Antes de conocer el método de la deshidratación, los únicos métodos de almacenamiento de alimentos que usaba era la congelación y el enlatado. Si bien la deshidratación puede ser un método menos popular, eso no significa que sea menos útil. Eso sí, para ello primero tendremos que hacernos con un deshidratador de alimentos. 

Uno de los principales beneficios de los alimentos deshidratados es que son ligeros. Esto los hace perfectos para llevar a las acampadas, caminatas y otras actividades al aire libre donde no queremos llevar ningún peso extra. Otro beneficio es su larga vida útil, tanto que podemos deshidratarlos en grandes tandas y olvidarnos durante mucho tiempo. 

En realidad se puede deshidratar todo tipo de alimentos, pero si aún estáis muy verdes en la materia, tanta información de golpe puede ser abrumadora. Por eso, hoy queríamos enseñaros la manera de deshidratar 5 de los alimentos más comunes que tenemos por casa:

Patatas

Para hacer tus propios copos de patata deshidratados, primero comenzaremos haciendo un puré de patatas:

  • Primero pelamos una patata rojiza mediana, o una blanca grande, y la cortamos en 4 trozos. Después la hervimos durante 20 minutos y la escurrimos. A continuación hacemos puré de ella, hasta dejar una textura suave y libre de grumos.  
  • Extendemos el puré en el deshidratador, tal y como podéis ver en la imagen. Debemos dejar que se sequen completamente (unas 24 horas). 

  • Quitamos las patatas secas de la bandeja y las colocamos en un procesador de alimentos o licuadora para hacerlas polvo, literalmente. Cuando lo tengamos, guardaremos en un frasco de vidrio.

Plátanos

Tan fácil como: 

  • Cortamos un plátano en rodajas que, a continuación, deberemos disponer en las bandejas de nuestro deshidratador de manera uniforme.
  • Ponemos las rodajas a secar a fuego bajo y dejamos durante 7 u 8 horas. 

  • El tiempo de secado dependerá de si nos gustan que queden crujientes o algo masticables.
  • Guardamos el plátano secado en una bolsa o recipiente hermético. 

Huevos

Los huevos son fáciles de rehidratar y se pueden utilizar en gran cantidad de recetas. Así pues, si tenéis exceso de huevos en la nevera, una manera de alargar su vida es deshidratándolos:

  • Mezclamos media docena de huevos en un bol.
  • Vertemos los huevos batidos sobre el molde del deshidratador
  • Ponemos a secar a una temperatura de 65º C y dejamos durante unas 12 horas, aunque puede que tarden una hora más o menos, dependiendo del clima de la zona en la que vivamos. 
  • Metemos los huevos secos en la licuadora o en el procesador de alimentos y hacemos polvo de ellos.

  • Guardarlos en un recipiente hermético.
  • Para rehidratarlos de nuevo, usaremos una cucharada de polvo de huevo por cada dos de agua y dejamos reposar durante 5 min. Después los usaremos normalmente.

Jerky o carne deshidratada

Lo primero que vamos a necesitar es un trozo de carne magra de ternera:

  • Cortamos el exceso de grasa de la carne y colocamos el pedazo en el congelador durante un par de horas. Esto hará que cortarla sea más fácil.
  • Después sacamos la carne del congelador y la rebanamos tal y como podéis ver en la imagen

  • Cuando la tengamos, colocamos los pedazos en un bol con nuestro adobo favorito y dejamos marinar en el refrigerador durante 24 horas.
  • Transcurrido el tiempo sacamos la carne y secamos un poco con toallas absorbentes de papel.
  • Después colocamos la carne en el deshidratador y lo ponemos a temperatura alta. Dejamos secar la carne durante 8 horas, o hasta que su textura siga siendo flexible pero haya comenzado a agrietarse ligeramente.
  • Almacenar en un recipiente hermético.

Yogurt

El polvo de yogurt se puede utilizar en todo tipo de recetas para agregar cremosidad y sabor sin líquidos, así como a tus batidos para aumentar su nivel proteico. Para secar el yogurt:

  • Extendemos un yogurt por el molde del deshidratador y dejamos que seque completamente, aproximadamente durante 8 horas.

  • Rompemos el yogurt seco en trozos y lo pasamos por el procesador para convertirlo en polvo. Guardamos en un recipiente hermético.
  • Para rehidratar, simplemente agregamos agua poco a poco, hasta alcanzar la consistencia deseada.

Publicado en Cocina
Fuentes consultadas:
http://www.onegoodthingbyjillee.com/5-foods-you-can-dehydrate-and-why