El miedo a lo desconocido es una variable que se ha repetido siempre a lo largo de la historia, como cuando Wan Hu, considerado el primer astronauta de la historia, intentó viajar al espacio exterior y todo el mundo estaba aterrorizado por su excéntrica idea.

Sin embargo, no me refiero a ese tipo de miedo, sino más bien al que supone cambios considerables para la sociedad. Hace apenas 100 años, muchos hombres temían lo que podría suceder si las mujeres acudían a las urnas a expresar libremente sus opiniones y votar, aunque como ya hemos visto esto sigue sucediendo en algunos países. Muchos se aventuraron a predecir un terrible futuro, en el que los hogares quedarían sin vigilancia, los bebés serían desatendidos y, lo peor de todo, que los hombres sufrieran abusos de sus esposas.

En Estados Unidos, la Decimonovena Enmienda extendió el sufragio a las mujeres, propuesta el 4 de junio de 1919 y ratificada el 18 de agosto de 1920. Afortunadamente ellas acudieron a votar y esta arcaica mentalidad consiguió dar un giro de 360 grados. Aunque machistas y retrógrados, estas postales vintage de la época ilustran perfectamente todos esos miedos que os comentaba más arriba:

‘No te cases con una sufragista’

carteles_mujeres_voto_vintage_14
Aquí, la sufragista es retratada como un hombre, salvo por la ropa doméstica de mujer.

‘Crees en las mujeres sufragistas ¿no?’

carteles_mujeres_voto_vintage_13
Un tema común en estas postales anti-sufragio, donde las mujeres amenazan con violencia hasta que consiguen lo que quieren.

‘Este no es trabajo para ningún hombre’

carteles_mujeres_voto_vintage_12
Nos hierve la sangre solo con verla y nos genera risa por todos aquellos hombres que pensaban que se acercaba el fin del mundo por tener que cuidar de sus hijos. Triste, pero cierto.

‘Mi esposa se unió al movimiento sufragista y, desde entonces, sufro constantemente’

carteles_mujeres_voto_vintage_11
Las mujeres que deseaban tener de su derecho a voto eran vistas como unas abusivas de cuidado.

‘La vida es solo una maldita cosa tras otra’

carteles_mujeres_voto_vintage_10
Aquí vemos retratado a un hombre que está siendo regañado y ridiculizado por su mujer sufragista.

‘Mamá es una sufragista’

carteles_mujeres_voto_vintage_9
Un bebé llorando porque su madre quiere igualdad de derechos.

‘El hábitat de la mujer está en el hoga’

carteles_mujeres_voto_vintage_8
¡Que tierna y misógina postal de San Valentín que no dice nada sobre el sobre el amor!

‘Lo que es el hogar cuando no está tu mujer sufragista’

carteles_mujeres_voto_vintage_7
El hombre malhumorado haciendo las tareas del hogar, incluido cocinar, porque su mujer es la presidenta.

‘¿Quién ha dicho nada sobre el divorcio?’

carteles_mujeres_voto_vintage_6
Otra mujer siendo abusiva ante la idea de que su marido quiera divorciarse de ella por exigir sus derechos.

‘¿Vamos a por ellos?’

carteles_mujeres_voto_vintage_5
Eran vistas como si, además del voto, quisieran tomar las riendas de todo. De ahí que se las pinte con pancartas que anuncien que “quieren los pantalones”.

‘Si quieres a tu mujer más que a tu vida, sal y ponte debajo’

carteles_mujeres_voto_vintage_4
La amenaza de la violencia se cierne nuevamente sobre el marido.

‘¿Y ahora qué haría usted en un caso como este?

carteles_mujeres_voto_vintage_3
Un hombre es “humillado” porque tiene que cuidar de sus hijos mientras su esposa protesta por el derecho a voto.

‘Cuando las mujeres voten’

carteles_mujeres_voto_vintage_2
El esta postal, el marido no es otro que el pelele de las mujeres mientras ellas se divierten.

‘Yo también “sufro”‘

carteles_mujeres_voto_vintage_1
Los sufragistas anti-mujeres también se las ingeniaban para hacer juegos de palabras.

Fuente: allday, wikipedia

Publicado en Miscelánea