Me apuesto cualquier cosa a que te encantaría desaparecer de la oficina en la que estás y aparecer en cualquiera de estos maravillosos hoteles repartidos por el mundo.

Publicado en Miscelánea