1 -Destroza cosas en casa, muerde los muebles o se come los zapatos de toda la familia

Los cachorros a veces rompen cosas y es normal que de vez en cuando a un perro adulto le de por mordisquear un zapato, pero si los destrozos son continuados probablemente sea provocado por un exceso de frustración en el perro.

2 – Ladra a todo por la calle

Los perros estresados, como las personas, se vuelven reactivos. Esto quiere decir que van a reaccionar de manera exagerada ante ruidos, otros perros o personas, generalmente ladrando y tirando de la correa. 

3 – Orina en casa

Aunque también puede darse por otras causas, es muy frecuente que un perro estrenado orine dentro de casa aunque lo haga también durante los paseos. Esto suele estar relacionado con rutinas poco establecidas o con la presencia de otros animales en casa.

4 – Jadea sin parar

El jadeo es una forma natural del perro para rebajar la temperatura corporal, ya que no pueden sudar, pero si tu perro jadea de manera continuada o cuando se enfrenta a una situación concreta, probablemente se deba al estrés.

5- Se rasca y se lame alguna parte del cuerpo hasta provocarse daño

Algunos perros cuando se ponen muy nerviosos se sacuden, se rascan o se lamen las patas o el costado. Si la situación se mantiene en el tiempo pueden llegar a aparecer lesiones en esas zonas, que son difíciles de curar porque el perro no deja de tocarse. 

6 – Problemas de salud

Lesiones en la piel, alergias o problemas digestivos pueden aparecer o empeorar notablemente con el estrés. Si no se controla de manera adecuada, los tratamientos veterinarios pueden no tener el efecto deseado y acabar volviéndose crónicos.

7 – Gime, llora y busca atención constante

La búsqueda de atención suele considerarse algo negativo pero no lo es necesariamente. Un perro que busca atención constante de las personas es probable que no se encuentre bien, esté aburrido o pasa demasiado tiempo solo. Aumentar el ejercicio y los juegos de estimulación mental es una buena opción, pero también debes buscar momentos para dedicarle sólo a él.

8 – No descansa bien

El estrés hace que en el cuerpo se libere un torrente de hormonas y otras sustancias como la adrenalina, que hacen que al cuerpo y la mente les cueste relajarse. Esto se traduce en perros que se pasan la noche dando paseos, descansan poco y se despiertan sobresaltados. Ejercicio diario suave y juegos de estimulación mental ayudan a calmar y descansar mejor

9- Come  demasiado deprisa o no quiere probar la comida.

Los perros que han sido adoptados en un refugio o fueron abandonados suelen comer demasiado deprisa, llegando incluso a vomitar después. Esto es debido al miedo a que otro animal les quite la comida o no puedan alimentarse lo suficiente. Otros se deprimen y no quieren comer nada en absoluto. Es importante en estos casos ofrecerles comida varias veces al día y que puedan comer sin ser molestados, probando diferentes tipos de comida si es necesario.

10 – Problemas de comportamiento

El estrés a largo plazo acaba causando distintos problemas de comportamiento, ya que un perro que está nervioso, alerta y con exceso de energía no se comporta de manera normal y puede acabar teniendo enfrentamientos con otros perros,buscando la manera de relajarse mordisqueando objetos, ladrando o persiguiendo objetos en movimiento.

Cada uno de estos puntos por separado no indican necesariamente que exista un problema, pero si observas en tu perro varios de ellos deberías consultar a un profesional del comportamiento canino que te ayude a valorar la situación. 

Publicado en Animales
Fuentes consultadas:
www.dogstar.es
www.damelapatita.com
www.xilas.es