Seguro que alguna vez os habéis llevado una terrible sorpresa al abrir la lavadora y ver que buena parte de tu ropa ha desteñido.

Lo más recomendable para que esto no ocurra es lavar siempre en frío, pero si sueles lavar con agua caliente estarás más expuesto a que esto siga ocurriendo con determinadas prendas y colores.

Para que esto no vuelva a sucederte, aquí te proponemos 5 productos naturales que seguramente estarán en tu cocina y que pueden ayudar no solo a que tus prendas no destiñan, sino también a que conserven la viveza de sus colores por más tiempo. Pruébalos y dinos qué tal te han funcionado:

Pimienta negra

flickr / canela Vogue

flickr / canela Vogue

Lo único que hay que hacer es añadir una cucharadita de pimienta negra al compartimento principal de la lavadora, no al cajón del detergente, y ejecutar un lavado en frío. La pimienta funciona eliminando cualquier residuo de jabón en nuestra ropa, y esa es una de las principales razones por la que los colores se desvanecen.

Sal

flickr / Joanna Bourne

flickr / Joanna Bourne

Añadir unas cuantas cucharaditas de sal en el lavado para un efecto similar al de la pimienta. Esto evitará que el jabón se adhiera a las fibras.

Vinagre

flickr / Chris Martin

flickr / Chris Martin

El vinagre también es un producto asombroso para eliminar los residuos de jabón de la ropa, mientras que también funciona como suavizante natural. Añade una taza de vinagre de manzana en tu lavado y no te preocupes, pues el olor desaparecerá cuando la ropa se seque.

Limón

flickr / S.

flickr / S.

Como alternativa, podemos añadir jugo de limón a nuestro lavado. Incluso la ropa más descolorida podría volver a la vida con este poderoso compuesto.

Café o té negro

flickr / Steven Depolo

flickr / Steven Depolo

Por supuesto, también existe la opción de usar café o té negro como colorante natural para la ropa oscura. Prepara dos tazas de cualquiera de las dos bebidas que hayas elegido y añádelas a tu lavado, siempre en el compartimiento principal y no en el cajón del detergente.

Vía: hefty, traducción y adaptación por La Voz del Muro.

Publicado en Hogar