Antes de que llegue la menopausia, (el cese definitivo del ciclo menstrual), las mujeres deben enfrentarse a un largo periodo de cambios y desequilibrios con importante impacto en su salud física y mental.

Este período puede sobrevenirnos sin previo aviso desde los 40 hasta los 55 años, y puede durar hasta dos. Durante este tiempo, nuestra hormonas fluctuarán de forma drástica creando importantes desequilibrios que afectarán a nuestro humor, descanso y rendimiento.

Saber identificar sus síntomas para poder frenarlos, ponerles remedio o aceptarlos con orgullo, son necesarios para entrar en la menopausia con buen pie y alcanzar una salud plena.

Conoce los 10 síntomas característicos del desequilibrio hormonal y la perimenopausia que te indicarán que debes visitar a tu especialista.

1. Dolores de cabeza y migrañas.

cambios hormonales 1

Los dolores de cabeza y migrañas están profundamente relacionados con los niveles de estrógeno, por lo que no es extraño sufrirlos durante el ciclo menstrual.

Del mismo modo, experimentar períodos de cefalea sin razón aparente, puede ser indicador de estar sufriendo un desequilibrio hormonal o el inicio de la perimenopausia.

2. Problemas del sueño e insomnio


cambios hormonales 2

Al llegar a la menopausia, los ovarios dejan de producir una importantísima cantidad de progesterona, lo que lamento decirte, tendrá consecuencias en la calidad de tu descanso, ya que esta hormona se encuentra profundamente relacionada con la producción de la melatonina, la hormona del sueño.

Compensar estos cambios hormonales con una correcta higiene del sueño, será fundamental para superar estos trastornos y no derivar en problemas de insomnio.

3. Irritabilidad

cambios hormonales 3

Durante las diferentes etapas de la menopausia, los niveles hormonales fluctuarán en gran medida, lo que tendrá un impacto directo en nuestros estados de ánimo y emociones.

Al igual que durante otros desequilibrios hormonales provocados por cuadros de estrés o ansiedad, la menopausia aumentará nuestra irritabilidad y sensibilidad hacia los estímulos cotidianos.

4. Sudoración excesiva.

cambios hormonales 4

Los famosos sofocos y caloradas, son uno de los síntomas más visibles de la perimenopausia, y también son indicadores de algún desequilibrio hormonal.

Aunque algunas mujeres no parecen verse muy afectadas, la gran mayoría experimentan un importante aumento d la sudoración, no solamente en las axilas, sino en la frente, el cuello y escote. También durante el sueño, pueden ver incrementada su sudoración, levantándose empapadas por la noche.

Como bien indica el Dr. Valirie, para un 25% de mujeres, este síntoma puede tener un importante impacto en su calidad de vida, por lo que ante síntomas de sudoración excesiva, no dude en consultar a su endocrino pues podrá ayudarle y darle consejo.

5. Fatiga constante

cambios hormonales 5

Hay diferentes niveles de fatiga, que pueden estar provocados por cansancio muscular, falta de vitaminas, anemia o problemas del sueño. Sin embargo, la fatiga constante provocada en ausencia de los factores anteriores, puede ser indicador de problemas hormonales.

Si experimentas problemas más fuertes que un simple estado de somnolencia, asegurase pasar una revisión médica y unos análisis de sangre, pues este tipo de desordenes pueden derivar en problemas como la fatiga crónica y afectar negativamente a la actividad física y mental.

6. Cambios de humor

cambios hormonales 6

Tienen mala fama y a menudo se utilizan como excusa misógina hacia cualquier enfado justificado que tengamos, pero lo cierto es que cuando las hormonas hacen de las suyas, acusamos fuertes cambios de humor.

Enfadarse por una tontería y después llorar por un anuncio de televisión es un buen indicador de esta montaña rusa de emociones a flor de piel.

La razón es que las hormonas que provocan la ovulación también intervienen en los procesos de liberación de serotonina, la hormona responsable de regular nuestros estados de ánimo.

Según la experta Eileen Durward, estas disminuciones de serotonina pueden ser altas, lo que nos haría atravesar grandes e intensos periodos de tristeza, que de alargarse en exceso, deberían ser vigilados por nuestro médico.

7. Indigestión

cambios hormonales 7

Si chicas, nos hemos lamentado siempre por nuestra menstruación, pero no tenerla no va a ser nada fácil, ya que hasta nuestras digestiones se resentirán por culpa de estos desequilibrios hormonales. La perimenopausia, menopausia o cualquier desorden hormonal que afecte a nuestros niveles de estrógeno, desequilibrará también los de cortisol.

El cortisol regula los niveles de adrenalina, el azúcar en sangre y la presión arterial, funciones todas que afectan a nuestro sistema digestivo, por los que podremos sufrir gases y estreñimiento con mayor facilidad.

8. Antojos repentinos

cambios hormonales 8

Como ya sabes, las distintas etapas de la menopausia van a poner nuestros niveles de insulina, adrenalina y cortisol a fluctuar de forma violenta.

Con respecto a la insulina, el azúcar en sangre podrá sufrir importantes desequilibrios, lo que provocará que nuestro cuerpo sufra repentinos antojos de cosas dulces y alimentos procesados, que pueden conducirnos a su vez a un aumento de peso.

9. Perdida súbita de memoria

cambios hormonales 9

Existen muchos motivos que pueden causar problemas en nuestra memoria a corto plazo, como son fatiga adrenal, estrés y la falta de sueño.

Según las investigación de la experta en menopausia Magnolia Miller, los desequilibrios hormonales, en concreto los niveles bajos de estrógeno, afectan directamente nuestros neurotransmisores, nuestra memoria y agilidad mental. Afortunadamente estos periodos de pensamiento nebuloso, se limitará a momentos puntuales.

10. Cambios en la firmeza de la piel

cambios hormonales 10

Uno de los puntos que más dolor nos causa, es la perdida de la firmeza de nuestra piel y es que los cambios hormonales, afecta a los tejidos conectivos, los músculos y el colágeno.

Si quieres frenar este deficit, lo mejor es que te adelantes unos años, hidratando tu piel, haciendo ejercicio y tomando suplementos como el colágeno con magnesio.

No obstante, y más allá de la vanidad, es el momento de revisar con asiduidad nuestros pechos en busca de cualquier bulto irregular o protuberancia, así como asistir a las revisiones y mamografías anuales.

Fuente: littlethings.com

Publicado en Salud