El 6 de abril de 1943 llegaba a la Tierra El Principito. Primero lo hizo en Estados Unidos, pero pronto visitó Francia, Inglaterra, España y el resto del mundo. Doscientos ochenta y ocho idiomas en total.

A pesar de su estética infantil, se han convertido en el libro preferido de muchos adultos. Y es que El Principito es un libro capaz de levantarte el ánimo, hacerte valorar lo importante y ponerte los pies sobre la tierra, todo ello en menos de 10o páginas.

En honor a Antoine de Saint- Exupéry y su valiosa obra, aquí tienes 5 lecciones de vida mostradas por El Principito y avaladas por al ciencia.

1.- Hay que reconectar con nuestro niño interior y usar su creatividad para interpretar el mundo

"Esto no es un sombrero" - Algo que no entenderás si no has leído El Principito

Esto no es un sombrero” – Algo que no entenderás si no has leído El Principito

“Pero siempre me contestaba: ‘Es un sombrero’. Entonces no le hablaba de serpientes boas, ni de selvas vírgenes, ni de estrellas. Me ponía a su altura. Le hablaba de bridge, de golf, de política y de corbatas. Y la persona mayor quedaba encantada de conocer a un hombre tan razonable”. — El narrador

El primer dibujo del este libro despierta simpatías e impacta a partes iguales, ya que con él constatamos nuestra falta de imaginación. Los adultos hemos perdido ese punto de locura que teníamos de niños, y así El Principito explica cómo: “A los mayores les encantan las cifras (…). Si decís a los mayores: ‘He visto una bonita casa de ladrillos color rosa, con geranios en las ventanas y palomas en el tejado…’, no conseguirán imaginarse esa casa. Hay que decirles: ‘He visto una casa de cien mil francos’. Entonces exclaman: ‘¡Qué fabuloso!'”.

Triste, pero cierto. Los adultos prefieren números, precios, volúmenes y medidas cuantificables, olvidándose del valor sentimental, de dejarse llevar, de inventar y enriquecer su visión e la vida. Hay que reconectar con nuestro niño interior y usar su imaginación y creatividad para ser felices.

Hace años que la ciencia demostró la importancia de la creatividad y la imaginación, para llevar una vida feliz y saludable. Por ejemplo, la un estudio de la revista Psychology of Music estableció la relación entre la creatividad y la improvisación y el menor estrés de sus músicos sobre el escenario.

La New York Academy of Sciences Researchers demostró cómo la creatividad nos permite comprender mejor a los demás. Los psicólogos señalan que las personas creativas sueñan despiertas, son capaces de evadirse, buscan experiencias nuevas, son muy observadoras y saben plantear buenas preguntas.

2.- Para sentirse bien con uno mismo, no hay que ser tan serio

“Las administro, las cuento y las vuelvo a contar. Es difícil. ¡Pero soy un hombre serio!” — El hombre de negocios

Durante su aventura a través de la galaxia, el Principito conoce a un hombre de negocios, quien se describe a sí mismo como un tipo serio. Se considera feliz porque cree poseer todas las estrellas del universo, contando su tesoro una y otra vez, mas su vida es solo monotonía y soledad. No aprecia la belleza de las cosas y por ello es capaz de sonreír.

Con este ejemplo tomamos consciencia de la segunda lección de vida: hay que apreciar el verdadero sentido de las cosas y cultivar el sentido del humor. Algo que la ciencia también respalda con sus estudios. Según la Universidad de California y la Universidad de Maryland, las personas que se ríen tienen mejor memoria y están menos estresadasIncluso puede mejorar nuestra salud.

3.- Hay que tomarse tiempo para descansar. Solo así seremos felices

el principito 1

 

“Pues que ahora, que da una vuelta por minuto, no tengo un segundo de descanso. ¡Enciendo y apago una vez por minuto!” — El farolero

El farolero es el arquetipo de persona siempre ocupada, que no tiene tiempo nada más que para encender y apagar su candil día tras día sin descanso. Cumple extraordinariamente bien con su obligación, pero nunca podrá decir que aprovechó su vida.

La ciencia sabe que la falta de sueño y descanso es fatal para nuestra salud física y mental, incluso aumentando el riesgo de diabetes, enfermedades cardíacas, infartos cerebrales, cáncer, problemas de memoria, apetito descontrolado…

Descansar no se refiere solo a dormir, sino a dedicarse tiempo a uno mismo, relajarse, desconectar de trabajo, quererse y mimarse. Un ciclo de sueño/trabajo incrementa el riesgo de depresión e infarto.

4.- Hay que explorar cosas nuevas y salir de la zona de confort

“El geógrafo no tiene por qué llevar la cuenta de las ciudades, de los ríos, de las montañas, de los mares, de los océanos y de los desiertos. El geógrafo es demasiado importante para andar callejeando. No deja su despacho”. — El geógrafo

Un geógrafo que nunca salía de su despacho, pero hace mapas, es el personaje que Saint de Exupéry utiliza para hablar de aquellas personas que prefieren no abandonar la comodidad de su mundo y la seguridad de su rutina.

Permaneciendo en la zona de confort no correremos riesgos innecesarios, pero nos perderemos un sin fin de experiencias y aprendizajes que formarán nuestro carácter, aumentarán nuestra sabiduría, abrirán nuestra mente y nos enriquecerán como personas.

Además, la ciencia confirma que quien corre riesgos envejece mejor y se mantiene en forma, física e intelectualmente. También gozan de un estrés positivo y son más eficientes en su día a día.

5.- Es mejor tomar las decisiones importantes con el corazón

el principito 2

“Este es mi secreto. Es muy sencillo: solo se ve bien con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos”. — El zorro

Solemos analizar y racionalizar nuestras decisiones, pero a veces lo que hace diferente a una opción o a una persona de otra, es lo que sentimos por ella. Así le ocurre al Principito con su rosa, y las otras mil que existen iguales. Mientras que para nosotros simplemente sería una rosa más, para él es única.

A la hora de tomar decisiones podemos tomar consejo, pero esa persona no siempre siente las cosas como lo hacemos nosotros. Por eso, la ciencia se ha afanado en comprender qué nos mueve a tomar una decisión, y cuándo solemos estar más satisfechos con el camino que hemos elegido.

Según la investigación de Journal of Organizational Behavior and Human Decision, a la hora de tomar decisiones, la intuición puede ser tan eficaz como un enfoque analítico. Y en ciertos caso, más eficaz. Así, se comprobó que incluso en el trabajo, un hombre de responsabilidad toma mejores decisiones si lo hace desde el corazón. Y es que es difícil ser deshonesto o corrupto, cuando tomamos las decisiones equilibrando la intuición y la razón.

El Principito guarda muchas lecciones valiosas sobre temas como el amor, la amistad y mucho más. No dudes en leerlo – de nuevo-, si tienes la oportunidad.

Fuentes: huffingtonpost.fr

Publicado en Miscelánea