Los maravillosos años 90 los recordamos con mucho cariño y nostalgia porque nuestra niñez fue insoportablemente dulce. Pero una vez que rebasamos el límite de los 2000 y nos encaminábamos al 2005, llegaron algunas modas que quisiéramos olvidar, porque ciertamente no valían para nada la pena.

A menos que te vistieras como la Spice Girls, porque entonces sí que eras fabulosa.

No fue tan grave en realidad, sólo hay que recordar los detalles que nos hicieron la adolescencia sumamente fantástica, y olvidarnos de los que nos hoy no queremos ni pensar.

1. Si no llevabas un collar como este, olvídate de estar en onda.

2. Tu hermano mayor y sus amigos de la prepa se teñían las puntas de rubio dorado miel.

3. Probablemente esta fue tu primera máquina de conquistas.

4. Admite que tus fotos de My Space eran algo parecido a esta y a veces te preguntas en qué lugar de Internet habrán parado.

5. Querías copiar todos los looks de Victoria. ¡Diva!.

6. Como ya te hacías la grande, más de una vez terminaste con estas quemaduras después de usar la plancha de cabello.

7. Y pensar que tus estrellas favoritas se vestían como “viernes por la noche” para ir a la alfombra roja.

8. Tu mayor meta de adolescencia: demostrar cuán emo era tu corazón.

9. Amabas la ropa de Nicole y Paris en la época en que eran amigas y “desamigas” cada fin de semana.

10. ¿Tuviste uno de estos lápices armables? Sé que aún te da rabia cuando recuerdas que a veces se les salía el grafito.

11. Tu peinado de graduación de la secundaria fue algo parecido a esto y tu acompañante se veía más o menos así.

12. Te obsesionaba todo lo que tuviera que ver con las Spice Girls porque eran lo más in.

13. Todas las horas que invertiste para lograr esta peluda perfección. Lástima que la moda se haya olvidado de ella.

14. Si tu mamá no te dio en tu cumpleaños una pulsera de la “historia de Jesús”, fracasaste como emo..

15. Cristina usaba las cejas así y tú la imitaste. Lo triste es que a ti nunca te volvieron a crecer.

16. Una forma cero sutil de llamar la atención. Dicen que en cada zumbido se te restaba siete gramos de dignidad.

Publicado en Miscelánea
Fuentes consultadas:
www.upsocl.com