Se desconoce cuándo apareció la homosexualidad en la vida de los seres humanos y de otras especies de animales, aunque debió ocurrir cuando dos personas o seres del mismo sexo se encontraron sobre la faz de la tierra. Varios estudios antropológicos afirman que se trata de una constante universal de la cultura y que ha estado presente tanto en pueblos primitivos como en otros desarrollados, yendo desde las civilizaciones precolombinas hasta las grandes ciudades actuales. 

Al haber existido en todas las culturas y épocas de la Historia, se trata de una reliquia de nuestra evolución y su práctica no se basa en su prohibición o aceptación social, sino que la única diferencia que existe es en si se lleva a cabo de forma oculta o visible a la sociedad. 

Estos son algunos datos sobre la homosexualidad a lo largo de la Historia que muestran cómo la visión de la homosexualidad fue cambiando junto con su contexto social y con la cultura. Desgraciadamente, en algunos aspectos, no lo hizo a mejor, ni mucho menos.  

1. GRECIA 

uMuseo Arqueológico Nacional de Atenas (Grecia) 

En la Antigua Grecia, se distinguía el comportamiento sexual por cómo se adaptaba a las normas sociales, basadas en el género, la edad y el estatus social. 

Existen dos puntos de vista sobre la actividad entre personas homosexuales, mayoritariamente la información que se conserva es sobre los hombres, los cuales, una vez llegados a la edad adulta, podían prostituírse

El primero, habla de que existían dos polos opuestos, el de los activos (penetradores) y el de los pasivos (penetrados). Estos roles sexuales se asociaban con los sociales del dominio y la sumisión: El hombre activo representaba a la masculinidad, el estatus social alto y la edad adulta, mientras que el hombre pasivo se asociaba con la feminidad, el estatus social bajo y la juventud. De hecho, que un hombre distinguido fuese penetrado por alguien socialmente inferior era motivo de vergüenza. 

En cambio, un segundo punto de vista menciona que las relaciones entre hombres se basaban normalmente en un hombre adulto activo y uno joven pasivo. Además de incluir sexo, eran afectivas, amorosas y cariñosas, y fueron un pilar en el que se apoyaron la guerra, la política, el arte, la literatura, y el mundo griego en general. 

Lo cierto es que la forma de relaciones sexuales más común entre hombres en Grecia era la paiderastia, y se basaba en la relación entre un hombre distinguido y mayor que educaba, protegía y daba cariño a un joven que le aportaba a cambio su belleza, juventud y compromiso. Los segundos solían respetar y honrar a los primeros, sin desearles sexualmente, ya que si lo hicieran quedarían estigmatizados socialmente. 

2. ROMA 

En la Antigua Roma, varios autores, como Suetonio o Tácito, veían la homosexualidad como un símbolo de degeneración moral y de decadencia cívica. Lo cierto es que la homosexualidad se vivía de forma parecida a como se hacía en la Antigua Grecia, antes del dominio del cristianismo. Era frecuente que un hombre penetrara a alguno de sus esclavos o a un joven, pero que ocurriese todo lo contrario, es decir, ser hombre y ser penetrado, era un motivo por el que avergonzarse. 

La homosexualidad no estaba penada, muchos emperadores como Marco Antonio y Augusto César tenían amantes masculinos con los que mantenían relaciones sexuales sin problema. En ellas, siempre había unas reglas a respetar y unos roles que seguir, los de amo y sometido. Generalmente,  los sometidos eran hombres muy jóvenes de clase social inferior o esclavos. 

En el siglo VI d.C, el Imperio Romano prohibió que las personas pudiesen tener relaciones con otras de su mismo sexo debido a la influencia del Cristianismo. Ésta se convirtió en la religión de moda y las que promovían las relaciones homosexuales fueron prohibidas. Según el Cristianismo, el sexo debía mantenerse con fines reproductivos, y otro tipo de sexualidad era una influencia maligna para la sociedad. 

3. EGIPTO 

Los datos que existen sobre la homosexualidad en el Antiguo Egipto son escasos y ambiguos. Se sabe que los egipcios conocían el sexo entre hombres y entre mujeres, ya que aparece en un mito y hay imágenes de ello, pero se desconoce si esto era visto como algo negativo o era aceptado. 

