¿Reciclas, separas la basura y compras en mercados locales y a granel para reducir tu impacto en el medio ambiente? Si es así, nuestra más sincera enhorabuena.

Pero hasta los ecologistas más entusiastas solemos descuidar algunos pequeños gestos que, sin embargo, tienen un impacto catastrófico en nuestro planeta. He aquí  5 ejemplos, ¿conoces alguno más?

Cuidado con la consola de videojuegos

medio ambiente 1

Muchos electrodomésticos incluyen la opción stand by, una utilidad con la que permanecen encendidos pero latentes, y que solo nos ahorra unos segundos de tiempo cuando volvemos a usarlos.

Sumando equipos y tiempo, te darás cuenta de que esta inocente opción gasta mucha energía. La propia OCU pone a tu disposición una calculadora de consumo en stand by para que lo compruebes por ti mismo.

Sin embargo, de entre todos los electrodomésticos, nuestra amada consola de videojuegos gasta una cantidad bestial de energía. Es la reina de los vampiros energéticos, ya que permanece conectada a internet chequeando servidores y realizando descargas de software en segundo plano.

Un informe reveló que todas las Xbox y PS4 generan 3 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono al año mientras permanece en stand by. Los datos fueron recogidos cuando las consolas acumulaban unas ventas de 8 millones de unidades. Hoy superan los 55 millones. Haz tú mismo los cálculos y después ¡apaga tus electrodomésticos en stand by!

Masticar chicles o gomas de mascar

medio ambiente 4

Cada año, el mundo genera 3 millones de toneladas de neumáticos de coche en todo el mundo, de los que solo el 10% son reciclados. Un dato que seguramente conocías, especialmente tras el trágico incendio de neumáticos que hace unas semanas se produjo en el corazón de España.

Como contrapunto, debes saber que el mundo mastica 560.000 toneladas de chicle y goma de mascar al año, y que nada de este residuo se recicla. Al contrario: se lanza sin preocupación al suelo de cualquier ciudad y entorno natural.

El principal componente de la goma de mascar es el PLIOGUM, un producto creado por el gigante de los neumáticos Good Gear y también un derivado del petróleo que termina desperdigado por el mundo.

Además del impacto que la goma de mascar tiene como residuo sobre el medio ambiente, hay que tener muy en cuenta la huella que la extracción del petróleo, la elaboración del PLIOGUM y la distribución del producto final tienen sobre el planeta.

Lavar el coche en la calle

medio ambiente 5

Muchas ciudades han prohibido lavar el coche en la calle, y no es un capricho. Al revés, se ha demostrado que esta práctica tiene un impacto medioambiental mucho mayor.

Lavar 15 minutos nuestro coche de una manera convencional gasta unos 600 litros de agua, mientras que en un lavado automático se gasta casi la mitad (320 litros). En cambio, con la opción de la pistola a presión tan solo gastaremos 90 litros de agua.

Otro aspecto a tener en cuenta es que muchas áreas de lavado de coches han sido diseñadas para separar ciertos residuos -tales como aceites- y emplear limpiadores no agresivos con el medio ambiente. Mientras que todos los residuos generados en limpiar el coche en la calle van directos a la alcantarilla y, de ahí, al mar.

La cara amarga del yogurt griego

medio ambiente 3

Desde que se expandió su comercio, el yogurt griego se ha convertido en todo un éxito gracias a su sabor y cremosidad. Sin embargo, esta variedad de yogurt es especialmente contaminante.

Al ser un producto con gran materia grasa, se necesitan 3 o 4 litros de leche para hacer un solo litro de yogurt. De este modo, separan el suero durante la fermentación para concentrar el producto.

Este suero es un residuo ácido, que suele ser vertido sin control y a un ritmo alarmante. Solo en el noreste de EE.UU., la planta de Danone genera 680 millones de litros de suero al año.

El suero ácido del yogurt griego acidifica las aguas y las tierras en las que se vierte, afectando lógicamente a la flora y fauna. Recientemente se ha descubierto que, mezclado con abono, puede fermentar creando un compost de calidad.  Pero este “reciclaje” aún no tiene un impacto significativo en el tratamiento de este residuo. Aí que ya sabes, si te gusta el yogurt, elige variedades normales.

El correo basura

medio ambiente 2

Mucho se está hablando del coste que la propaganda electoral tiene para las arcas públicas, pero alguien se ha preguntado ¿qué impacto tiene para el medio ambiente?

Cada año, la producción de propaganda y publicidad emite 50 millones de toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera, es decir, la misma cantidad de emisiones que se producen al calentar de 13 millones de hogares durante el invierno. Todo ello sin contar con las emisiones que el servicio de correos y el transporte generan durante el reparto.

¿Y todo para qué? Para nada, ya que casi nadie lee o hace caso de la propaganda, catálogos y panfletos que recibe en casa.

Por ello, y siempre que puedas, elige que no te envíen propaganda a casa y haz el esfuerzo de borrar tu suscripción de los catálogos.

Fuente: cracked.com

Publicado en Animales