Ningún juguete infantil es económico pero, ¿habéis visto que el precio se dispara aún más cuando el juguete es educativo?

No sé por qué razón será, pero en cuanto las jugueteras incorporan el aprendizaje al juego para enseñar las horas, sumar, restar, ciencias naturales, biología o nociones de química, el precio llega a duplicarse.

Da igual que sea un juego de cartas hecho con los mismo materiales que los cromos de la Patrulla Canina. Prepara la billetera porque esta compra va a doler. O quizás no; ya que fabricar juegos educativos en casa es muy sencillo y económico. Solo hay que saber como hacerlo.

Cómo fabricar juguetes educativos caseros

El simple hecho de diseñar un juguete educativo, crearlo, dibujarlo y fabricarlo en casa, ya supone una divertida tarde en familia que puede convertirse en un juego en sí mismo.

Solo debemos tener claro el objetivo y los conocimientos que queremos transmitir. Desde reforzar los conocimientos sobre el cuerpo humano o enseñar los difíciles nombres de la tabla periódica a nuestros hijos, todo puede lograrse con un poco de esfuerzo por nuestra parte. Una acción que vale su peso en oro, pues mejorar el aprendizaje y despertar el interés en nuestros hijos puede marcar la diferencia en el colegio y en la vida.

Para dar algunos ejemplos e inspirar vuestra creatividad vamos a enseñaros 1o divertidos juegos educativos que podrás fabricar en casa. Muchos de ellos pueden adaptarse a otras materias e idiomas, por lo que no sientas reparos en adaptarlos según las necesidades de tus hijos.

Aprende a contar con palitos de helado y pinzas

Es muy sencillo, basta escribir los números en las pinzas y dibujar diferente unidades en los palitos, para después relacionarlos. Funcionan también para practicar vocabulario, donde en un lado pones la palabra en inglés y en el otro en español.

El dado y las golosinas

Compra golosinas de muy pequeño tamaño y deja que tu hijo se de un capricho al día. Tirando el dado deberá contar y comer tantas golosinas como la suerte le permita.

También pueden contarse garbanzos, tirar dos veces y restar el segundo número que salga, dividir entre el número de hermanos…

Un juego musical

Ya sea por colores o números, asigna un valor a cada nota musical y luego pide a tu hijo que toque por orden los patrones creando una melodía.

Flores y frutas en el jardín

Ya imprimas el jardín o lo dibujes tu mismo, usando pompones tu hijo deberá colocar tantas frutas o flores como exija el número.

“Mayor y menor que”

¿Quién no tuvo problemas con la orientación de este condenado símbolo? El cocodrilo le ayudará a entender esta lección de forma divertida.

Vestir al muñeco de nieve

De una caja sacamos un sombrero al azar y deberemos colocar tantas bolas en su interior como el número exija. También podremos dividir el número en colores para que nuestro hijo deba sumar ambas para alcanzar el total.

Aprender fracciones con manzanas

Las manzanas son sencillas de fraccionar, siempre que el cuchillo lo maneje un adulto, claro. Es por eso que prefiero fraccionar una tableta de chocolate, aunque que sin un adulto las onzas también comienzan a desaparecer como por arte de magia. ¿Una tarta de dibujo tal vez? Parece una buena solución.

Fracciones de tiempo.

También es sencillo enseñar fracciones con el reloj, así los niños aprenderán a distinguir los cuarto de hora, la media hora… Además de practicar las horas y los tiempos.

La rayuela

No hay nada mejor para aprender a contar que la rayuela, pues aprender a contar saltando no solo es divertido sino muy edificante. Con un poco de cinta aislante pintaremos los números en el pasillo y aprenderemos a contar mientras desarrollamos la motricidad.

Reloj interactivo

Distinguir entre horas y minutos es difícil al principio, pero gracias a este reloj interactivo nuestros hijos aprenderán en un periquete.

Como ves, fabricar tu propio juguete educativo es muy sencillo y mil veces más económico y efectivo que los que venden en jugueterías. Además pueden readaptarse en función de la curva de aprendizaje de nuestro angelito. No lo dudes y prueba, el éxito está asegurado.

Fuente: brightside.me

Publicado en Familia