Estamos tan centrados en trabajar y mejorar la autoestima de los adultos que, a menudo, olvidamos que ésta comienza a formarse cuando aún somos pequeños.

Por ello, es muy importante que los adultos sepamos cómo fortalecer el amor propio de los niños, evitando todas aquellas conductas, frases y juicios de valor que, incluso sin querer, pueden sembrar la semilla de la inseguridad.

El camino hacia la autoestima infantil comienza en nosotros mismos. Primero, sirviendo como ejemplo eliminando nuestras inseguridades y, después, ayudándoles a desarrollar las habilidades necesarias para que crezcan felices. Para ello te damos 12 claves que nos ayudarán a mejorar la autoestima infantil.

1.- Debemos escuchar, tener en cuenta sus opiniones y dedicarles tiempo en exclusiva

autoestima infantil 5

Como personitas en crecimiento, los niños poseen opiniones y deseos que debemos escuchar. Igualmente, hemos de dedicarles tiempo de calidad; nada de jugar con ellos mientras miramos el móvil o de ayudarles con la tarea mientras contestamos e-mails. Hay que sacar tiempo en exclusiva para ellos. Esta fórmula será la garantía para que el niño desarrolle una correcta autoestima infantil.

2.- Corregir los errores desde el cariño y la comprensión

Como decíamos, los niños tienen opiniones y deseos, pero su criterio no es siempre el adecuado. Con nuestra ayuda, tendrán que corregir malos hábitos y desarrollar competencias, algo que haremos sin recurrir a los gritos. Los niños son como esponjas y absorben tanto lo bueno como lo malo.

Debemos hablar, escuchar, razonar y hacer comprender desde la paciencia y la empatía, porque educar es un proceso bidireccional. Ellos también nos cambiarán.

3.- Fomenta su autonomía dándoles responsabilidades

Déjales tomar pequeñas decisiones sobre sus relaciones y hábitos diarios. Acota las opciones si lo deseas, pero déjales elegir. Cómo llevar el pelo hoy, qué color vestir, qué zapatos desean llevar… También hazles participes de las tareas: deja que se preparen el almuerzo, que ayuden a poner la mesa, etc.

4.- Evita las comparaciones

Otra forma de fomentar la autoestima infantil es no comparar a los niños ni con sus amigos, ni con sus hermanos ni con los adultos que les rodean. Nadie es mejor o peor que el resto, todos somos diferentes.

5.- No le etiquetes como “torpe”, “malo” o “tonto”

Como entenderás, este tipo de calificativos no ayudan a desarrollar una buena autoestima infantil. Si hacen algo mal, hay muchas formas de decir las cosas: “no está bien que pegues a tus amigos”, “no hay que romper las cosas”, “hay que trabajar más las mates”…

6.- Tampoco como “bueno”, “listo” o “inteligente”. Debemos valorar el esfuerzo, no los resultados

Los niños esperan la aprobación de sus padres, es así, están “programados” para ello. Por ejemplo, si a un niño de 3 años le felicitamos y reforzamos por haberse atado correctamente los zapatos, es probable que al día siguiente repita la acción. Desafortunadamente, también es probable que decida no intentar abrocharse la camisa.

Él desea que volvamos a felicitarle por los cordones y, como es una tarea que ya sabe hacer, prefiere limitarse a ella en vez de desilusionarnos por no conseguir abotonarse la ropa.

Si en vez de elogiar al niño – “qué listo eres”, “qué bueno” -, alabamos el proceso, el esfuerzo o la estrategia –“veo que te has esforzado mucho para atarte los zapatos”, “qué buena manera de abrocharte has inventado”– reforzaremos la conducta y la autoestima sin desincentivar su capacidad para aprender y asumir nuevos retos.

Tienes más información sobre el efecto negativo de los elogios en este artículo.

7.- Establece límites y sé consecuente con ellos

“Si no recoges tus juguetes, no iremos al parque”. Si decides imponer este límite deberás ser consecuente y negociar con él para que cumpla, pero no valen medias tintas.

Has de ser firme. Si no haces valer tus condiciones, tu hijo no te tomará en serio, y si no estabas dispuesto a renunciar al parque, haber impuesto otra condición distinta.

8.- Sé concreto

No podemos decirle al niño “lo has hecho bien” porque no entenderá a qué nos referimos. Debemos ser concretos y especificar el proceso; por ejemplo: “has recogido muy bien tus coches de juguete y los peluches”.

9.- No exageres los logros

Tampoco tenemos que exagerar. Si queremos que entienda lo importante que es lo que ha hecho, es mejor validar el logro recurriendo a una tercera persona: “Papá, ¿has visto lo bien que ha recogido los peluches?”. Esto le hará sentir aún más útil e importante.

10.- No le sobreprotejas

Para cultivar una buena autoestima infantil, el niño debe ser autónomo, debe equivocarse, caerse y levantarse. Los niños no se rompen y, aunque deben estar vigilados, deben poder interactuar con el mundo.

11.- Valida sus emociones

Si el niño llora porque se ha hecho daño no podemos restarle importancia. Llora porque le duele, porque tiene una razón legitima. Es importante calmar, consolar y ayudar, sin agrandar ni minimizar sus sentimientos.

12.- Si tienes varios hijos, reserva momentos individuales para cada uno de ellos

Crecer en familia y tener hermanos es genial, pero los niños necesitan pasar tiempo a solas con su papá o mamá y disfrutar de toda su atención. Esto refuerza muchísimo la autoestima del niño y le permite crecer feliz.

Fuente: lamentesmaravillosa.com

Publicado en Familia