Probablemente después de un largo día de trabajo o de hacer ejercicio, lo primero que quieres al llegar a casa es tomar una larga ducha. Sin embargo durante este relajante momento de higiene personal, lograr bañarse correctamente termina siendo una practica que pasa desapercibida, por ello, debemos tener en consideración la existencia de malos hábitos, que pueden generar problemas indeseados, al desconocer cómo ducharse bien.

A continuación te mencionamos los 6 principales errores a la hora de ducharse o bañarse:

1. Lavarse el cabello todos los días.

La limpieza del cabello es una práctica esencial en la ducha, sobre todo en las mujeres, que en búsqueda de un aspecto saludable y fresco, acostumbran a lavarlo todos los días. Sin embargo, el uso frecuente del champú y acondicionador puede resecar y maltratar el cuero cabelludo, alterando la segregación de los aceites naturales que este genera.

¿Con qué frecuencia deberías lavarte el pelo? Aunque algunos extremistas sugieren lavarlo solo una vez a la semana, lo ideal es no abusar y hacerlo unas tres o cuatro veces a la semana, dependiendo del tipo de cabello, e intentar utilizar poco champú, preferiblemente productos naturales.

2. No lavar los pies.

Al bañarnos, los pies quedan opacados ante la parte superior del cuerpo, que recibe la mayor atención, agua y jabón. Saltarse el lavado de esta zona en especial, evita ducharnos correctamente, ya que los restos de agua que caen hacia los pies no son suficientes para asearlos, ocasionando diversas consecuencias: infecciones por hongos y olores desagradables.

3. Tardar mucho tiempo en la ducha.

Tomar duchas demasiado largas puede crear graves problemas en la piel, demorar al bañarse altera la humedad natural que la caracteriza. El tiempo recomendable para la ducha diaria de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), es de unos diez minutos máximo, más allá de eso, la piel sufre una mayor pérdida de protección y desequilibrio en la actividad de las glándulas sebáceas. Procura tomar duchas cortas, es mas saludable y ademas ayudas a que el consumo de agua y energía sea sostenible.

4. ¿Ducharse después de hacer ejercicio?

¿Saliste del gimnasio o de tu clase de CrossFit y estás demasiado cansado como para tomar una ducha? Si eres uno de ellos, deberías saber que no bañarse después de hacer cualquier ejercicio físico produce más que simples malos olores. El cuerpo libera toxinas y bacterias a través de la sudoración, no es bueno dejar que el sudor que has transpirado se seque, en especial si quieres evitar brotes de acné e infecciones cutáneas.

Por otro lado, además de eliminar las impurezas que nuestro organismo genera durante la actividad física, para bañarnos correctamente hay que tener en cuenta que, si acabas de realizar algún entrenamiento de alta intensidad ¡no debemos meter la cabeza inmediatamente bajo el chorro! primero debes meter los pies, luego sólo hasta la cintura, y así progresivamente hasta llegar a la cabeza, evitando de esta manera un cambio de temperatura brusco.

5. Frotar la piel con fuerza al secarse.

Al secarse, es aconsejable no utilizar demasiada fuerza. Aunque las toallas no son dañinas, la excesiva rudeza al secar puede generar sensibilidad y perdida de la hidratación natural de la piel. ¿Cómo secarse? es mejor secarse con pequeños toques, suaves palmadas en las áreas húmedas, sin generar una fricción que perjudique la piel después de bañarse. Ademas se recomienda aplicar crema hidratante para mantener el pH natural de la piel balanceado.

6. Dejar la esponja de baño en la ducha.

El estropajo vegetal es un producto de higiene personal muy útil para una buena ducha: estimulan la circulación, exfolian, eliminan las células muertas y casi todo tipo de impurezas en la piel. Sin embargo, las esponjas de Luffa también pueden convertirse en el lugar perfecto para que las bacterias y hongos vivan cómodamente.

“La atmósfera de la ducha es la apropiada; un entorno húmedo sin mucha ventilación perfecto para las bacterias”

Para ducharse correctamente, después cada baño es fundamental enjuagar bien la esponja y colocarla en un lugar que facilite su secado. Al no secarse correctamente las bacterias encuentran un lugar propicio para vivir, debido a que estas se alimentan de cualquier materia orgánica, como las células de la piel desechadas que se quedan en la esponja. Por lo tanto, lo que haces es restregarte toda la suciedad del día anterior, para nada saludable.

Publicado en Salud
Fuentes consultadas:
http://www.huffingtonpost.com/littlethingscom/10-shower-habits-that-you_b_9828388.html
https://mejorconsalud.com/7-malos-habitos-seguimos-la-ducha-no-sabemos-nos-hacen-dano/#
http://www.saludfisicamentalyespiritual.com/2013/07/ducharse-inmediatamente-despues-de.html