Estar horas delante de unos folios no es sinónimo de aprobar. Hay que intentar que ese tiempo que empleamos sea eficiente. Aquí te mostramos una serie de técnicas que te ayudarán de verdad a aprobar o sacar mucha mejor nota si aprendes a seguirlas. Recuerda que el esfuerzo es la clave del éxito.


1. Ponte recompensas

No pienses en la cantidad de horas que vas a estar sentado estudiando porque te frustrarás. En su lugar date breves descansos de unos 10 minutos cada 50-60 minutos (tiempo que la mente logra estar concentrada de forma continuada). Tómate un café, ponte a ver la tele, date un paseo o consulta tus redes sociales. También ponte una gran recompensa al final del día cuando termines tu jornada de estudio. Sal a tomarte una cerveza con los amigos, visita a tu pareja o practica un poco de deporte para liberar tensiones del día.

2. Evita distracciones

Si eres de los que se distrae con el vuelo de una mosca, no puedes dejar de mirar el móvil o te levantas todo el tiempo a buscar cosas que necesitas, estás desaprovechando tus horas. Recuerda que se tarda unos 10 minutos en adquirir la concentración y hay que procurar mantenerla.

  • Evita redes sociales y mantén el móvil apagado o en silencio y lejos de tu vista.
  • Si tienes que trabajar con el ordenador evita el acceso a redes sociales (existen extensiones en chrome para bloquear el acceso) e intenta no buscar en la red cosas que nada tienen que ver con el estudio.
  • No tengas la TV a la vista.
  • Si estudias en la biblioteca, ponte en un lugar de poco tránsito para no distraerte.
  • Ten todo a mano (Apuntes, libros, clinex, botella de agua, subrayadores, etc). 

3. Elige música adecuada

Si te gusta estudiar con música evita las que son más cañeras tipo rock, electrónica, rap, pop… y pon música clásica o música relajante. Si pones en youtube “música relajante” o “concentration music” encontrarás listas de reproducción adecuadas.

Evita buscar canciones todo el tiempo ya que distrae. En su lugar pon listas de reproducción largas de al menos 50 minutos. Evita también la radio, las voces de los presentadores te distraerán.

4. Estudia con antelación

Es difícil, al final nos pilla el toro y vienen las prisas y agobios de última hora. Pero recuerda, estudiar a última hora nos puede hacer aprobar, pero los conocimientos que adquiriremos serán muy mediocres ya que sólo los almacenaremos a corto plazo y tras el examen se olvidarán. Si quieres retener esos conocimientos a largo plazo y que te sirvan para el futuro, estudia con tiempo.

5. Crea mapas mentales

Hacerse un esquema de los temas ayuda a generar un mapa mental con las principales ideas bien claras. La memoria fotográfica es muy poderosa, por ello si recuerdas de un vistazo ese esquema te ayudará mucho con el temario, sobre todo si son temas muy largos.

6. Usa la técnica de asociación

Muy útil cuando tienes que memorizar algo difícil de recordar.

1-Relaciona números con algo.

Simplemente tienes que relacionar un número con algo (un objeto, un animal, una persona) que recuerdes bien. Para aprender los números, asígnales una palabra y crea una historia. Cuanto más inversímil la historia, más fácil lo recordarás. Ejemplo:

1-té.

2-Ñú.

3.Amo (un jefe).

4-KAO (un puñetazo).

5.Ola.

6. Oso.

7.UFO (un ovni).

8. Ajo.

9. Ave.

10.Toro.

Por ejemplo, para el número 67589: El ovni es derribado por una ola gigante de ajos que intenta comer varias aves.

2 -Relaciona objetos entre sí. 

En este caso no necesitarías la relación número-objeto. Por ejemplo, para memorizar esta lista: perro, ordenador, mesa, palomitas, coche.

Puedes visualizar: un perro que choca contra un ordenador gigante, el cual sea cae de una mesa a un suelo lleno de palomitas. Al final queda atropellado por un coche.

7. Haz ejercicio antes de los exámenes

Una investigación realizada en la Universidad de Illinois evidenció que 20 minutos de ejercicio antes de un examen pueden mejorar el rendimiento. Te ayuda a quitarte el estrés y estar más tranquilo. Si estudias con tiempo, no es un error despejarte el día de antes, al revés. 

