Todos ya entendemos que en nuestra época es difícil pensar en ideas originales. Esto es sumamente importante dentro de un negocio en donde las ideas son el eje central de una producción cinematográfica. Por ende, el plagio es una práctica que se ha vuelto cada vez más común en la industria del cine. Naturalmente, se piensa que Hollywood lo pensó primero, pero esto es debido a la difusión masiva de una idea presente en una película.

Esto, por un lado, obedece a intereses económicos, pues la industria no pretende pagar derechos de autor a quienes realizaron la idea primero. Por otro, la investigación que realizan el equipo de producción detrás de cada película es escasa y no llegan a dar con el primero en proponer la idea que están produciendo. No obstante, siempre habrá detrás de cada plagio un interés económico, y es por ello que las técnicas de dicha práctica se han ido puliendo: desde rebuscar ideas de décadas pasadas, libros de autores desconocidos que ya no puedan apelar al derecho de autor, etc. El orgullo de los directores es más fuerte que el reconocer las fuentes de inspiración de sus películas.

Revisaremos 3 casos en donde el plagio se presenta sin escrúpulos en películas sumamente conocidas. Originariamente, las ideas en la cual se basan estas películas se dieron en la literatura:

   1 –  Los sustitutos 2009 (Surrogates)

Si existieran los óscar al plagio, esta película hubiese ganado uno sin lugar a dudas. Los sustitutos es una película de ciencia ficción ambientada en una sociedad futurista en la cual la apariencia del cuerpo lo es todo. La gente ya no interactúa humanamente, sino que utilizan sustitutos, ciborgs manejados a distancia. La historia trata de un policía (Bruce Willis) que está detrás de un arma capaz de asesinar a quienes están detrás de cuerpos biónicos. Quizás suene totalmente asombrosa y original la trama, pero es sin duda una copia de un cuento titulado “El mundo del tío Roberto” un relato de un libro llamado “Los títeres” (1969) escrito por Hugo Correa, pionero del género de ciencia ficción en Chile. Lo interesante es que este autor falleció en el 2008, y la película es del 2009, ¿habrán llegado a la obra del autor por la noticia de su muerte? Si tienes la posibilidad de leer el cuento de Hugo Correa y ver la película, podrás apreciar tú mismo hasta donde llega el pudor de los plagiadores.

2 – El precio del mañana (In time, 2011)

De seguro que muchos que terminaron de ver esta película, pensaron, “he perdido tiempo viendo esta porquería”, y por supuesto tienen toda la razón. Este mal trabajado film, además de ser mediocre en su producción, es un plagio del relato de Harlan Ellison titulado “¡Arrepiéntete, Arlequín!, dijo el señor Tic-tac!” (1965) en donde se presenta a una sociedad que debe trabajar no para adquirir dinero, sino que para obtener tiempo de existencia, sin duda la idea es fabulosa, pero los tiburones de Hollywood la han arruinado. ¿No lo crees?

3 – Sin límites (Limitless, 2011)

Esta película tiene una premisa bien interesante, aunque no sea nueva en el cine, la cuestión de la inteligencia desbordante se ha tratado en otros filmes (Pi, Mente brillante, etc). De todas formas, en cómo está tratado el guion se asemeja mucho a un cuento de Ted Chiang (El mismo que escribió “La historia de tu vida” en el cual se basa la película Arrival (2017)” llamado Comprende en el cual se narra la historia de un tipo que se somete a un tratamiento experimental con una molécula que restaura el tejido cerebral perdido en pacientes que hubiesen tenido algún tipo de trauma o accidente que tuviese repercusión en el cerebro. Sin embargo, el tratamiento tiene un efecto secundario en el protagonista, y este empieza a tener una inteligencia sobrehumana, y comienza lo bueno. La historia de Chiang se publicó por primera vez en 1991, y ha prestado mucho argumento a películas como Sin límites o Lucy. Aunque, si te gustan las temáticas médicas en la ciencia ficción, os recomiendo que leáis el cuento, pues tiene un final magnífico.


Publicado en Cultura y ocio