Todos hemos jugado alguna vez a eso de mirar nubes y encontrar formas reconocibles. Un caballo, una morcilla, un pez espada… Miles son las figuras que se forman ante nuestros ojos, aunque sepamos que solo son meras ilusiones.

Nuestro cerebro tiene una forma muy particular de trabajar. Reconoce formas y las asocia con cosas que ya conocemos. De este modo nos es mucho más fácil recordar objetos. Por ese motivo la mayoría de nosotros vemos una cara en cuanto dibujamos 2 puntos y una raya.

A veces esos parecidos van mucho más allá y, si tenemos un poco de imaginación, nuestro día a día puede convertirse en un juego de “reconoce y busca”. A continuación os traemos 22 fotografías de cosas que parecen otras cosas que no tienen nada que ver. Espero que os sorprendan tanto como a mi.

Si, parece un búfalo, pero solo es la lampará del dentista vista desde otro ángulo

Las bajas temperaturas invernales son capaces de crear un ser de hielo en la mismísima ventana de nuestra habitación

¿Creías que los dragones solo existían en Juego de Tronos? Pues tenías razón, porque esto es una rama de un árbol

Las nubes son capaces de adoptar las formas más extrañas a lo largo del día. A esta hora y en este lugar decidieron ser una ballena azul

Este cactus no parece estar muy cómodo en el sitio donde fue plantado y ha decidido convertirse en persona y escalar el muro

Encontrar una mosca en el vaso de nuestra bebida es algo un poco asqueroso. Pero si la mosca resulta que es un trozo de pomelo, la cosa cambia

Las flores y su aroma son una de las cosas más bonitas que nos ofrece la naturaleza ¿Hay alguna forma de que pudiesen ser más espectaculares? Claro que si, haciendo que parezcan caras de monos

Millones de años de erosión han convertido este acantilado en la viva imagen de un elefante africano

Esta flor tiene unos colores fascinantes. Pero fijaos con más atención ¿No veis una especie de pato?

Las nubes se han aliado otra vez para dar lugar a esta cabeza flotante. Su boca parece que va a ponerse a soplar de un momento a otro

Si yo me encontrase un tablón de madera con la imagen tan clara de la cara de un perro, me asustaría 

Este arbusto debe ser que tiene algo de genes humanos, por que sus bayas son 2 pechos como dos soles

Con el paso de los años los nudos del tronco de un árbol pueden dar lugar a formas familiares. Si miras el tiempo suficiente podrás ver una especie de cara de conejo o tal vez de hámster

Esta uva tiene una imperfección en su piel que la hace ser perfecta, una jirafa tamaño mini

La sombra que proyecta esta ventana y su cortina tiene la forma inequívoca de un gato sentado

A primera vista este volante no tiene nada de especial. Ahora, si os digo que se parece a la cara de Yoshi, el personaje de videojuegos y fiel compañero de Mario Bros, ¿No lo veis claramente?

Lo de que las fregonas pueden parecer cabezas peludas no es nada nuevo. Pero que una fregona se parezca a un babuino enfadado, eso si que no lo había visto nunca

Esta pared puede parecer normal y corriente, pero si nos fijamos bien en sus manchas, tal vez se os aparezca la cara de una amable vaca

¿Un zorro? ¿un gato? esta simple pieza de metal puede parecer muchas cosas

Otra madera que consigue hacer formas increibles con sus vetas. En este caso yo veo una especie de gato siamés, o un hurón ¿qué ves tú?

Este pimiento puede parecer deforme para muchas personas. Para la gente con imaginación aquí hay un claro ejemplo de la cabeza de una rana un poco enfadada

Podría mirar esta fotografía durante horas y horas y siempre vería un pájaro surcando los cielos. La verdad es que es solo un picotazo en el parabrisas de un automóvil

Publicado en Insólito
Fuentes consultadas:
https://boredomtherapy.com/photos-in-inanimate-objects/