Siempre se ha dicho que no hay una única forma de amar. Si bien es cierto, esto abre infinidad de posibilidades. Además de no depender únicamente de uno mismo, es imposible querer a dos personas distintas del mismo modo. Eso, sin contar con agentes externos o situaciones personales que acaban afectando demasiado a la relación. Por desgracia, problemas de estrés, ansiedad o angustia son algunas de las dificultades por las que a menudo pasa una pareja. Parecen cosa de poco, pero existen y están ahí fuera aunque no puedas verlos. O peor todavía, aunque no puedas reconocerlos. 

Querer a alguien que padece ansiedad puede ser muy difícil algunas veces. Pero, ¿sabes exactamente lo que significa eso? ¿Sabes reconocerlo y evitarlo? Como en casi todo lo primordial es identificar el problema, y de eso a llegar a la solución o tratar de no estropearlo más. He aquí 12 consejos que pueden ayudar mucho en situaciones de ansiedad. 

“Pelear” es importante

Puede parecer difícil, pero prestar atención a sus pequeñas peleas constantes es importante. Sobre todo porque la mayoría de estos mal entendidos están solo en su cabeza, por lo que considerarlos y hacer entender que no es así puede ser tan importante como efectivo. “Pelear” por y contra la ansiedad es una parte importante. Ellos son los que más tienen que luchar contra sus temores, pero si tú lo haces con ellos es diez veces mejor, para ambos. 

Decir “está bien” nunca será suficiente

Dos palabras bastan para frenar todo un alud de negatividad o conflictos. Indicar que no hay mayor problema, que todo está bien es más que suficiente para que algo se frene en la cabeza de una persona con ansiedad. Decirlo a menudo puede resultar abrumador, pero funciona.

A veces solo tenemos que escuchar 

Puede que resulte obvio o fácil desde fuera, pero si la ansiedad entra en juego será difícil, por ejemplo, explicar la conexión entre un punto A y otro B. En ocasiones así exponer el problema o pensar en voz alta es lo mejor. Por eso escuchar es lo que más puede ayudar en esos momentos.

No digas “estás exagerando”

Para ti, puede parecer irracional o excesivo pero para ellos puede ser un mundo. Si acaban contándote sus problemas o lo que les preocupa es ya bastante importante. Por eso, decir que es una exageración no es recomendable. 

La noche puede ser una odisea  

Ya sea por tardar en dormirse, despertarse a las tres de la mañana o estar en pie con la primera luz del alba, estar presentes es todo un aliciente. No pasar por casos así en soledad ayuda sobremanera. Una palabra de aliento, o permanecer a su lado pueden aportar cantidades enormes de tranquilidad.

No es que no confíen ti, es que están asustados

No eres tú o lo que digas, no es lo de fuera sino lo de dentro. De nuevo gran parte del problema está en la visión que una persona con ansiedad tiene. Tratar de entender eso es tan importante como conseguir que no se odien por las malas jugadas que les hace pasar su mente.

Responder hace que las cosas mejoren

Cuando una persona sufre ansiedad suele tomarse todo muy a pecho o creerse que algo ocurre cuando nada sucede. Cuando llaman por teléfono o escriben mensajes de texto, por ejemplo, lo mejor es responder e indicar que no podemos atenderlos en el ese momento. De lo contrario un mundo de posibilidades negativas se abrirá en su cabeza. El silencio mata a alguien con ansiedad, crea problemas en su mente que ni siquiera están ahí. Muchas veces acaba en disculpas que ni siquiera son necesarias y añade estrés a su vida que desearían poder controlar.

Trata de no enfadarte si te han llenado el móvil a mensajes

La ansiedad suele hacer que nos preocupemos demasiado. Cuando escriben insistentemente es porque para ellos es importante. Visto desde fuera puede ser un infortunio pero vivirlo desde dentro lo cambia todo. Respira hondo y trata de no molestarte por un hecho que para ellos no implica “molestarte”. Para ellos es realmente importante.

A veces no están listos para salir 

Puede suceder que en el último minuto cancelen un plan o no aparezcan. Es sencillamente porque no son capaces de hacerlo. Si además dicen que tienen que irse, déjalo ir porque realmente no pueden manejar esa situación.

Acepta sus disculpas incluso si no lo entiendes

Puede que para ti no tenga sentido, pero para ellos puede suponer un mundo. Si creen que han hecho algo mal puede ser una verdadera tortura para ellos. Suelen observar todo, y si notan el más mínimo cambio y se sienten culpables estarán disculpándose por algo que no tiene sentido para quien lo recibe.

Ayuda si puedes 

Difícilmente admitirán que no pueden manejar algo. Siempre dirán que sí y nunca rechazarán a algo o a alguien. Suelen no pedir ayuda y están acostumbrados a lidiar con las cosas por su cuenta. Si puedes ayúdalos, sin esperar que lo pidan, claro.

Ganar su confianza 

Si tienen tu confianza su capacidad de querer va ir en consonancia. Puede que la ansiedad haga que se tomen su tiempo para confiar en ti, pero cuando eso sucede todo cambia. Mostrarán sin problema cuanto te aprecian.

Publicado en Salud
Fuentes consultadas:
http://thoughtcatalog.com/kirsten-corley/2017/01/this-is-how-you-love-someone-with-anxiety/