Todos nos prometemos como propósito para el nuevo año volvernos personas más saludables, dando por hecho que tendremos que remover Roma con Santiago para logarlo. Al final, nada de nada.

Sin embargo, hoy descubriréis que tampoco hace falta hacer grandes cosas para mejorar nuestra calidad de vida. Presta atención y proponte estos hábitos, regidos por la ley del mínimo esfuerzo, de cara al nuevo año:

Sustituir los dulces por fruta

habitos_1

El caramelo es dulce porque posee azúcar procesada, mientras que la fruta es dulce porque contiene azúcares naturales, beneficiosos para el organismo, pues también son ricas en fibra, que ayuda a digerir el azúcar más lentamente.

Ve a comprar con el estómago lleno

Los estudios han demostrado que las personas que acuden a comprar con el estómago lleno compran alimentos más saludables, posiblemente porque no se dejan llevar por el impulso del hambre.

Aprende a cocinar

Cocinar y comer en casa está vinculado a una alimentación más sana, además del ahorro proporcional al evitarnos comer fuera, y el fortalecimiento de la autoestima.

Bébete el café solo

habitos_2

Los estudios sugieren que el café es bueno para nosotros. Incluso algunos sugieren que el consumo de tres a cinco tazas al día podría conducir a una vida más larga. La eliminación de la leche, cremas, azúcar o aromatizantes reducirán calorías y maximizarán los beneficios saludables del café.

Cambiar la mantequilla de las tostadas por puré de aguacate

Los aguacates son una fuente de grasas saludables. La fruta verde carnosa es un pilar fundamental en la lista de “superalimentos”. El aguacate es rico en potasio, magnesio, vitaminas C y E y fibra.

Sustituir el pan blanco por pan integral

El pan de trigo integral contiene más fibra que el pan blanco, y esta ayuda a una buena digestión y a ralentizar la absorción de azúcares.

Beber agua en abundancia

habitos_3

Todos hemos oído los innumerables beneficios de mantenerse hidratado, de mantener los fluidos corporales en equilibro para tener más energía. Algunos expertos en acondicionamiento físico incluso afirman que se puede perder peso si bebemos antes de cada comida.

Andar a buen ritmo

Un estudio de 2013 que incluía a casi 40.000 caminantes regulares reveló que los caminantes más lentos tenían un mayor riesgo de morir que aquellos que llevaban un ritmo más rápido.

Aparca más lejos de tu destino (o baja del autobús o metro una parada antes)

Esta es una manera fácil de implementar más la actividad física en nuestro día a día. Caminar quema calorías, puede ayudar a reducir la ansiedad e incluso fortalece los huesos. Y el ejercicio no es solo bueno para el cuerpo, sino que también puede ayudar a mantener el cerebro sano.

Vé por las escaleras

habitos_4

Esta es una forma fácil de quemar calorías y tonificar los músculos de las piernas, cuando no puede sacarse tiempo material para un entrenamiento tradicional.

Mantener el equilibrio sobre una pierna mientras nos lavamos los dientes

Se trata de una actividad multitarea que puede mejorar el equilibrio, que es fundamental para nuestra salud, especialmente a media que envejecemos.

Lavarse y secar las manos con regularidad

Lavarse las manos a menudo limpia los gérmenes y la propagación de bacterias, y es una de las formas más fáciles de prevenir infecciones.

Usar gafas de sol

habitos_5

Las gafas de sol no solo son un complemento de moda. La protección de nuestros ojos frente a las radiaciones ultravioletas del sol es tan importante como la protección de la piel, independientemente de que nos encontremos tomando el sol o cortando el césped.

Compra una planta

¿Tu oficina es monótona? Una planta en el puesto de trabajo puede hacernos sentir más felices, según un estudio que supervisa los efectos de las plantas en las grandes oficinas comerciales de Reino Unido y los Países Bajos.

Hidratación

Un buen régimen de hidratación puede prevenir la piel seca y escamosa. Pero estos humectantes vienen en diferentes tipos y con diferentes efectos, por lo que es importante saber cuáles debemos utilizar.

Medita durante 30 min. al día

habitos_6

Al menos una docena de ejecutivos confían en esta técnica relajante. La investigación sugiere que la meditación puede ayudar a manejar el estrés, mejorar la memoria y el conocimiento, así como la presión arterial. Un estudio encontró que las personas que meditaban durante 30 min. al día, cinco días a la semana durante un mes -11 horas en total- experimentaros cambios en la parte del cerebro involucrada en la autorregulación.

Lee un libro

Amplia los conocimientos, reduce el estrés y, por un breve período de tiempo nos desconecta de internet. Un pequeño estudio realizado en 2012, encontró que la lectura sobre la experiencia impresionante de otra persona volvía a la gente más satisfecha, menos estresada y más dispuesta al voluntariado.

Apaga el teléfono de vez en cuando

Desconectar de vez en cuando puede ayudar a las personas estresadas a alcanzar un estado de relajación completo. Es especialmente bueno evitar los teléfonos antes de dormir, ya que su iluminación puede interferir en nuestra capacidad para conciliar el sueño.

Irse a la cama todos los días a la misma hora, incluyendo los fines de semana

habitos_7

Cuando nos despertamos con horarios diferentes durante la semana y los fines de semana, puede dar lugar a lo que se conoce como jet lag social, lo que podría desequilibrar el horario natural del cuerpo.

Ubica tu escritorio de trabajo cerca de una ventana

Un estudio de 2014 encontró que las personas que trabajan en oficinas con ventanas, tenían más actividad física y dormían más tiempo durante la noche que la gente en oficinas sin ventanas.

Por último, nutrir nuestras relaciones cercanas

habitos_8

Un estudio realizado por la Universidad de Harvard durante 75 años, encontró que las relaciones cercanas fueron la clave de muchas personas para gozar de una vida más feliz y saludable. Es más, al parecer la falta de conexiones sociales podrían ser un riesgo tan grande como el tabaquismo.

Vía: Business Insider, traducción y adaptación por La Voz del Muro.

Publicado en Salud