Inevitablemente muchas personas sufrimos problemas de salud que no estamos dispuestos a confesar a cualquiera porque sentimos vergüenza o apuro. Aunque son muy comunes y la mayoría de la gente no suele extrañarse ante ellas, estas enfermedades generan verdadero pudor, tanto, que hasta ir a la consulta médica en busca de un tratamiento para poder atajarlas, se puede convertir en un auténtico infierno.

Gracias al avance de ciencia y la medicina, la mayoría de estas patologías están controladas y suele haber un tratamiento que, aunque no consiga erradicarlas por completo, sí que es capaz de frenarlas y hacer que los síntomas mengüen. Estas son las enfermedades que más nos cuesta admitir que padecemos:

1. Enfermedad de Crohn

enfermedades_que_no_decimos_13

Hace unos meses, la modelo Bethany Townsend subió unas fotos suyas en bikini luciendo su bolsa de colostomía. En pocas horas, las imágenes saltaron a todos los círculos virales. Puedes conocer todos los síntomas y el tratamiento que se lleva a cabo para atajar esta enfermedad, pinchando aquí
.

2. Psoriasis

enfermedades_que_no_decimos_3

Se trata de una enfermedad provocada por el funcionamiento defectuoso del sistema inmunitario, que causa descamación e inflamación de la piel -dolor, hinchazón, calentamiento y coloración-. El proceso de regeneración de nuestra piel tiene una duración estimada de un mes. Las personas que padecen psoriasis lo hacen en tan solo unos días, lo que provoca que las células nuevas suban demasiado rápido y se acumulen en la superficie.
enfermedades_que_no_decimos_2

La enfermedad puede verse agravada por el estrés psicológico, infecciones, ciertos medicamentos o cambios climatológicos que resecan la piel. El tratamiento varía dependiendo de la gravedad, el tamaño de las placas, el tipo de psoriasis que sea y la reacción del paciente ante el tratamiento. Por ello, no todos los tratamientos son efectivos para todos los pacientes. Los más comunes son la fototerapia, inyecciones o medicamentos, pomadas y cremas, o todos a la vez, en lo que se conoce como terapia combinada.

3. Fibromialgia

Es una enfermedad crónica que causa dolores musculares y fatiga. Las personas que sufren esta patología poseen unos puntos predefinidos en el cuerpo -cuello, hombros, espalda, caderas, brazos y piernas-, en los que se sufre hipersensibilidad, que duelen al ser presionados. Además, se pueden sufrir otros síntomas como dificultad para dormir, rigidez, dolores de cabeza, períodos menstruales dolorosos, falta de memoria o dificultad para concentrarse y sensación de hormigueo en pies y manos.
enfermedades_que_no_decimos_4

Entre el 80 y el 90 por ciento de las de las personas a las que les diagnostican fibromialgia son mujeres. Sin embargo, los hombres y los niños también pueden tener el trastorno. La fibromialgia suele diagnosticarse a una edad madura. Se trata de una enfermedad que es muy difícil de tratar y lo que se recomienda es que el médico de cabecera, el reumatólogo y el fisioterapeuta trabajen en común para frenar los síntomas.

4. Candidiasis

enfermedades_que_no_decimos_5

Se trata de una de las enfermedades más comunes que prácticamente sufren todas las personas al menos una vez en su vida. La candidiasis es una infección causada por diversas variedades de Candida, parásitos de ‘hongos’, especialmente Cándida albicans.

Esta infección de las membranas mucosas es muy común en individuos con un sistema inmunológico normal, provocada por factores que dependen del huésped -fisiológicos, genéticos o adquiridos-, y por las condiciones ambientales tales como la humedad y el calor. Por eso es muy común la candidiasis vaginal, gran calvario para muchas mujeres, las cuales sufren grandes picores, flujo anormal, micción dolorosa, enrojecimiento e inflamación de la vulva y escozor en vagina y labios. Aunque comúnmente se cree que solo se puede sufrir en la vagina, la infección puede aparecer en otros sitios como en la boca, piel, colon, estómago, recto y garganta. Por ello, dependiendo de donde esté localizado el hongo Candida albincans, se aplicará un tratamiento tópico -cremas y pomadas- o sistémico -medicación-.

5. Halitosis

enfermedades_que_no_decimos_6

La halitosis es un signo clínico que se caracteriza principalmente por el mal aliento, que además tiene un alto impacto social para todo aquel que lo padece. La halitosis fisiológica es aquella que sufrimos la gran mayoría de nosotros cuando nos levantamos por las mañanas, provocado por el escaso o nulo movimiento salival mientras dormimos.

