ojos_alma_1

Dicen que la mirada es el espejo del alma, y es que con ellos podemos expresar infinidad de sentimientos, desde tristeza a pánico, pasando por emociones como la alegría, la desesperación o angustia. Por eso muchas veces solemos decir lo de: “sus ojos hablaban por sí mismos”. Y es que podríamos afirmar que la mirada, y por tanto los ojos, es una de las formas de expresión más hermosas que existen.

Que los ojos son capaces de hablar por sí mismos es lo que precisamente ha hecho tan famoso al retrato de Steve McCurry “Chica afgana”, que fue portada de la revista National Geographic en 1984. El retrato ha sido comparado incluso con la inigualable Mona Lisa de Leonardo Da Vinci, pues su mirada narra una gran cantidad de historias y experiencias.

Bajo esta premisa, el Huffington Post ha elaborado una selección de los mejores ejemplos de “los ojos como ventanas del alma”, recopilando 21 retratos subidos a 500px, capaces de inspirarnos a la hora de transmitir sentimientos con nuestra mirada en nuestra próxima sesión de fotos.

ojos_alma_7

ojos_alma_8

ojos_alma_9

ojos_alma_10

ojos_alma_11

Vistos de cerca, los ojos forman composiciones alucinantes, tal y como nos mostraba el fotógrafo e investigador Suren Manvelyan en su proyecto titulado “Tus hermosos ojos“, el cual no ha dejado de causar una gran expectación.

ojos_alma_12

ojos_alma_13

ojos_alma_14

Winter Skin

ojos_alma_16

También descubrimos que el color de nuestros ojos dice mucho de nuestra personalidad, un estudio fruto de los estudios del Dr. Anthony Fallone, de la Universidad de Edimburgo y un grupo de científicos de la Universidad de Orebro, Suecia.

ojos_alma_17

ojos_alma_18

ojos_alma_19

ojos_alma_20

ojos_alma_21

Pero los ojos son capaces de decir y expresar mucho más. De hecho, cuando nos interesamos por el estado anímico de alguien, lo que primero solemos mirar son sus ojos para encontrar lo que estamos buscando.

ojos_alma_22

ojos_alma_2

ojos_alma_3

Si os paráis a pensarlo, incluso solemos utilizar nuestra mirada para sacar partido en algunas situaciones. Un ejemplo son las miradas de lástima que ponen los niños cuando saben que han cometido algún error por el que les caerá una buena reprimenda. Lo malo es que, aunque conocemos perfectamente ese viejo truco, suele funcionar. Lo mismo podríamos decir de cuando estamos profundamente enamorados de alguien, o cuando nos paramos a mirar con deseo los dulces de una pastelería por la que pasemos -seguro que si pudiésemos vernos desde fuera, nos daríamos de leches-. Son situaciones en las que no hacen falta palabras, pues nuestros ojos hablan por sí mismos.

ojos_alma_4

ojos_alma_5

ojos_alma_6

Si queréis seguir viendo retratos tan increíbles como estos a través de 500px, solo tenéis que pinchar aquí.

Fuente: Huffington Post

Publicado en Cultura y ocio