Ha pasado casi un mes desde la tragedia del avión de GermanWings estrellado en los Alpes, pero aún quedan en el recuerdo muchos de los detalles de este suceso que provocó la muerte de 150 personas.

Dejando a un lado las conspiraciones y centrándonos en los datos oficiales que conocemos, lo cierto es que a día de hoy aún permanecen varias incógnitas sobre la tragedia que deberán ir resolviéndose con el tiempo. Son las siguientes:

1.- ¿Por qué?

Reporting
Como ha determinado la investigación, la tragedia no fue ningún accidente fortuito, sino que fue consecuencia de la acción deliberada del copiloto, Andreas Lubitz, quien estrelló el avión a propósito. La pregunta es: ¿por qué? De acuerdo a la investigación, es más que evidente que el copiloto había pasado por varios episodios de depresión e incluso tenía tendencias suicidas.

Pero, ¿justifica eso la tragedia? Si Andreas Lubitz quería suicidarse, ¿por qué llevarse consigo a toda esa gente inocente? Además, casi todos los estudios psicológicos sobre episodios depresivos aseguran que, por norma general, los suicidios son un acto privado que, por su idiosincrasia, no suele afectar a nadie más que al propio suicida. Si partimos de esa base, ¿por qué Andreas Lubitz decidió hacer partícipes de su tormento a los pasajeros y compañeros de tripulación?

2.- ¿Hay que cambiar los accesos a cabina?

03/18/14 -  pilots
Según la investigación, el suceso se produjo cuando el piloto, por necesidades fisiológicas, abandonó la cabina de pilotaje, dejando a Lubitz solo en su interior. Al volver, se encontró con la puerta de la cabina totalmente cerrada. Aun así, la tripulación cuenta con un código de desbloqueo de la puerta para casos de posibles desvanecimientos del piloto o copiloto, pero Lubitz también había bloqueado ese posible acceso.

¿Hay que cambiar ese procedimiento? Según hemos sabido, hay ciertas normas de actuación que no están determinadas por la normativa legal, sino por cada una de las propias aerolíneas. La mayoría de ellas tienen ordenado que, en caso de que piloto o copiloto abandonen la cabina, un auxiliar de vuelo deberá acompañar a la persona que quede dentro, pero en Lufthansa (la empresa matriz de GermanWings) no es así. ¿Habría que establecer un procedimiento de acceso a cabinas único y riguroso para todas las aerolíneas?

3.- ¿Debió informar Lufthansa de los problemas de Lubitz?

“Growling. Screaming. The heart size is normal.”
Por lo que sabemos, Lufthansa conocía parte de los problemas psicológicos de Andreas Lubitz, pero no informó de ellos a la Oficina Federal de Aviación de Alemania (LBA). ¿Por qué? ¿Debía haberlo hecho?

Desde Lufthansa se asegura que, pese a los meses que Lubitz estuvo ausente de su actividad profesional, los episodios depresivos no son algo inusual en los pilotos de aviones. Sin embargo, ¿se pecó de imprudencia? ¿O desde Lufthansa se actuó conforme a las normas establecidas y alos protocolos vigentes?

4.- ¿Hay que prohibir volar a los pilotos con depresión?

Depression
Supongamos que, pese a lo criticable o no que pueda parecernos su acción, Lufthansa actuó conforme a las normas. En ese caso, ¿hay que cambiar las normas? Por lo que se sabe, Lubitz pasó varios exámenes de seguridad antes de volver a volar. Sin embargo, la pregunta que casi todos (desde nuestra ignorancia) nos planteamos es: ¿hay que prohibir volar a los pilotos que hayan padecido algún episodio de depresión o algún otro tipo de trastorno psicológico?

5.- ¿Debe haber dimisiones?

Condolence for victims Germanwings
Más allá de las obvias responsabilidades penales y de la rapidez y aparente eficiencia de la investigación, antes o después llegará el momento de evaluar las posibles responsabilidades políticas y empresariales. Desde la LBA critican la actuación de Lufthansa al no informarles de la situación psicológica de Andreas Lubitz. ¿Debería dimitir algún responsable de la compañía?

Foto principal: Michael Frank Franz (Licencia CC).

Publicado en Miscelánea