Casi todo el mundo utiliza Google Maps para orientarse y planificar sus viajes por carretera. Pero esta magnífica herramienta y sus imágenes por satélite han facilitado también algunos descubrimientos sorprendentes. No te los pierdas.

Los geoglifos de Kazajistán

Desde el suelo es imposible distinguirlos por culpa de la erosión, pero gracias  a la vista por satélite de Google, los científicos descubrieron estas formaciones de piedra construidas hace unos 8000 años.

El Área 6, la base ultra secreta del desierto de Nevada

Oppss! Debieron pensar en Google cuando el Pentágono les llamó para comunicarles que debían pixelar una zona del desierto de Nevada. Sin quererlo habían revelado la localización exacta de la base secreta Área 6.

Los geoglifos de Jordania

Aunque ya se habían descubierto algunas de estás formaciones, no fue hasta que Google publicó sus imágenes por satélite que se conoció la dimensión total de esta obra. Los geoglifos de Jordania se extienden desde Siria hasta Arabia Saudí, y se cree que tienen entre 8000 y 9000 años de antigüedad.

La isla Sandy

Según las grabaciones y datos geográficos aprobados por los organismos internacionales, esta sería la ubicación de al Isla Sandy. Sin embargo, tras cotejar los datos con las imágenes del satélite, Google demostró que esa isla no existe y que los datos son erróneos.

El lago rojo de Sadr, Irak

Nada se sabe de este lago o depósito de agua más allá de su color.

El cementerio de aviones de Tucson, Arizona

Miles de aviones permanecen almacenados en este gigantesco desierto. Puedes ver más fotos aquí.

Alguien hizo un dibujo de la cara de Oprah sobre un campo de maíz

La esvástica accidental formada por el edificio de mando de la marina de los EE.UU

El rostro de la madre Tierra

Mucha gente ha quedado fascinada por el rostro que las montañas de arcilla de Alberta, Cánada, formado de manera accidental.

Un barco hundido y desaparecido descubierto por Google Earth

El SS Jassim era un ferry de carga de bandera boliviana que encalló y se hundió en algún lugar de la la costa de Sudán en 2003. Poco se sabía de su localización exacta, hasta que Google Earth lo capturó con su satélite por casualidad.

El cuerpo sin vida de Davie Lee Niles

Tras años de búsqueda, nadie reparó en que el coche y los restos mortales del Davie Lee Niles, de 72 años, se encontraban sumergidos en este pequeño lago. A ras del suelo el agua resultaba demasiado turbia e impedía ver el vehículo. Sin embargo, alguien reparó en su figura al estudiar las imágenes por satélite en 2006, momento en que se le pudo dar sepultura.

Fuente: Diply.com

Publicado en Insólito