13 productos sin los cuales no imaginamos nuestra vida y que fueron inventados por accidente

Enlace patrocinado
por Kike Pérez
el 02/11/2016 en Historia

Alegrémonos de nuestra buena suerte. Y es que la casualidad puede dar lugar a la invención de artículos tan útiles e imprescindibles para nuestro día a día como estos:

Celofán

inventos 1

Shutterstock

En 1900, el químico suizo Jacques E. Brandenberger sufrió un pequeño accidente al derramar su copa de vino sobre el mantel de un restaurante. Apurado, decidió crear una tela que pudiera repeler líquidos en vez de absorberlos.

Tras varias pruebas preliminares, Brandenberger no logró crear su tela impermeable, pero logró desarrollar una película transparente e impermeable a base de celulosa a la que llamó celofán. 

Desde entonces, este invento se ha utilizado a modo de cobertura de cientos de productos de alimentación, como material base de cintas adhesivas y diversas paqueterías, hasta ser sustituido por el polipropileno, un derivado del petróleo mucho más contaminante. Una pena.

Super Glue, pegamento instantáneo cianocrilato

inventos 2

Shutterstock

En 1942, el químico Harry Coover comenzó a investigar el uso de cianoacrilatos, en busca de un material plástico transparente idóneo para la fabricación de miras telescópicas para fusiles en la compañía Eastman-Kodak, en Nueva York. Durante las pruebas, Coover encontró por casualidad un material extremadamente pegajoso, el cianocrilato de metilo, con el que era casi imposible trabajar porque se pegaba a todo.

No fue hasta nueve años más tarde que Coover volvió a trabajar con el cianocrialato. La sustancia seguía siendo tan imposible de malear como antes, pero fue entonces cuando se dio cuenta de que acababa de descubrir un nuevo tipo de adhesivo que no necesitaba presión ni calor.

Kodak sacó a la venta la primera versión del Super Glue en 1958, usándose en plena guerra de Vietnam como pegamento médico para cerrar heridas sin necesidad de puntos de sutura.

Helados de palo

inventos 3

Shutterstock

En 1911, Frank Epperson descubría por casualidad un delicioso y refrescante refrigerio, el helado de palo, a la corta edad de 11 años.

Frank adoraba las bebidas refrescantes y solía prepararlas en casa. Un día se dejó olvidado un recipiente en el patio exterior, en una noche particularmente fría. Al regresar descubrió que la bebida se había congelado y el palo se había quedado atrapado dentro.

El joven quedó fasciando por esa nueva manera de consumir refresco y comenzó a venderla. Tardo más de 20 años en patentar su invento y ser reconocido como el inventor original de este veraniego producto.

Teflón

inventos 4

Shutterstock

Durante la Segunda Guerra Mundial ambos bandos se enfrascaron en una frenética carrera tecnológica y militar, tratando de fabricar todo tipo de objetos que pudieran entregar una victoria táctica sobre el enemigo.

En 1938, el químico Roy J. Plunkett, como parte del proyecto Manhattan, descubrió accidentalmente el teflón, mientras buscaba un material capaz de proteger de las partículas volátiles de las primeras bombas atómicas.

Una vez terminó la guerra, el teflón comenzó a emplearse como revestimiento de ollas y sartenes debido a sus propiedades antiadherentes.

Cerillas

inventos 5

Shutterstock

Los inventos suelen hacer la vida más fácil, pero cuando John Walker inventó las cerillas por fricción 1827 lo complicó todo. Su primera versión combinaba azufre con sustancias que desprendían oxígeno -salitre o minio-, junto con una pequeña cantidad de fósforo blanco (tóxico). Esta mezcla era capaz de prender fácilmente sobre cualquier superficie, por lo que las cerillas empezaron a venderse de forma masiva.

Sin embargo, los problemas no tardaron en llegar. La mezcla era extremadamente inflamable y estallaba en llamas con cualquier roce, incluso cuando se llevaban sueltas en el bolsillo.

Walker no patentó su invento, ofreciéndolo al mundo de forma gratuita, por lo que los fabricantes trataron de crear otra versión menos efectiva, pero más segura. En 1885, J.E. Lundström patentó las cerillas de seguridad, una que separaba los componentes, colocando el fósforo rojo (no tóxico) en la lija y realizando la cabeza de la cerilla con clorato potásico.

Impresora de inyección de tinta

inventos 6

Shutterstock

A finales de los 70, un ingeniero de HP se dio cuenta de que su cafetera eléctrica por goteo podía hacer café sin ninguna pieza mecánica, solo moviendo el agua en su interior a base de calor. Si lograba aplicar la energía térmica para mover la tinta, podría regular la descarga gota a gota. Esto le permitiría crear mezclas con los colores básicos para formar imágenes. Nacía así la idea que daría lugar a las impresoras de inyección de tinta, una de las tecnologías de impresión más exitosas de la historia.

