¿Por qué mucha gente se muerde las uñas? No existe solo una sola razón, y depende bastante de la persona que lo haga. Cuando somos niños es algo bastante normal. Nos metemos el dedo a la boca, una cosa lleva a la otra… y al final acabamos dándole unos cuantos bocados a nuestras uñas por puro instinto.

En la edad adulta este comportamiento responde a unos desórdenes psíquicos asociados al estrés o a impulsos obsesivos compulsivos. La onicofagia -este es su nombre científico- es una manía que afecta al 5% de la población adulta, por lo que puede ser considerado bastante normal. Pero que sea normal no quiere decir, ni mucho menos, que esté bien o que sea saludable.

A parte de estar considerada una costumbre un poco fea, la onicofagia acarrea diversas consecuencias entre las que se encuentran infecciones, caries y un largo etc.

Como en La voz del muro miramos mucho por vuestra salud, os vamos a contar 11 datos que, seguramente, harán que os lo penséis un poco más antes de daros el próximo festín de uñas.

1- Existen un montón de gérmenes que anidan debajo de tus uñas.

Ugh ¡Que asco!

Ugh ¡Que asco!

Suena asqueroso ¿verdad? Pues no es ninguna broma. Utilizamos las manos para llevar a cabo innumerables tareas a lo largo del día y eso conlleva una acumulación de bacterias, hongos y levaduras. Uno de los gérmenes más comunes es el estafilococo aureus, que puede llegar a causar forúnculos y abscesos. La próxima vez que te acerques los dedos a la boca recuerda esto: forúnculo oral.

2- Cuanto te muerdes las uñas tu boca se convierte en un paraíso bacteriano.

Captura de pantalla 2015-10-21 a las 11.30.00

En 2007, unos científicos turcos realizaron un estudio en 59 personas para comprobar si morderse las uñas tenía algún efecto real sobre el incremento de bacterias en la boca. Con una muestra de saliva los resultados que obtuvieron no son nada agradables. El 76% de los que se mordían las uñas dieron positivo en bacterias Escherichia coli y otra cuantas inmundicias más presentes en excrementos y vómitos. En comparación con el 26% de los no mordedores de uñas que dieron positivo en algunas de estas bacterias es un porcentaje significativo. Así que si no quieres ir por ahí con, literalmente, caca en la boca, ya sabes, no te muerdas las uñas.

3- Si te muerdes las uñas te estarás causando un daño dental severo.

Captura de pantalla 2015-10-21 a las 8.28.59

Pudiera parecer que tus dientes son duros y fuertes, casi indestructibles, y mucho más si lo comparamos con una uña reblandecida por la saliva. Pues deja de pensar esto porque existen multitud de casos en los que morderse las uñas se ha traducido en fractura de dientes, pérdida de algunas piezas dentales e incluso desplazamiento y, por lo tanto, malconclusión dental. Tu eliges si quieres conservar tus dientes o no.

4- Te hace más propenso a sufrir bruxismo.

Captura de pantalla 2015-10-21 a las 8.29.24

El bruxismo es un trastorno nervioso en el cual la persona que lo sufre aprieta y rechina los dientes de forma inconsciente. Se suele dar más por la noche, cuando el afectado está durmiendo. Por este motivo si al habito de rechinar dientes unimos el de mordernos las uñas nuestras piezas dentales sufrirán doblemente.

En resumen, hacer una cosa incrementa notablemente el riesgo de llevar a cabo la otra y sumadas dan como resultado una boca sin dientes y con los pocos que te queden astillados y desgastados.

5- Si tienes brackets, la cosa empeora.

Captura de pantalla 2015-10-21 a las 11.40.07

Foto: Zoe

El aparato en los dientes puede dar lugar a unos resultados fantásticos a la hora de fabricarnos una sonrisa perfecta. Pero si te muerdes los dientes… lo único que vas a conseguir es quedarte sin dientes.