En una mastaba de Saqqara de alrededor del 2400 a. C. que pertenecía a dos altos funcionarios del faraón Nyuserra de la V dinastía, aparecieron imágenes de éstos abrazándose en situaciones semejantes a las de los matrimonios heterosexuales. Esto indica que ambos eran pareja, aunque algunos historiadores piensan que pueden haber sido hermanos. 

La homosexualidad se trata también en el mito egipcio de Seth y Horus. Seth dominaba el Alto Egipto, mientras que su sobrino Horus lo hacía en el Bajo Egipto. El primero intentó violar al segundo y acabaron luchando encarnizadamente durante días, convertidos en hipopótamos del Nilo. Durante la pelea, Seth le sacó un ojo a Horus y éste le arrancó el pene al otro, pero gracias a la intervención del dios Tot, acabaron reconciliados. 

Para algunos historiadores, este mito simboliza la confrontación entre el Alto y el Bajo Egipto, aunque para otros la unión final entre ambos era un símbolo de la unión entre personas del mismo sexo. En algunas versiones se cuenta que Seth da a luz a un niño de Horus, mientras que en otras se dice que Horus recogió el semen de Seth e hizo que éste se lo tragase sin darse cuenta para que, a la hora de invocar a semen en el juicio por la violación, el deshonrado no fuese él sino Seth por tenerlo en su estómago.  En este relato, no queda del todo claro si la sociedad condenaba las relaciones homosexuales, la violación o el hecho de ser el que es penetrado. 

4. ADELFOPOIESIS 

La adelfopoiesis era una ceremonia en la que se unían dos personas del mismo sexo, generalmente hombres, en una convivencia aparentemente fraternal pero que escondía en muchas ocasiones relaciones íntimas y de pareja. Esto se dio durante la Edad Media y a comienzos de la Edad Moderna en varias iglesias cristianas, sobre todo de Oriente. 

Para la Iglesia, las personas que llevaban a cabo este rito se unían espiritualmente para seguir conjuntamente las enseñanzas de Cristo, quedando como hermanos. Si uno moría, el otro podía heredar todos sus vienes, si ambos lo hacían, podían ser enterrados juntos, como si fuesen un matrimonio normal. 

El historiador John Boswell encontró en los Archivos Vaticanos 80 manuscritos auténticos que prueban que la adelfopoesis existió y que sus protectores -unidos por esta ceremonia- fueron San Sergio y San Baco. Además, se encontraron varias tumbas de la época con dos hombres enterrados juntos en Reino Unido. Algunas personas -pertenecientes a la Iglesia o seguidores- continúan negando que este tipo de uniones fuesen un tipo de matrimonio o que hubiese homosexuales que recurriesen a ellas por aquel entonces, a pesar de que hay pruebas de que fue así y de que la homosexualidad no apareció de la noche a la mañana lejos del ámbito eclesiástico. 

5. CHINA y JAPÓN 

En China la homosexualidad era muy normal desde las dinastías Song y Ming hasta la época moderna con la dinastía Qing. Existen muchos dibujos y pinturas que hacen referencia a la homosexualidad durante estas épocas. Además, la atracción sexual por el mismo sexo no estaba perseguida y hay muchas citas sobre el tema en textos antiguos. Muchos emperadores de la dinastía Han tuvieron varios amantes masculinos y consta que había también lesbianas

En Japón también existían homosexuales y transgénero y esto se reflejaba en obras literarias. Además, algunos emperadores mantenían este tipo de relaciones con otros jóvenes y en ocasiones retenían muchachos para hacerlo. Durante la Edad Media, de hecho, era común que miembros del ejército japonés practicasen la pederastia masculina, es decir, que mantuviesen relaciones sexuales los hombres adultos con otros más jóvenes y bellos. 

