de que los bebedores de cerveza son, en promedio, más ‘obesos’ que cualquiera de los no bebedores, o los que beben vino u otros licores. Pero la asociación entre la cerveza y la obesidad, si existe, es probablemente muy débil”

6. La cerveza evita la aparición de cálculos renales

cerveza_7
Las personas que beben una cantidad moderada de cerveza son un 41% menos propensas a desarrollar cálculos renales, según un estudio publicado en el Clinical Journal de la Sociedad Americana de Nefrología.

7. La cerveza tiene menos calorías que la leche desnatada o el zumo de naranja

cerveza_8
Es importante que sepas que la cerveza es más baja en calorías que otros productos que a la vista pueden parecer más ligeros. Hace poco, la marca de cerveza Guinness lanzó unas estadísticas que demuestran que su cerveza negra tiene menos calorías que el zumo de naranja o la leche desnatada.

8. Las cervezas de lúpulo pueden protegerte contra el Alzheimer

cerveza_9
A pesar de que no poder protegernos contra ‘no ser capaces de recordar lo que ocurrió la pasada noche’, un estudio reciente ha encontrado que el Xanthohumol, el componente del que os hablábamos antes y que se utiliza para aromatizar la cerveza, es capaz de proteger al cerebro también de enfermedades degenerativas como el Alzheimer y el Parkinson.

9. La cerveza está llena de vitaminas

cerveza_10
¿Quién necesita batidos de verduras?. “Si analizas la cerveza podrías sorprenderte de la cantidad de nutrientes que hay en ella”, comentaba el Dr. Stephan Domenig, director médico del Centro de Salud de Mayr, en Austria.

10. La cerveza fortalece los huesos

El consumo moderado de cerveza podría ayudarnos a fortalecer nuestros huesos mejor que la leche, ya que la cebada es rica en silicio, un compuesto clave en la construcción de la densidad mineral ósea, según un estudio publicado en la revista Journal of the Science of Food and Agriculture.

Fuente: metro.co.uk

Publicado en Salud