¿Cómo puede ser esto? bueno, según la Dra Ansa Akram, profesora de ortodoncia en la Universidad de Bristol, el hábito de morderse las uñas no solo pone en peligro la integridad de los brackets, sino que aumenta la reabsorción articular de los dientes sometidos a un tratamiento de ortodoncia. Esto significa que te puedes cargar el aparato -y no son baratos- y que tus propias células empezarán a disolver la estructura dental. Suena desagradable, pero creemos, es mucho peor.

6- Morderse las uñas puede causar gingivitis.

Foto: clappstar

Foto: clappstar

Unas encías inflamadas y enrojecidas no son nada sano y mucho menos agradable a la vista. Un informe del Dr. B. Carlene Krejci menciona a un niño que sufría gingivitis debajo de uno de sus dientes. Tras años de limpiezas y tratamientos se descubría que tenía 6 trozos de uñas debajo de la encía, adheridas a su diente. Se empieza con esto y al final se caen los dientes.

7- Comerte las uñas ayudan a que tu aliento huela a gato.

morderse la uñas hace que te huela la boca a gato

Aliento de gato recién nacido o halitosis. que es como se le conoce normalmente. En el mismo informe en el que se reseñaba la gingivitis del niño también se hace referencia a que llevar a cabo esta manía de morderse la uñas facilita la aparición del mal aliento. En nuestra boca hay un montón de bacterias que habitan ahí de manera natural, pero llevarse lo dedos a la boca aumenta ese número de bacterias considerablemente. Esto da resultado a bocas con olor a alcantarilla y ninguno queremos eso ¿no?.

8- Los dedos se pueden convertir en un “expendedor de pus”.

enhanced-buzz-28675-1445251917-8

Comerse las uñas a menudo va acompañado de morderse también la piel de alrededor. Esto parece una manera divertida de pasar el rato, hasta que las heridas se infectan con el Estafilococo aureus, que provoca poroniquia infecciosa aguda. La paroniquia consiste en bolsas de pus alrededor de las uñas algo así como el herpes de los dedos. Normalmente puede ser tratado con antibióticos pero, a veces, las bolsas de pus tienes que ser drenadas quirúrgicamente.

9- Morderse las uñas puede llegar a producir infecciones de transmisión sexual.

enhanced-buzz-5461-1445006803-7

Suena muy exagerado pero no lo es tanto. Si lo pensamos bien nuestras manos están en contacto con todo tipo de cosas y eso incluye los órganos sexuales, nuestros y los de otras personas. Hemos de reconocer que es muy poco frecuente que esto se produzca, pero poco frecuente no quiere decir imposible. Se han dado casos de lesiones en la boca en forma de ampollas labiales, herpes, etc. debido a la transferencia de bacterias de los dedos a la boca.

10- Puedes llegar a envenenarte con la laca de uñas.

Captura de pantalla 2015-10-21 a las 8.30.48

Un montón de esmaltes de uñas contienen formaldehído. Esta sustancia es la que se utiliza para embalsamar cadáveres por su efecto bactericida. Un estudio de Yale dirigido por el DR. David Katz tomo muestras de debajo de las uñas de diferentes estudiantes. Después de 3 días se comprobó que las muestras de las uñas que llevaban pintauñas desarrollaron menos bacterias. Lo bueno es que reduce la cantidad de bacterias que puedas tener debajo de las uñas, lo malo es que es igual de tóxico para estas que para nosotros.

11- Por último, puede ser que te quedes sin uñas y JAMÄS vuelvan a crecerte.

Si, la imagen es bastante desagradable, pero es una muestra de cómo pueden llegar a quedarse las manos de alguien asiduo a morderse las uñas. Este acto puede llegar a dañar el lecho de la uña, que cuando se expone al aire libre acaba reduciendo el tamaño de estas. Si te muerdes lo suficientemente hondo -y todos sabemos que en un mordedor de uñas profesional es algo totalmente factible- las siguientes uñas no tendrán piel en la que agarrarse y, por lo tanto se caerán. Esto no tiene arreglo, y una vez que empieza el proceso, es irreversible, aunque si se puede parar.

Espero que todos estos datos os hayan dado la suficiente grima, para que, si alguna vez os mordeís las uñas, dejes de hacerlo inmediatamente.

Fuente: Buzzfeed, foto de portada aptmetaphor

Publicado en Salud