Muchas personas aún piensan que acudir al psicólogo es sinónimo de estar loco o enfermo, pero nada más lejos de la realidad. La psicología nos brinda una cantidad casi ilimitada de herramientas para todo tipo de ámbitos y situaciones de las que nos podemos beneficiar: desde la psicología del deporte, del liderazgo, las herramientas sociales, marketing, educación, memoria, recursos humanos… Pero ¿cuándo saber si debemos acudir por motivos de salud?

  ¿Qué hace exactamente un psicólogo?  

La psicología es una ciencia, y por tanto está basada en el método empírico. Esto quiere decir que su eficacia está comprobada científicamente. Debemos olvidar entonces los antiguos prejuicios de la profesión y aprender todo lo positivo que puede aportarnos. 

El psicólogo puede ayudarte a ser una persona emocionalmente más inteligente y preparada para afrontar las situaciones que se presentan en tu día a día. Los profesionales de la salud mental están formados para ayudarte a mejorar tu calidad de vida, ya sea ayudándote a crecer personalmente o a superar un momento difícil: 

  • Te enseña, facilita y potencia tus herramientas personales para superar los conflictos que pueden aparecer en tu vida.
  • Te ayuda a mejorar tus relaciones interpersonales.
  • Mejora tu autoconocimiento, ayudando a afrontar situaciones difíciles y reaccionar ante ellas.
  • Te enseña a reconocer, comprender y modificar aquellas creencias desadaptativas y disfuncionales que pueden ser causa de conflictos y malestar.
  • Te permite superar los más variados problemas: estrés, miedos, ansiedad, depresión, problemas sociales, etc.
  • Te impulsa a buscar soluciones y a poner planes en marcha.

 ¿Cuándo acudir al psicólogo entonces?

1. Te sientes superado por situaciones del pasado

Una ruptura de pareja, la muerte de un ser querido… son situaciones difíciles de superar y que a veces pueden afectarnos demasiado durante un largo periodo de tiempo, suponiendo un impedimento en nuestra vida diaria. Cuando este dolor y malestar se cronifica es necesario buscar ayuda psicológica.

2. Sientes malestar o estás triste la mayor parte del tiempo

Las situaciones difíciles e incluso traumáticas pueden trastocar el desarrollo normal de la vida de una persona. Es normal que, tras algún evento negativo, las personas sufran un enorme sentimiento de vacío, dolor y confusión, pues es parte del proceso de adaptación. Pero cuando estas reacciones negativas duran un tiempo demasiado prolongado, puede convertirse en algo patológico. Por suerte, esta tristeza e incapacidad de avanzar puede superarse gracias a la ayuda de un psicólogo.

3. No ves claro el futuro

Si bien el pasado puede ser fuente de frustración, dolor y tristeza, el futuro también puede generarnos gran ansiedad. La falta de autoconocimiento y las nulas expectativas para los tiempos venideros afectan a la motivación y al bienestar general. Los psicólogos pueden ayudarte a poner tu vida en perspectiva y conocerte mejor, saber cuáles son tus deseos, prioridades, herramientas personales, y manejar mejor la ansiedad de la incertidumbre. Así, podrás buscar soluciones a los problemas de manera mucho más eficaz.

4. Crisis existencial

La crisis existencial puede aparecer en cualquier momento de la vida. Ocurre cuando una persona posee unos esquemas mentales que ya no le sirven o son desadaptativos, por lo que siente que no sabe el camino que debe seguir en la vida, ni puede visualizar las metas que ha de perseguir para alcanzar la autorrealización personal. Los psicólogos pueden ayudar a una persona a encontrar su propio camino en la vida, a reestructurar sus expectativas, a aceptarse a sí mismo y a desarrollar estrategias de afrontamiento más eficaces y adaptativas que le sirvan para poder enfrentarse con éxito al día a día.

5. No tienes control sobre tu vida

Si sientes ansiedad, es probable que sientas que no tienes control sobre tu vida y que esto te afecte en el trabajo, en tu relaciones con los demás, al buscar pareja… Si ya has probado practicando ejercicio físico, hablando con amigos o con alguna actividad que te ayude a evadirte pero la situación no ha cambiado, es hora de acudir a un psicólogo.

6. Pensamientos negativos constantemente

Si sólo ves el lado negativo de las cosas, si estás constantemente pensando en situaciones catastróficas, estás obsesionado con alguna idea o tienes algún tipo de fijación, debes acudir al psicólogo. Este tipo de pensamientos te impiden vivir la vida con normalidad, y la terapia psicológica emplea técnicas muy útiles para solucionar este tipo de problemas.

7. Sientes agresividad e ira

Ya sea un impulso agresivo o gran ira hacia alguien o hacia el entorno en general, puede ser una reacción típica de la frustración o una manera de evitar asumir la culpa, por ejemplo, respecto a una mala decisión que has tomado. Los psicólogos pueden ayudarte a entender mejor qué te pasa, a ser más realista y a aceptarte a ti mismo y las situaciones que te producen estas y otras reacciones.

8. No estás bien con tu pareja

Las relaciones de pareja pasan por altibajos a lo largo del tiempo y no siempre son fáciles. Cada persona es un universo en sí misma, con su visión única del mundo, sus necesidades, aficiones, miedos e inseguridades. Esto hace que no siempre consigamos ser compatibles o amoldarnos a la otra persona y esto es frecuente causa de conflictos. 

El psicólogo puede ayudar a mejorar la comunicación, aprender a negociar, a llegar a acuerdos y aprender herramientas para superar las dificultades en la relación, la convivencia y los problemas sexuales.

9. Te sientes estresado

El estrés, especialmente en el trabajo, es uno de los fenómenos más frecuentes de la actualidad, y puede afectar gravemente la salud psicológica y física. El estrés altera nuestra vida de forma significativa y afecta a nuestro pensamiento y nuestra conducta, provocando reacciones fisiológicas, físicas, cognitivas, emocionales y del comportamiento. Es uno de los precursores más potentes de enfermedades físicas, por lo que no debe subestimarse su gran importancia e impacto en nuestra salud.

10. Tienes dificultades para dormir

Los trastornos psicológicos asociados a un descanso inadecuado son muy comunes. Los malos hábitos, las prisas, los horarios, los problemas personales, la ansiedad y multitud de factores más pueden hacer que descansemos menos horas de las necesarias o que nuestro sueño no sea reparador.

Según los datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), un 25% de la población adulta española padece insomnio. Sin embargo, existen otros trastornos del sueño como el sonambulismo, los terrores nocturnos o los trastornos de conducta asociados al sueño REM que afectan al bienestar y la salud de la persona que lo sufre. Gracias a la terapia psicológica es posible superar los diferentes trastornos del sueño.

¿Te sientes identificado con alguna de estas señales? Entonces quizá es el momento adecuado para acudir a una consulta. Recuerda que en España existen tanto los psicólogos con consulta privada como psicólogos que forman parte del Sistema Nacional de Salud (SNS), por lo que puedes acceder a ellos acudiendo al gabinete privado o a través de tu médico habitual, que te derivará al psicólogo.

Publicado en Salud
Fuentes consultadas:
https://psicologiaymente.net/clinica/tipos-de-ansiedad
https://psicologiaymente.net/psicologia/diferencias-tristeza-depresion
https://psicologiaymente.net/psicologia/crisis-existencial-sentido-vida
http://lavozdelmuro.net/la-terapia-de-escribir/