Levantar a los niños para ir al colegio siempre resulta una odisea. A veces el tiempo escasea, las prisas apremian y nuestros hijos parecen tener dificultades para espabilarse y ponerse en marcha.

Sin embargo, no podemos perder la calma, ya que lo que hagamos a primera hora condicionará su humor y rendimiento escolar durante el resto del día. Aquí te mostramos 10 estupendos trucos para asegurar que tus hijos tengan un buen despertar.

despertar bien

No enciendas la luz

A nadie le gusta que le enciendan la luz mientras duerme, y a tus hijos tampoco. En vez de eso, levanta parcialmente la persiana 5 minutos antes del momento de despertar. Después, termina de alzarla de forma gradual. Gracias a la luz natural el cuerpo deja de fabricar la hormona del sueño y se prepara para comenzar el día.

Comprueba si se encuentra en fase REM

Si observas que los ojos de tu hijo se mueven rápidamente bajo los párpados, no deberías despertarlo, pues esta atravesando lo que se conoce como fase REM o sueño profundo.

Completar este ciclo es crucial para asegurar un buen descanso, e interrumpirlo nos hará sentir, lentos, torpes y despistados durante toda la jornada.

Este ciclo solo dura unos 5-10 minutos, por lo que espera un poco para despertarlo y marcarás la diferencia.

Impide el “mal despertar”

Ponemos mucha atención en enseñar a nuestros hijos a dormir, pero descuidamos enseñarles a despertar de forma sana, gradual y positiva. Educa a tu hijo para valorar lo que contribuye a empezar bien el día: una ducha, un desayuno equilibrado, sonreír, desearse un buen día frente al espejo…

Este tipo de rituales pueden marcar la diferencia, y son especialmente útiles cuando crecemos.

Utiliza música o sonidos melodiosos a modo de despertador

¿Quién pensó que un sonido estridente y odioso sería una buena manera de despertar? Puede que resulte eficaz, pero desde luego no es agradable. El ruido nos asusta y por eso despertamos sobresaltados.

La mejor manera de despertarles es poniéndoles sonidos de la naturaleza, melodías agradables o su canción favorita. Lo más importante es que no suene a todo volumen nada más comenzar, sino que ascienda de forma gradual para dejar que su cerebro se active poco a poco.

Acaba con los “5 minutos más”

“5 minutos más” debe ser la mentira más grande y repetida de toda la humanidad, y también una de las prácticas más perjudiciales para lograr un buen despertar.

Al fin y al cabo, nuestro sueño ya ha sido interrumpido cuando posponemos la alarma, la cual vuelve a sonar justo cuando estamos adormeciéndonos de nuevo. Educa a tus hijos para levantarse a la hora exacta, y te lo agradecerán toda la vida.

Pregúntales por sus gustos

Es su despertar y no puede regirse por tus gustos, sino por los suyos. Puede que a ti te encante despertar con música, pero quizá ellos odien eso o al revés. Pregúntales por sus gustos, y trata de adaptarte, para que comiencen el día de una manera agradable.

Suaviza la voz cuando vayas a levantarles

 

“¡Vamos! Despiertaaaaa, que hay que ir al cole!”

 

Muchas personas utilizan su voz para espabilar a los niños, a modo de despertador. Si encima no se levantan, comienzan las voces y los gritos desde la cocina o algún otro rincón de la casa. Esto no es una forma sana de despertarse.

En vez de eso, invierte unos minutos en despertarles, hablando con ellos con voz suave.

Utiliza una historia divertida o curiosa

Muchos utilizan cuentos para dormir a sus hijos, pero precisamente esa podría ser una forma fantástica y creativa de despertarles.

Con voz suave, cuéntale una historia. Poco a poco despertará y pondrá atención para escucharla. Sigue relatándole el cuento mientras lo vistes y aseas. No podrá resistir seguir el juego.

Asegúrate que duerme las horas necesarias

No se puede despertar bien si se ha dormido poco. Es imprescindible que tus hijos disfruten de las horas de sueño necesarias, entre 10 y 12 horas en niños. Algo más que los adultos, por lo que no trates de imponerles tus horarios.

El truco está en irse a la cama temprano y levantarse pronto.

Si quieres que duerman bien toda su vida, acostúmbrales a hacer ejercicio durante el día

Hacer un poco de ejercicio cada día tiene un gran impacto sobre nuestro descanso y la calidad del sueño. Además les ayudará a crecer saludables y fuertes.

Fuente: diply.com

Publicado en Familia