8. Mentalidad positiva

No hay que perder los nervios, agobiarse y llorar. Hay que pensar que sólo es una nota y que si te has esforzado eso es lo importante. Si apruebas perfecto, y si no tienes la satisfacción de que has hecho lo posible. Evitarás el estrés y la ansiedad que generan los exámenes y que no ayudan para nada a tu salud ni a tus resultados.

9. Intenta interesarte por lo que estudias

Que parte del temario no sea atrayente nos pasa a todos, pero hay que intentar sacar partido a lo que se estudia. Ya que empleas tiempo en ello, que te sirva de algo. Si lo tomas como cultura o como algo entretenido o que te aporta información valiosa; avanzarás mucho más rápido y se te quedarán mejor las cosas.

10. Estudia con energía y sin hambre

Tener hambre hará que estés distraído y sin energía, haciendo mucho más difícil la concentración. Por ello, es muy importante que hayas desayunado o comido antes de comenzar a estudiar. Entre otros alimentos, las almendras y las frutas son buenas opciones.

11. Planifica el material a estudiar

Si tienes 300 páginas que estudiar, te va a entrar vértigo cuando comiences. Pero si divides 300 páginas entre 30 días cabe a 10 páginas al día, lo cual es bastante asequible. En 20 días serían 15 páginas al día. Si cumples con la regla de estudiar meses o semanas antes, podrás planificarte con tranquilidad y eficacia.

12. Alterna los lugares de estudio

Si alternas los lugares donde estudias mejorarás la atención y la retención del aprendizaje. Además, estudiar durante semanas en un mismo lugar puede llegar a ser fatigoso y aburrido. Alternar entre diversas bibliotecas o salas de estudio y tu casa es una buena opción.

13. Haz simulacros de examen

Ponerte preguntas o exámenes ficticios de prueba es mucho más efectivo que subrayar o releer. Estarás preguntándote posibles preguntas y estarás practicando para la prueba real. Es decir, habrás hecho antes muchos posibles exámenes y el examen real será uno más. Además, probablemente en los “exámenes ficticios” te pondrás preguntas que coincidirán con las del examen real. Cuantos más intentos hagas mejor.

14. Evita estudiar la noche antes y descansa bien

En el examen hay que estar con la mente despierta. Tienes que demostrar durante una hora o más los conocimientos que has adquirido durante semanas. Si vas con sueño, estarás con la atención baja, con fatiga, tendrás poca energía y cometerás fallos.

15. Olvídate del “voy a suspender”

Si dices, “voy a suspender” o “no he estudiado nada”, se trata de un pesimismo que sirve como defensa de la autoestima. Si eres pesimista y suspendes, no te llevas la decepción ni quedas como el “tonto” para los demás. Sin embargo, resulta muy desagradable escuchar estas quejas sin sentido y además adoptarás el hábito de ser pesimista. Por otra parte, la autoestima no se construye así, eso es más destruirla.

16. Algunos trucos para los exámenes “tipo test”

Lee bien las instrucciones.

Si los fallos no restan, contesta algo siempre.

– Responde primero las preguntas fáciles y deja las difíciles para el final.

Las respuestas falsas suelen estar peor descritas y suelen ser más cortas.

 Las respuestas verdaderas suelen ser más largas y usan un lenguaje calificativo que no se preste a discusión.

– La respuesta “Todas las anteriores son verdaderas” es a menudo correcta.

– “Todas las anteriores son falsas” suele ser falso (crear alternativas falsas es difícil para el examinador).

– Respuestas con “nunca” o “siempre” suelen ser falsas.

– Si eliges una opción y luego dudas mucho, deja la primera opción que escogiste (si tienes claro que te equivocaste no).

Como ya sabrás, los aprobados no caen del cielo, pero con unos sencillos pero útiles trucos y siendo un poco disciplinado se pueden conseguir grandes resultados. Espero que te sirvan y consigas sacar muy buena nota en tus próximos exámenes y mucho ánimo con el estudio! Que tener suerte está bien, pero sólo con ella no se suele aprobar normalmente.

Publicado en Cultura y ocio
Fuentes consultadas:
https://www.lifeder.com/como-estudiar-para-un-examen/