¿Cuántas veces ha pasado que hemos querido gastar una broma y nos ha salido el tiro por la culta? Si tenemos dudas, podemos aprender de este valiente perro que, además de ejecutarla a la perfección, se atreve hasta con su supuesto enemigo natural: los gatos.

Primera lección para gastar una buena broma: aprovecha una distracción. La naturaleza va de cadenas y, conociendo esto, sabremos que mientras que un pájaro mira a una hormiga, al pájaro lo miran unos gatos. Unos felinos que están deseando hacerle al pájaro lo mismo que él a la hormiga.

susto-perro-gatos2

Pero es que a los gatos los mira un perro. Así que si somos un can, sabemos que mientras que están entretenidos podemos ser sigilosos y contar con el elemento sorpresa para preparar una fechoría contra los felinos.

 La cadena la completa el humano con una cámara de vídeo con la que graba todo.

¿Qué puede ocurrir después de esta imagen? Pues una broma bien ejecutada. El perro es un genio del oportunismo, lo hace tan bien que desbarajusta toda la cadena de un solo golpe.

¿Quieres ver cómo lo consigue? El vídeo te aclara las dudas, pero es que también te hará morir de risa. Mira y aprende.

Fuente: Billie Bersamira

Publicado en Animales