Algunos de los casos de mal aliento se deben a problemas bucales, de los cuales la mitad son enfermedades de las encías, como gingivitis o periodontitis, y la otra mitad se corresponden a caries. Los casos restantes pueden ser provocados por problemas respiratorios, como sinusitis o alguna infección pulmonar, y problemas gastrointestinales, como un reflujo esofágico.

6. Hemorroides

enfermedades_que_no_decimos_7

Sin duda son muy comunes y engorrosas para todo aquel que las padece. Son almohadillas de tejido hinchadas en el ano o en la parte inferior del recto que contienen muchas arterias y venas. Pueden ser provocadas por un esfuerzo durante las deposiciones, estreñimiento, sentarse durante largos períodos de tiempo o por ciertas enfermedades, como la cirrosis hepática. Los tratamientos pueden ser cremas con lidocaína, cremas corticosteroides y si los síntomas son extremos, se recurriría a su extirpación mediante cirugía.

7. Virus del papiloma humano (VPH)

enfermedades_que_no_decimos_8

Los virus del papiloma humano (VPH) son virus comunes que pueden causar verrugas genitales. Existen más de 100 tipos de VPH y la gran mayoría de todos ellos son inofensivos, pero unos treinta tipos se asocian con un mayor riesgo de padecer cáncer. Estos tipos afectan los genitales y se adquieren a través del contacto sexual con una pareja que esté infectada.

Los VPH se clasifican como de bajo riesgo o de alto riesgo. Los VPH de bajo riesgo pueden causar verrugas genitales. En las mujeres, los VPH de alto riesgo pueden conducir al cáncer del cuello uterino, vulva, vagina y ano. En los hombres, pueden conducir al cáncer del ano y del pene.

8. Hongos en pies y uñas

enfermedades_que_no_decimos_9

Se denomina pie de atleta, a la infección por hongos en los pies y se localiza generalmente en los dedos, aunque también se puede presentar en los talones, las palmas de las manos y entre los dedos de las manos. Sus síntomas pueden ser la piel agrietada, piel enrojecida con picazón, escozores y ampollas. Evitar tener el pie humedecido durante mucho tiempo puede ayudar a evitar el contagio por hongos en la zona.
enfermedades_que_no_decimos_10

Es una de las infecciones por hongos más común en el mundo. Afecta a las uñas de pies y manos y es muy difícil de erradicar a pesar de los tratamientos que existen. Sus síntomas incluyen fragilidad en las uñas, cambio del contorno, desmoronamiento de sus bordes externos, aflojamiento o levantamiento y franjas amarillas o blancas en los lados.

9. Sudoración excesiva

enfermedades_que_no_decimos_11

Sudar ayuda a nuestro cuerpo a mantenerse fresco, una respuesta ante el calor, situaciones de nervios o cuando realizamos ejercicio físico. Hay gente que suda más de la cuenta, debido a una afección que se conoce como hiperhidrosis, que produce sudores de manera excesiva y de forma impredecible, aunque el tiempo sea fresco y estén en completo reposo, producido generalmente por unas glándulas sudoríparas muy activas. Los antitranspirantes, los medicamentos o la cirugía para la extirpación de las glándulas sudoríparas, son algunos de los tratamientos que se aplican.

10. Fimosis

La fimosis consiste en una estrechez del prepucio -piel que cubre la punta del pene- que impide retraer dicha piel hacia abajo y descubrir el glande en su totalidad. Anteriormente, el tratamiento quirúrgico estándar para tratar la fimosis era la circuncisión. En tiempos recientes, gracias a la presión ejercida por movimientos intactivistas, en muchos lugares se realiza una prepucioplastia, una operación alternativa, no mutilante, que deja el prepucio intacto.

11. Sonambulismo

enfermedades_que_no_decimos_12

Se trata de un trastorno que se da cuando las personas caminan o realizan alguna actividad estando dormidas. Estos episodios pueden ser muy breves (unos cuantos segundos o minutos) o pueden durar hasta 30 minutos o más, pero la mayoría duran menos de 10 minutos. Si no se les perturba, los sonámbulos regresarán a dormir. Sin embargo, pueden quedarse dormidos en un lugar diferente o incluso inusual.

Fuentes: niams (psoriasis), niams (fibromialgia), lanueva, vidasanaweb, wikipedia (fibromialgia), labioguia, wikipedia (Candidiasis), whstatic, elnuevodia, nedik, wikipedia (VPH), nlm.nih, telediario, podium, pinimg, fimosis, nlm.nih, media.zenfs, wikipedia (sonambulismo)

Publicado en Ciencia