Una bailarina es fácilmente detectable en mitad de una multitud. Esto se debe a la formación de su estructura ósea, una flexibilidad casi fluida y a su porte real, unas cualidades que solo se adquieren tras largos años de intenso trabajo, esmero y dedicación. Según dicen los entendidos en la materia, el momento perfecto para iniciarse en la enseñanza del ballet es a la edad de tres años.

Después de varios años de formación especializada, una dieta supervisada con lupa y un estilo de vida normal y saludable, los bailarines tienen la oportunidad de debutar por primera vez en un escenario. Sin duda, una carrera profesional que bien merecidos tiene los aplausos del público pero, ¿a qué precio?.

Las 25 imágenes que estáis a punto de ver no solo proyectan la belleza del ballet, sino el esfuerzo y el sacrificio que supone llegar a convertirse en una bailarina profesional, mientras hacemos un pequeño recorrido por la historia de esta hermosa danza:

ballet_1

ballet_2

ballet_3

ballet_4

ballet_5

El ballet surgió en Italia durante el Renacimiento (1400-1600), pero no fue hasta el reinado de Luis XIV en Francia, cuando surgió la necesidad de su profesionalización. De este modo, en 1661 se crea la primera escuela de danza, llamada Académie Royale de la dance.

El compositor y coréografo francés de origen italiano Balthazar de Beaujoyeulx, no solo fue la primera en utilizar el término ballet, sino que también lo definió como: “una mezcla geométrica de personas que bailan juntas, acompañadas por varios instrumentos musicales”.

ballet_6

ballet_7

ballet_8

ballet_9

ballet_10

ballet_11

ballet_12

Esta forma de baile adquiere su máximo esplendor con el nacimiento del Ballet Romántico, a principios del s. XIX, que abandonó progresivamente las temáticas de los mitos de la antigua Grecia, para basarse más en la mitología nórdica. El primer gran ballet romántico fue ‘La Sílfide‘, estrenada en la ópera de París en 1832. Aún hoy se siguen representando estas obras de ballet blanco, como ‘El lago de los cisnes‘.

ballet_13

ballet_14

ballet_15

ballet_16

ballet_17

ballet_18

Con el siglo XX, llegó lo que hoy conocemos como ballet moderno o ballet contemporáneo. Este es una combinación del ballet clásico y la danza moderna. Los espectáculos y representaciones de ballet pueden contener alguna trama, pero su objetivo principal se centra en el espectáculo visual.

Las temáticas del ballet que podemos ver hoy día incluyen romances, comedias y tragedias.

ballet_19

ballet_20

ballet_21

ballet_22

ballet_23

ballet_24

ballet_25

Después de hacer un pequeño recorrido por la historia del ballet y ser testigos, a través de las fotografías, del talento, el sacrificio y el esmero del que tienen que hacer gala sus bailarines para obtener méritos y llegar tan lejos en esta durísima profesión, solo podemos decir una cosa: ¡bravo a todos aquellos que os dedicáis a algo tan hermoso!

Vía: Boredpanda
Fuente: Haligdaeg

Publicado en Cultura y ocio