Los humanos hemos pasado, según los científicos y la teoría evolucionista, por una evolución partiendo de un antepasado compartido con los chimpancés y acabamos siendo bípedos increíblemente desarrollados, aunque todavía guardamos cierto parecido con nuestros ancestros. Por otro lado, también nos hemos diferenciado en muchas cosas, desde luego. 

Tras millones de años en los que esos cambios se han llevado a cabo, conservamos aún órganos con funciones desconocidas u obsoletas, a los que se les llama vestigiales. Todo lo investigado apunta a que estos  miembros pertenecían a antiguos homínimos que sí los usaban, estos son algunos ejemplos.

1. Músculo palmar largo

Se trata de un ligamento que se activa cuando juntas tu dedo pulgar y tu dedo meñique, pero por genética no todas las personas lo tienen. Esto se mantiene ahí debido a que en un pasado muy lejano teníamos garras para trepar y saltar de árbol en árbol, además e capturar nuestras presas. 

2.  Pliegue epicántico

Es una característica de la raza mongoloide, aunque también se ha dado en otras razas. El pliegue epicántico es una capa de piel que se extiende hasta que cubre el lagrimal y no tiene utilidad ninguna más allá de recordarnos que todos tenemos el mismo origen. 

3. Punto de Darwin 

También conocido como músculo del oído, permitía que nuestros antepasados moviesen las orejas de un lado a otro para detectar sonidos y el lugar de dónde venían con más claridad. No todos podemos mover las orejas actualmente, pero seguro que conoces a alguien que pueda hacerlo y ya sabes por qué. 

4. Muelas del juicio

Estos molares que tantas molestias causan a las personas a las que les salen no sirven para nada. Nuestra dieta ha cambiado tanto en miles de años que ya no es necesario tener la boca tan grande para masticar los alimentos, desde luego no comemos lo mismo que los primeros homínidos. Antes se necesitaban 32 dientes para masticar bien, pero con la alimentación actual (blanda y procesada), estas muelas lo único que hacen es causar molestias. 

5. Pliegue semilunar en el lagrimal 

Esta membrana, conocida también como tercer párpado, cubre una parted el globo ocular, también sin ninguna función o al menos sin ninguna conocida aún. 

6. Carne de gallina 

Cuando tenemos frío, estamos emocionados o nos sentimos intimidados, se nos pone la carne de gallina. Esto era una característica corporal de los primeros homínidos que se protegían del clima, pues al endurecerse los poros de la piel y adoptar esa forma, el calor interno se conserva durante más tiempo. Los animales también tienen esta función de erizarse cuando se sienten intimidados para parecer más amenazadores.

Publicado en Ciencia
Fuentes consultadas:
https://www.recreoviral.com/curiosidades/pruebas-evolucion-en-el-cuerpo/
http://masterchollo.com/6-rasgos-de-nuestros-ancestros-que-nuestro-cuerpo-todavia-conserva/