Junto con la depresión, el insomnio y los problemas derivados de un descanso deficiente, son los trastornos más frecuentes a nivel global.

Sus consecuencias van mucho más lejos que unas simples ojeras y un poco de cansancio. Dormir mal, o poco, tiene un gran impacto sobre nuestra agilidad mental, buen juicio y actitud positiva, produciendo cuadros de irritabilidad, falta de reflejos visuales, disminución de la capacidad de atención y reacción, y empeoramiento de la memoria.

Si sufres de problemas para conciliar el sueño o te sientes cansado al despertar, es hora de revisar tus hábitos y rutinas para identificar errores y mejorar tu descanso. Especialmente aquellos que cometemos durante los fines de semana.

7 errores de fin de semana que arruinan por completo nuestro descanso cotidiano.

1. Dormir hasta tarde al día siguiente

dormir bien 3

Ya sea por haber trasnochado, o simplemente por disfrutar de unas horas más de sueño, muchas personas duermen hasta bien entrada la mañana los sábados y domingos. También es frecuente rendirse al placer de una larga siesta, casi siempre a deshora.

Este inocente gesto es en realidad uno de los peores errores que podemos cometer, ya que provocamos el mismo efecto que un cambio de zona horaria, con el consecuente jet lag.

Cuando proporcionamos a nuestro cuerpo este alivio inmediato estamos hipotecando nuestro ciclo de sueño. Del mismo modo que un niño que se ha atiborrado de chucherías pierde el hambre, nuestro cuerpo se siente relativamente bien cuando nuestra rutina nos obliga a ir a la cama. El resultado, como puedes imaginar, es el insomnio y un lunes terrible.

Para no romper nuestro ciclo circadiano, se recomienda continuar con nuestra rutina habitual y levantarnos, como máximo, 30 minutos más tarde de lo habitual. Tampoco bajar las persianas de nuestra habitación para que la luz natural detenga la producción de la hormona del sueño y nuestro cuerpo se ponga en marcha.

Es mejor dormir poco para conciliar el sueño, que mucho a deshora y sufrir de insomnio. Si te sientes cansado, puedes dar una cabezada de 20 minutos en la siestas, y si has bebido… mucha agua y un ibuprofeno.

Si haces eso, podrás dormir como un angelito cuando llegue la noche, manteniendo tu descanso intacto y empezando con fuerza la semana.

2. No hacer ejercicio durante el fin de semana

Los estudios demuestran que un poco de ejercicio durante la mañana mejora nuestro sueño profundo en un 75%. Una cifra nada despreciable.

El fin de semana es uno de los mejores momentos para ponerse manos a la obra y disfrutar de una larga caminata por las afueras de la ciudad o el campo, ya que de nuevo, la inactividad y los malos hábitos, rompen nuestra rutina de descanso.

3. Beber demasiado alcohol

El fin de semana es para relajarse y disfrutar, pero con el alcohol no debemos perder la moderación. Si nos pasamos de la raya, su efecto en nuestro sistema nervioso interrumpe nuestros patrones de sueño.

En 2013, se demostró que existe una relación directa entre el consumo de alcohol y el tiempo necesario para conciliar el sueño, así como en la calidad del sueño profundo. Al parecer, el alcohol afecta a nuestra fase REM, por eso levantamos cansados incluso durmiendo muchas horas.

Para evitarlo, bebe con moderación y deja que transcurran al menos dos horas antes de ir a la cama. De esta forma tu cuerpo podrá metabolizar el alcohol evitando que afecte a tu descanso.

4. Haces cenas demasiado copiosas y picas snack antes de ir a la cama.

dormir bien 2

Comer mucho afecta a nuestra digestión y ésta a nuestro descanso. Desde problemas de acidez, reflujo y pesadez, hasta fluctuaciones en los niveles de insulina que podrían hacernos despertar y pasar una noche inquieta.

Se recomienda comer ligero y evitar cenas de carbohidratos y azúcares, de esta forma dormirás mejor.

5. Tomar café bien entrada la tarde

Ya se sabe, comidas familiares, tardes de sobremesa o una reunión vespertina con los amigos, son algunos de los rituales de fin de semana en los que podemos abusar del café.

Puedes pensar que este excitante no te afecta mucho, pero lo cierto que interfiere en nuestro descanso y, cuanto más mayores nos hacemos, peor. Se necesitan al menos 6 horas para asimilar la mitad de cafeína ingerida y devolver al cuerpo unos niveles aptos, que no ideales, para el descanso. Por ello, durante el fin de semana y a partir de la hora de comer, elige café descafeinado o infusiones como el roibos. De esta forma descansarás más y mejor.

6. Ver demasiada televisión

dormir bien 1

Los domingos perezosos delante de la televisión son un plan gustoso, pero después de varias horas de permanecer tumbados nuestro cuerpo tendrá problemas para conciliar el sueño, sobre todo si lo hacemos desde la cama.

Según un estudio, el cerebro necesita sentirse activo y estimulado durante el día para relajarse durante la noche, y abusar de la televisión produce el efecto inverso.

Si quieres disfrutar de tu serie favorita hazlo a primera hora de la tarde y después supera la pereza, sal a dar un paseo y realiza alguna actividad doméstica antes de dormir.

7. Usar el teléfono, la tablet o el ordenador antes de dormir

La luz azul de nuestros dispositivos electrónicos suprimen la producción de melatonina, la hormona del sueño. Es así de simple, no hay más. Evitar la lectura en nuestros dispositivos y evitar la luz azul de dos a tres horas antes de acostarse, mejorará nuestro sueño.

Cometo uno, varios o todos los errores, ¿qué puedo hacer?

shutterstock_247427473

Es cuestión de mentalidad y preferencias. Nadie quiere renunciar a las fiestas, las cenas copiosas y deliciosas, las copas y el café con los amigos, pero si estos malos hábitos te provocan un bajo rendimiento personal y laboral, tal vez las molestias no compensen la falta de moderación.

Si la factura negativa es demasiado alta, es momento de hacer balance y ser más comedido. No hay que renunciar a todo eso, solo reducirlo.

Tal vez creas que descansar bien y disfrutar de un sueño reparador no merece las molestias, pero eso es que hace tiempo que no disfrutas de sus efectos positivos. Piénsalo, ¿cómo te sientes cuando descansas bien, cómo es tu humor, cuál es tu predisposición ante la vida?

Haz balance, elige y prueba a corregir estos errores de fin de semana, puede que dentro dos meses seas un firme defensor de estos hábitos.

Fuente: realsimple.com Traducción y adaptación Lavozdelmuro.net

Publicado en Salud