Una de las peores cosas que existen es volver a casa tras un duro día de trabajo y descubrir que todo está patas arriba.

El nivel de estrés que hemos ido aumentando durante el día se ve acrecentado cuando vemos que tenemos que cocinar, poner un par de lavadoras, recoger el salón y fregar los platos del desayuno. ¿Os suena?

Si estáis hartos de esta rutina, no podéis dejar de poner estos útiles consejos en práctica. Algunos los podéis dejar hechos antes de iros a trabajar y con otros solo es cuestión de tenerlos presentes en el día a día, ¿preparados?

Ordena tu habitación

hogar_5

Haz la cama: una acción que dirá mucho de ti y tu dormitorio, dando sensación de limpieza y orden.
Ordena tu colada: pon la ropa sucia en el cesto y la limpia en el armario. Esto no solo dará más sensación de espacio a la habitación, sino que además disminuirá las tareas de la tarde.
Ponte algo cómodo: ten algo listo sobre la cama para cambiarte y ponerte algo cómo cuando llegues a casa.

Refresca el baño

hogar_4

Organiza tus cosas de aseo: no solo terminarás antes de arreglarte por tenerlo todo a mano, sino que el espacio gozará de más armonía y limpieza.
Abre una ventana: ventila la casa todas las mañanas y tu hogar lo agradecerá.
Cambia tus toallas: evita los malos olores y dará a tu baño un toque extra de relajación.

Organiza la cocina

hogar_3

Ordena todos los utensilios de cocina: pon las cosas para el desayuno juntas y a mano. De este modo tu cocina quedará mucho antes recogida.
Agrupa los ingredientes para la cena: hará que te organices mejor cuando llegues a casa, y ganarás mucho más tiempo por la noche.
Concédete un capricho: después de un duro día de trabajo, concédete esa bebida refrescante que tanto te gusta o tu aperitivo favorito.

Recoge y organiza tu sala de estar

hogar_2

Organiza la mesa de café: ordena tus revistas y DVD para una mayor sensación de espacio y confort.
Mulle tus cojines: convierte tu sofá en el lugar más confortable posible.
Deja que entre claridad: la luz natural siempre da un toque de ambiente fantástico y hará que tu salón se vea más vivo.

Despeja el hall de entrada y el pasillo

hogar_1

Cuelga abrigos y guarda tus zapatos: lógico si no quieres ir acumulando trastos en la entrada.
Pon flores en tus jarrones: ponlas en el primer sitio que veas cuando entres a casa.
Pon una fragancia refrescante: un aroma perfumado será lo primero que te reciba cuando entres por la puerta de tu hogar.

Si sigues todo este ritual y pones estos consejos en práctica, no dudo que a partir de ahora tu regreso a casa, después de un duro día de trabajo, será mucho más placentero.

Fuente: amara.com vía designtaxi

Publicado en Hogar