Bolsitas de té

inventos 7

Shutterstock

Cansado de retirar los trozos de té y otras hierbas de su infusión, el mercader de té y café Thomas Sullivan inventó las bolsitas de té en 1904. Un invento creado con muselina de seda, cosidas a mano, que se vendían vacías y permitían a su clientes crear sus propias mezclas de té, mejorando la presentación, comodidad y limpieza.

En 1930, Willian Hermanson crea la versión en papel que hoy todos conocemos.

Patatas fritas

inventos 8

Shutterstock

Se cree que las patatas chips fueron inventadas en 1853 por George Crum, chef en el Moon’s Lake House de Sarasota Springs, EE.UU., durante un ataque de ira.

Un cliente se quejo al chef de que sus patatas eran demasiado gordas y estaban algo crudas. El cocinero, enfadado, le hizo una ración más fina y las frío por más tiempo. Pero el cliente volvía a devolvérselas, argumentando que aún eran demasiado gordas.

Muy enfadado y como venganza, Crum decidió cortarlas tan finas y freírlas tanto que fuera imposible pincharlas con el tenedor sin romperlas, además de sazonarlas con excesiva sal. El cliente quedó encantadísimo con el resultado, corriendo la voz de aquellas magníficas patatas. El éxito fue tal que Crum tuvo que abrir un restaurante propio para vender sus Saratoga Chips.

Compresas y tampones

inventos 9

Shutterstock

Aunque el uso de compresas es tan antiguo como la misma menstruación, las compresas modernas no fueron inventadas hasta después de la Primera Guerra Mundial.

La empresa Kimberly-Clark Corporation inventó, en 1914, un material llamado cellu-cotton, un vendaje especial y absorbente para para tratar heridos en el campo de batalla. Su gran absorción hizo que las propias enfermeras comenzaran a usarlo para su propia higiene personal por lo que, tras la guerra, la empresa decidió comercializar sus excedentes como compresas.

Velcro

inventos 10

Shutterstock

El velcro es un sistema de apertura y cierre rápido inventado en 1951 por el ingeniero suizo Georges de Mestral. Se cuenta que la idea le sobrevino en 1941 tras pasar un día en el campo. Al regresar a casa descubrió lo complicado que resultaba desenganchar de sus pantalones y del pelo de su perro, los frutos de algunos cardos como el Arctium bardana.

Observándolos detenidamente, el ingeniero comprobó cómo el fruto utilizaba unas pequeñas púas rematadas en gancho para adherirse a cualquier superficie fibrosa. Casi 10 años después, presentaba su invento al mundo, un material empleado principalmente en la industria textil. Sin embargo, el velcro tiene muchos más usos, y algunos tan útiles y sorprendentes como estos.

Microondas

Shutterstock

Shutterstock

En 1946, cuando el doctor Percy Spenser se encontraba probando un nuevo tubo al vacío llamado magnetrón, descubrió que una chocolatina que tenía en su bolsillo se había derretido.

Intrigado, el doctor probó a colar unos granos de maíz junto al tubo. En un par de minutos vio como su laboratorio se inundaba de palomitas que estallaban y saltaban por la habitación.  Accidentalmente había nacido el horno microondas.

Desde entonces, este electrodoméstico se ha convertido en un imprescindible de toda cocina moderna, permitiéndonos calentar en segundos alimentos que necesitarían un buen rato sobre el fogón.

Crema avellanas

inventos 11

Shutterstock

En 1946, el italiano Pietro Ferrero inventó una crema artesanal de avellana y cacao, creada para ser fácilmente extendida sobre el pan. La llamó “Pasta Gianduja” y fue un gran éxito.

Pietro decidió entonces reconvertir su pequeña empresa en una fábrica industrial, creando la nueva empresa que lleva su nombre: Ferrero. La Pasta Gianduja evolucionó también convirtiéndose en la famosísima Nutella en 1964.

Cristal de seguridad o cristal laminado

inventos 12

Shutterstock

En 1903, el químico francés Edouard Benedictus tropieza tirando al suelo un matraz de vidrio recubierto de nitrato de celulosa; el objeto impacta y se rompe, pero sorprendentemente no salta en pedazos por toda la habitación, sino que permanece unido.

Viendo su potencial utilidad en accidentes de tráfico, Edouard patenta su idea, utilizándose durante la Primera Guerra Mundial en la fabricación de máscaras de gas, prismáticos y vehículos.

Fuente: wikipedia

Si te gustó, compártelo:

¿Quieres escribir en La voz del muro? Déjanos tu email

Síguenos en Facebook

Artículos relacionados y más