6 mitos que hemos oído sobre dormir y que sin embargo no son ciertos

Enlace patrocinado
por Ana Hache
el 15/11/2016 en Estilo de vida

Las horas de sueño y el modo en que dormimos es un tema que nos trae de cabeza, nunca mejor dicho. Numerosos mitos y leyendas giran en torno a las costumbres del descanso, pero no todas ellas son ciertas. Aunque es importante prestarle atención, hay que saber qué creerse y qué no, ya que nos pasamos más de un tercio de nuestra vida durmiendo.

Eso supone unos 24 años de media, pero sin embargo poco sabemos sobre el sueño. Lo más básico que podríamos decir sobre él es que es un estado de autorregulación y reposo uniforme y que se caracteriza por los bajos niveles de actividad fisiológica (presión sanguínea, respiración) y por una respuesta menor ante estímulos externos. Pero, aparte de eso, hay tantos detalles como formas de dormir.

He aquí media docena de mitos que, si bien creímos firmemente, no son del todo ciertos.

El café y el dormir son verdaderos enemigos

mitos-dormir-error4

La cafeína ha sido el enemigo de los sueños desde tiempos inmemoriales; sin embargo, ahora podríamos decir que no es así. Resulta que un estudio reciente revela que la cafeína tarda unos 20 minutos en hacer efecto y se recomienda que las siestas no sean de más de 30 minutos. De esta forma, si te tomas un café antes de la siesta, tendrás los beneficios de ambas cosas: el descansar y la fuerza necesaria para levantarte activo.

Cuando dormimos nos tragamos arañas

mitos-dormir5

La popular creencia de que todo ser humano engulle unas 8 arañas en su vida no es una regla, y mucho menos es un hecho científico. Que creamos que al dormir nos tragamos arañas se debe a un artículo que vio la luz en 1993 y que quería demostrar cuán crédulos eran los humanos. No solo es mentira, sino que mientras dormimos las arañas huyen de los humanos, no les interesamos a estos bichos.

Dormir en el trabajo es una barbaridad

mitos-dormir6

Quizá no en mitad de una reunión o mientras haces algo importante, pero poder dar una pequeña cabezadita es más que productivo. Descansar aumenta los niveles de productividad y creatividad, la capacidad de atención y las capacidades de resolución de problemas. Así, en esta línea hay ya muchos puestos de trabajo que cuentan con alguna sala de descanso o unos cuantos sillones cómodos.

Nuestro ciclo de sueño actual es una patraña

mitos-dormir3

Es común creer que antes de la Revolución Industrial (y por tanto de la llegada de la electricidad) la gente no era capaz de dormir toda la noche y se veían obligados, además, a despertarse con el sol.

Hay cientos de referencias históricas que apuntan a la práctica de dormir a intervalos. La costumbre de realizar dos grandes sueños a lo largo de la noche separados por una vigilia nocturna de unas dos horas estaba bastante extendida. La práctica segmentada del sueño comenzó a desvanecerse alrededor del siglo XVII, cuando llegó la mejora en los hogares y el alumbrado público. De este modo las actividades nocturnas se reservaron para los borrachos y los criminales.

La comida picante te hace tener pesadillas

mitos-dormir4

No, comer alimentos muy especiados no te hace tener pesadillas. Sí es cierto que durante la fase de sueño REM nuestro cuerpo se enfría y los alimentos picantes aumentan la temperatura corporal, lo que hace que se interrumpan las primeras etapas de nuestro ciclo de sueño y que los sueños sean más conscientes; pero en absoluto alimenta que tengamos pesadillas.

Tendremos sueños sin importar lo que hayamos comido, lo único que puede ser más probable al comer picante es que los recordemos mejor que nunca al ser más vivos.

Se puede recuperar el sueño perdido

mitos-dormir-error1

Por desgracia no se puede reparar el daño hecho, ya puedes pasarte toda la noche viendo series que por mucho que duermas al día siguiente no será una recuperación de sueño. Al menos no lo es cuando se trata de hablar de la pérdida de sueño a largo plazo.

Sucede que la irritabilidad y el tiempo de reacción de nuestro cuerpo ya ha sufrido cuando cambiamos el ritmo. Lo mejor es tener noches de sueño reparador de forma constante y homogénea. Cuando se trata de dormir bien, hay que pensar en nuestro cuerpo y echar la siesta si lo necesitamos. No comer justo antes de irse a la cama y tener un buen colchón también son cosas que ayudan a descansar bien.

Fuente: digg.com, wikipedia, 

Si te gustó, compártelo:

¿Quieres escribir en La voz del muro? Déjanos tu email

Síguenos en Facebook

Artículos relacionados y más