¿Has sembrado tu huerto urbano lleno de ilusión, pero moscas, arañas y gusanos se están beneficiando de tu trabajo? Aprende a controlar las plagas y proteger tu cosecha con estos 5 pesticidas ecológicos buenos para ti y el medio ambiente.

Insecticida de tomate

spray

Como decíamos, hay plantas resistentes a ciertas plagas y las hojas del tomate tienen la capacidad de repeler a los pulgones, gusanos y ciertos tipos de orugas.

Para beneficiarte de su poder, tritura dos tazas de hojas de tomate, cúbrelas de agua y déjalas reposar una noche. De esta forma, los alcaloides presentes en las hojas se transferirán al agua.

Pasado el tiempo de espera, diluye el líquido en dos tazas de agua y fumiga con ella tus plantas.

Fungicida con leche

fungicida leche

Los hongos se extienden sigilosamente y, por ello, son una de las peores plagas a las que podemos enfrentarnos. Y es que cuando queremos darnos cuenta de su presencia, la salud de nuestras plantas podría estar comprometida. Es por eso que debemos revisar la salud de sus hojas de forma periódica, especialmente cuando haga mucho calor o haya humedad.

Los hongos más comunes son el mildiu, el oídio, la roya o la brotytis, y todos ellos son sensibles al poder fungicida del ácido láctico presente en la leche.

Elaborar un fungicida casero es muy fácil y económico, ya que solo necesitaremos leche desnatada, agua y bicarbonato.

A continuación os dejamos un vídeo completo de La Huertina de Toni, con el que conoceréis todos los detalles a fondo.

Spray de ajo

ajo
Entre las muchas propiedades del ajo, su aroma es un potente insecticida natural capaz de ahuyentar a los insectos de nuestra huerta sin dañarlos.

Para fabricarlo, tritura en la licuadora una cabeza de ajos, 5 o 6 clavos (especia) y dos vasos de agua, hasta conseguir un líquido homogéneo que deberá reposar 24 horas.

Tas la espera, dilúyelo en 3 litros de agua y pulverízalo sobre tus plantas para protegerlas. No olvides aplicar el producto por los dos lados de la hoja.

Remedio de cáscara de huevo

huevos

Los ingredientes presentes en la cáscara de huevo son un buen abono para nuestras plantas de jardín, pero además pueden impedir el avance de babosas, caracoles y algunas orugas.

Para beneficiarte de sus efectos, distribuye la cáscara de huevo triturada, dibujando un círculo protector, en torno a la base de la planta.

Insecticida de guindilla

guindilla

La guindilla es un repelente natural de gran poder, capaz de alejar a una gran variedad de insectos de un plumazo. Para usarlo, solo debes mezclar de 6 a 10 guindillas, chiles o pimientos ricos en capsaicina, con dos tazas de agua y dejar reposar toda la noche.

Al día siguiente, colamos nuestro caldo, añadimos dos tazas de agua más y pulverizamos.

Trampa cromática contra pulgones y mosca blanca

Ciertos insectos, como la mosca blanca, se sienten atraídos por el color amarillo, por lo que situar varias trampas cromáticas cerca de nuestras plantas aliviará la plaga y la reducirá a niveles aceptables. Todo ello sin verter ni una gota de pesticida.

Elaborar trampas cromáticas es tan sencillo como pintar una capa de algún material adherente -como miel, azúcar o pegamento-, sobre una superficie de color amarillo intenso.

La Huertina de Toni tiene muchos trucos interesantes para fabricar trampas cromáticas sin dañar a otros insectos, como por ejemplo las abejas. Podéis conocer toda la información en el siguiente vídeo.

Fuentes: EcoinventosLa Huertina de Toni

Publicado en Verde