Marilyn Monroe tomó una buena decisión cuando optó por dormir desnuda con unas gotas de Chanel Nº5, y la ciencia lo confirma. Varios estudios dicen que dormir desnudo, solo o acompañado, tiene importantes beneficios físicos, psicológicos y sexuales. Conocemos todos a continuación.

Descansarás mejor

dormir desnudo 1

Cada noche nuestro cuerpo desciende la temperatura corporal medio grado con el fin de asegurar el sueño profundo, algo que el pijama impide.

Dormir desnudo en cambio, evita que el cuerpo acumule temperaturas altas y favorece la liberación de melatonina, una hormona que favorece el descaso y combate el envejecimiento celular.

Es bueno para nuestra higiene y la salud de la zona íntima

Dormir sin ropa es más higiénico, ya que el calor y el sudor provocado por la ropa interior es caldo de cultivo para la proliferación de bacterias que, sobre todo en mujeres, pueden provocar infección.

En el caso de los hombres, dormir desnudo mejora la fertilidad ya que la producción de espermatozoides funciona mejor a temperaturas ligeramente inferiores.

Mejora tu vida sexual

dormir desnudo 2

El roce hace el cariño y el contacto piel con piel bajo las sábanas favorece los encuentros. La razón tras este satisfactorio benéficio es que dormir desnudo eleva los niveles de oxitocina, una sustancia conocida como la “hormona del amor” y que entre otras cosas influye en nuestros patrones sexuales.

Tendrás un buen despertar

No solo será más sencillo despertarse, sino que lo haremos con más energía y buen humor. Y es que cuando suena el despertador y el cerebro consiente comienza a tomar el control, comprueba los sistemas sensoriales sintiendo el frescor de la mañana y la diferencia de temperatura entre el interior y el exterior de la cama, lo que ayuda a desperezarnos antes.

Adelgaza

dormir desnudo 3

Sí, dormir desnudo adelgaza y no por aquello de la vida sexual, que también, sino porque nuestra grasa marrón o parda se quema para compensar la pérdida de temperatura y lograr regularse.

Esto se consigue siempre y cuando durmamos desnudos y con la habitación relativamente fresca, no en aquellos pisos en los que se abusa de la calefacción.

Fuente: huffintongpost.com y littletihings.com

Publicado en Salud