ansiedad_1

Desgraciadamente, millones de personas en el mundo padecen ansiedad. Si sois unos de esos afortunados que jamás habéis experimentado sus síntomas, seguro que conocéis a alguien que ha pasado por ello o están sufriéndola actualmente.

Y es que mucha gente puede estar padeciendo ansiedad sin darse cuenta, pues esta afecta de manera distinta a cada persona, mostrándose en una amplia gama de espectros.

Sin embargo, es cierto que algunos patrones o comportamientos son bastante habituales. Por eso, hoy te mostramos 11 cosas que hace habitualmente la gente con ansiedad sin ser consciente de ello:

Declinar invitaciones incluso cuando se desea acudir

A veces la ansiedad puede ser tan debilitante que no se puede reunir la energía suficiente para salir de casa. Y no importa cuánto tiempo se haya estado esperando con ansia el evento pues, psicológicamente, aquellos que tienen ansiedad se sienten incapaces acudir porque no quieren ser una carga para nadie. Así pues, la mejor opción para ellos es no asistir.

Obsesionarse con cosas que la gente normalmente nunca pensaría dos veces

Normalmente son cosas sin importancia, como obsesionarse con una conversación mantenida la semana anterior, la forma en que su jefe le miró la semana pasada o que su pareja no le haya mandado un mensaje en todo el día, pensando que ha podido ser porque ha hecho o dicho algo malo. Sea lo que sea, es difícil para las personas que sufren ansiedad entender por qué están tan atrapados en cosas que ni siquiera son importante para ellos.

Despertarse temprano por las mañanas, incluso estando cansado

El sueño siempre es un problema para la gente con ansiedad. Es difícil que duerman plácidamente porque necesitan digerir y hacer un repaso del día que acaban de tener. Debido a que su mente nunca parece apagarse, siempre se despiertan temprano por las preocupaciones existentes en sus mentes.

Temer constantemente el peor escenario en cada situación

Antes de que llegue, ya están convencidos de que algo saldrá mal. Antes de emprender un viaje, por ejemplo, piensan en la posibilidad de tener un accidente, generándoles terror y pánico. Cuando enferman, piensan que tienen algo malo de verdad. Podríamos añadir cientos de ejemplos, que a muchos les parecerán una tontería, pero lo cierto es que para ellos estos miedos son muy reales.

Reproducir conversaciones en su cabeza una y otra vez

Intentan evitar la confrontación a toda costa, ya que su ansiedad podría empeorar. No pueden quitarse la idea de que han dicho o hecho algo malo, aún cuando estaban cargados de razón.

Se preocupan aún más cuando alguien les dice que está preocupado por ellos

Cuando la gente les pregunta que si se encuentran bien cuando están sufriendo un ataque de ansiedad, esta podría verse agravada. Por supuesto, estas personas vienen cargadas de buenas intenciones, pero cuando se preocupan por ellos les da que pensar: “Si están preocupados por mí, entonces yo debería preocuparme un poco más por mí“.

Creen que son culpables de algo cuando alguien no contesta de forma inmediata

Ya sea la pareja, el mejor amigo o su hermana, están nerviosos hasta que no les contestan. Las personas sin ansiedad, por lo general, no se preocuparían demasiado en este aspecto, pero cuando estamos ante un caso de ansiedad, la persona puede pensar que no le contestan porque ha hecho o dicho algo malo, cuando lo más probable es que la otra persona esté ocupada en ese momento o haya un problema con las comunicaciones.

Hablar del futuro les aterra

Odian que la gente les pregunte por sus planes de futuro a largo plazo, como qué van a hacer después de terminar la universidad. Algo que para la gran mayoría puede ser emocionante, para ellos puede ser desalentador y aterrador. Incluso odian cuando les hablamos de nuestro propio futuro, ya que les hacen sentir que no son lo suficientemente buenos.

Comparan constantemente su éxito con el de otras personas de su misma edad

En su mente, parece que en Facebook solo se publica que la gente de su quinta ha obtenido un trabajo ideal o ha encontrado una pareja excelente, mientras que su cabeza solo tiene ganas de explotar. No quieren que se les compare con otros, pero su ansiedad irremediablemente les compara con todos.

Reproducen todos sus errores y siempre se castigan por ellos

Sobre todo si se comete un error en el trabajo, este puede consumir sus pensamientos y arruinarle el día, e incluso varias semanas. Se esfuerzan siempre en hacerlo lo mejor posible, pero cuando comenten un error -como cometemos todos- su mundo se viene abajo. La ansiedad realmente puede ser su peor enemigo.

Algunos días están demasiado agotados física y mentalmente para salir de la cama

A veces, la ansiedad puede ser tan fuerte, que realmente se sienten incapaces de hacer otra cosa que implique salir de la cama y llorar. A veces el mundo puede ser demasiado inabarcable para sus mentes, por lo que necesitan tomarse un tiempo de descanso para relajar el cuerpo y la mente exhaustos.

Y es que, a veces, no somos conscientes de lo perjudicial que puede ser este trastorno para nuestra salud, especialmente cuando no se padece.

La ansiedad, así como la depresión, afecta a cada uno de forma diferente y, en más de la mitad de los casos diagnosticados, la persona suele sufrir ambas al mismo tiempo. Por tanto, podríamos decir que se trata de una condición completamente personal, y aunque esta lista solo habla de un puñado de experiencias, estados y sentimientos, esperamos que los que nos leáis y estéis pasando por ello, encontréis algo de consuelo sabiendo que no estáis solos.

Vía: thoughtcatalog, traducción y adaptación por La Voz del Muro.

Publicado en Salud