Tanto si has comenzado a disfrutar hace poco de su exquisito sabor, como si te consideras un auténtico gourmet,  hay

21 errores que debes evitar si deseas aprender a beber vino.

1.- No elegir la copa adecuada

Antonshutterstock / Shutterstock

Antonshutterstock / Shutterstock

El vino blanco y el tinto son dos bebidas bien diferentes

. Mientras que el vino blanco necesita una copa pequeña para conservar sus matices, el vino tinto requiere de un copa ancha para asegurar su correcta oxigenación. Igualmente importante es el material, usándose

solo cristal para degustar estos licores, nada de barro, arcilla, ni plásticos.

2.- Sostener la copa de forma incorrecta

Las copas deben agarrarse

por la base

, o de lo contrario el vino se calentará.

3.- Beber vino inmediatamente después de descorcharlo

Para que un vino alcance su sabor más complejo y armonioso, es necesario que se oxigene. Esto requiere que el vino respire durante

al menos 30 minutos

antes de estar listo para beber.

4.- Escoger la bebida por el precio

Como todo en la vida, lo más caro no siempre es lo mejor. Infórmate de otros aspectos como la recogida manual o mecánica, la maduración en barrica o la abundancia de la cosecha.

5.- Guardar mal las botellas de vino

Christian Delbert / Shutterstock

Christian Delbert / Shutterstock

Las botellas de vino deben guardarse

horizontalmente

. De esta forma el corcho se expande y evita que el aire entre en su interior y avinagre el caldo.

6.- Tumbar las botellas de espumoso

Justo al revés que las botellas de vino. Los espumosos

deben guardarse en vertical

, para la presión y la acción de dióxido de carbono no desintegren el corcho y estropeen la bebida.

7.- Pensar que vejez es sinónimo de calidad

No por viejo un vino sabe mejor. Eso

solo otorga al caldo ciertos matices

. Además, el riesgo de que haya sido almacenado de forma incorrecta también es mayor, por lo que ten cuidado al realizar la compra. Puede que el dinero extra no compense.

8.- No oler el vino antes de degustarlo

racorn / Shutterstock

racorn / Shutterstock

Como decíamos, si el aire entra dentro de la botella de vino este se estropea, cambiando su apariencia y olor. Por eso,

si un vino huele a trapo húmedo o de forma desagradable, huye.

9.- No prestar atención al color del vino blanco

Si un vino blanco era de color pálido cuando la botella se abrió,

no debe beberse si ahora es amarillo

. Con el paso del tiempo y la acción del oxígeno, los vinos blancos se oxidan y pierden su sabor óptimo.

10.- No observar a contraluz el vino tinto

Lo mismo ocurre con los vinos tintos, que

deben observarse a contra luz para determinar su estado

. Si el color tinto se ha vuelto color café, naranja, teja o turbio, no está en buen estado. Si su color es rojizo y brillante, adelante.

11.- No cuidar la temperatura del vino

Si el vino está muy caliente sentirás el alcohol en la nariz de forma intensa y un toque amargo en el paladar. Si el vino esta frío apenas degustarás sus sabores.

La temperatura adecuada de un vino es importante

, infórmate para disfrutar al máximo de tu copa.

12.- Olvidar que el vino blanco se sirve frío

serenarossi / Shutterstock

serenarossi / Shutterstock

El vino blanco, en cambio, requiere temperaturas más frías, de

entre 5 y 8 ºC.

13.- Calentar la botella

Tras enfriar el vino de forma adecuada, no cometas el error de calentar la botella con tu calor o el del ambiente.

Guarda tu botella en una cubitera y recuerda envolver el cuello con una servilleta para aislarlo de tu calor corporal.

14.- No aprovechar la tecnología

Ya no vivimos en la edad de piedra y los amantes del vino gozan de

un buen puñado de apps tipo Shazam

,

para descubrir nuevas marcas y variedades.

También las hay para

elegir el maridaje perfecto

o en plan

red social,

donde

conocer las recomendaciones de otros usuarios.

15.- No saber qué es un maridaje

El sabor del

vino no combina con todo tipo de comidas

, sino que unos son más armoniosos que otros, según con qué plato se acompañen.

Como puntos básicos de maridaje, debes saber que:

– El vino espumoso suele acompañarse de mariscos.
– Los vinos blancos con carnes blancas.
– Los vinos tintos con carnes rojas.
– Los vinos rosados con ensaladas, carnes frías y postres.

Fuente:

Buzfeed.com

Publicado en Cocina