Con la llegada del frío, los cristales de nuestros coches suelen empañarse o congelarse fácilmente durante la noche. Por fortuna existen varios trucos para evitarlo o poner solución casi de forma instantánea.

Sin esfuerzo, por muy poco o nada dinero y sin arañar el cristal, aquí tienes 3 trucos para eliminar el hielo y 2 maneras de evitar la formación de vaho.

Alcochol

Shutterstock

Shutterstock

Disuelve dos partes de alcohol en una de agua e introduce la mezcla en un pulverizador. Aplica sobre el cristal congelado y el hielo desaparecerá en segundos. También puede verterse el alcohol directamente sobre la luna sin disolver; aunque es igual de eficiente, resulta menos económico.

Vinagre

Shutterstock

Shutterstock

Si no te gusta el alcohol o se te acaba, el vinagre produce el mismo efecto. Disuelve una parte de vinagre en tres de agua, mezcla y pulveriza.

Cebolla

Shutterstock

Shutterstock

Parte una cebolla por la mitad y restriega con ella la luna del coche. Pasa un paño después para evitar manchas. El zumo de cebolla protegerá el cristal y evitará que se congele.

Evita la condensación del cristal con espuma de afeitar

Shutterstock

Shutterstock

Reparte una pequeña cantidad de espuma de afeitar en un trapo y extiéndela por el interior del cristal. La espuma creará una película invisible que evitará que se forme vaho dentro del coche.

Evita la condensación en el cristal con arena de gato

Shutterstock

Shutterstock

La arena de gato es un potente absorvente de la humedad del ambiente. Así pues, colocada en el interior del coche, evitará que se forme condensación en las lunas y ventanas de nuestro vehículo.

Para ello, llena un calcetín viejo de arena de gato y colócalo bajo el asiento del coche. Su poder absorbente te protegerá de la condensación durante todo el invierno. Aquí tienes un completo tutorial para crear el tuyo.

Fuente: Tiphero.com 

Publicado en Hogar