Precisamente esta semana una pareja de amigos han sido padres de una niña preciosa. Yo, con mi típico sentido del humor y en completa ironía le he comentado a la madre primeriza que no me parecía bien que fuese enseñando sus pechos por ahí cuando a ella le pareciese bien amamantar a su pequeña.

Antes de que nadie me crucifique he de aclarar que todos estos comentarios eran en clave de humor, ya que no soy de los que opinan que dar el pecho a un hijo debiera ser motivo de vergüenza ni de mirada prejuiciosa nunca. Nadie manda en los horarios alimenticios de la criatura y la madre no se saca el pecho para “ofender” a nadie (¿a alguien puede ofenderle un pecho?). Creo que es tan sencillo como que si a alguien le resulta embarazoso o molesto, que no mire.

En el siguiente vídeo vais a ver las 4 razones por las que no deberíais amamantar a vuestro bebé en público. Por supuesto es un vídeo en la más absoluta linea del sarcasmo humorístico. Os recomiendo que lo veáis y seguro que soltáis alguna carcajada por lo irónico de sus afirmaciones.

Fuente: Nace Natura 

Publicado en Familia