6. PIRATAS HOMOSEXUALES 

La homosexualidad y las prácticas homosexuales estaban aceptadas en el ambiente marítimo, ya que no había apenas mujeres en ese grupo social. Era parte de la vida diaria de los piratas, algunos hasta rechazaban mantener relaciones sexuales en los puertos, cuando era posible tener contacto con mujeres, en su mayoría prostitutas. 

Cuando capturaban mujeres, en muy pocas ocasiones las usaban para disfrute sexual, eran más las veces en las que simplemente las secuestraban para pedir un rescate. Los piratas solían raptar hombres jóvenes a los que enseñar cómo ser un pirata y cómo vivir en alta mar. El pirata que tutelaba al joven y éste solían dormir y comer juntos, creando lazos fuertes y compartiendo hasta el botín. 

En la piratería fue donde se dieron los primeros matrimonios homosexuales de la historia moderna, por la unión matelotage.  El matelotage era un contrato entre dos hombres adultos, que incluía el cuidarse mutuamente, luchar juntos, compartir los bienes y dejar una herencia en caso de fallecimiento al cónyuge. Curiosamente, se le llamaba matelot solo al pirata del matrimonio más joven, más débil o económicamente desfavorecido. 

Fueron famosas varias uniones entre piratas del mismo sexo, como la de Anne Bonny y Mary Read o Bartholomew Roberts y John Walden. 


7. HOLOCAUSTO NAZI 

Durante el Holocausto, los homosexuales eran considerados inferiores y su condición era vista como un defecto genético. Por ello, les aplicó una ley del Código Penal de Alemania creada en 1871 y que decía que debían ser encarcelados y que sus derechos civiles quedaban requisados. 

Durante el final de la Primera Guerra Mundial y el ascenso al poder de Hitler, esta ley casi no se puso en práctica y Berlín era una ciudad de gran vida homosexual. En cuanto el dictador subió al poder, las personas homosexuales fueron apresadas o llevadas a campos de concentración. Alrededor de 100.000 hombres fueron arrestados por ello entre 1933 y 1945, 50.000 fueron encarcelados y 15.000 enviados a los campos. 11.000 de ellos murieron, en muchas ocasiones acosados, torturados y asesinados de formas especiales. 

Los prisioneros homosexuales llevaban en los campos un triángulo invertido rosa que les diferenciaba de los demás. Aquellos que también eran judíos, llevaban además la estrella de David. Actualmente, este símbolo es utilizado por organizaciones que luchan por los derechos de los homosexuales y por su integración en la sociedad.  

A las mujeres lesbianas, en cambio, se les marcó con un triángulo invertido negro. Si además eran judías, llevaban también una estrella amarilla. Su condena se basaba en que eran antisociales y una lacra debido a que se negaban a establecer familias tradicionales que permitiesen el desarrollo de la raza aria. 

Publicado en Cultura y ocio
Fuentes consultadas:
https://www.youtube.com/watch?v=-2Vi0ep4U3E
https://es.wikipedia.org/wiki/Anne_Bonny
https://es.wikipedia.org/wiki/Mary_Read
https://books.google.cl/books?id=RGqxfkOC8lkC&pg=PT154&lpg=PT154&dq=Aboard+buccaneering+vessels,+homosexuality+was+an+accepted+part+of+life&source=bl&ots=Rd0UpZGbMI&sig=dnOVifMAmqINGgAIImiWM9NaBog&hl=es-419&sa=X&ei=aIyfVKboAYHkgwSXuIHYDg&ved=0CCEQ6AEwAA#v=onepage&q=Aboard%20buccaneering%20vessels%2C%20homosexuality%20was%20an%20accepted%20part%20of%20life&f=false
https://es.wikipedia.org/wiki/Homosexualidad#Homosexualidad_a_lo_largo_de_la_historia
https://es.wikipedia.org/wiki/Homosexualidad_en_la_Antigua_Grecia
http://www.fertilab.net/ginecopedia/sexualidad/homosexualidad/historia_de_la_homosexualidad_1
https://supercurioso.com/adelfopoiesis-bodas-mismo-sexo/
https://es.wikipedia.org/wiki/Homosexualidad_en_el_Antiguo_Egipto
https://es.wikipedia.org/wiki/Historia_LGBT#Egipto