Después de años vistiendo zapatos, nuestros pies se resienten y los callos y durezas comienzan a aparecer. Esto es normal, pero también puede ser doloroso y desagradable.

Para volver a lucir sandalias como antes, aquí tienes 7 remedios caseros con los que eliminar callosidades y cuidar nuestros pies.

¿Qué son los callos?

Una callosidad es un área dura de piel que se forma en la planta de nuestro pie, como respuesta a la fricción o presión de nuestros zapatos. Generalmente no provocan dolor, aunque si es cierto que pueden tomar formas desagradables y afear nuestros pies.

Llamamos callos a las callosidades que aparecen en los dedos de los pies, generalmente en los nudillos. Aunque también se forman como respuesta a la fricción, debido a su dureza y la sensibilidad de esta zona de piel, los callos suelen ser bastante dolorosos.

Si padeces dolor o simplemente deseas eliminar tus callos para disfrutar d unos pies bonitos, aquí tienes 8 remedios para tratar estas afecciones.

Vinagre de manzana y aceite de ricino

Celine Haeberly para littlethings

Celine Haeberly para littlethings

Remoja tus pies en agua caliente y una taza de vinagre de manzana hasta que la piel se ablande. Después, usa una piedra pómez para limar con suavidad tus callosidades. Seca tus pies y coloca una gota de aceite de ricino sobre cada callo frotando ligeramente.

Repite cada día durante 10 días y disfruta de unos pies perfectos. Luego repite cada 4 o 7 días para mantener los pies sanos.

Vitamina E o A concentrada

Celine Haeberly para littlethings

Celine Haeberly para littlethings

Tanto la vitamina E y la vitamina A tienen el poder de regenerar la piel y por ello son efectivas para el tratamiento de callosidades. Frota el contenido de una cápsula de aceite concentrado -sea de vitamina E o vitamina A, según tu preferencia-, y cubre con un calcetín de algodón. Repite todos los días antes de ir a la cama hasta que los callos desaparezcan.

Piel de limón

Celine Haeberly para littlethings

Celine Haeberly para littlethings

Corta un trozo de cáscara de limón, tan grande como la zona a tratar, y fíjala con un vendaje sobre el callo. Después coloca un calcetín de algodón y descansa con el durante toda la noche. Repite hasta que desaparezca por completo. El ácido cítrico eliminará la callosidad sin dañar nuestra piel.

Cebolla y vinagre blanco

Celine Haeberly para littlethings

Celine Haeberly para littlethings

Remoja un trozo de cebolla en vinagre blanco durante 24 horas. Después aplica sobre la callosidad con un vendaje y cubre con un calcetín. Déjalo actuar toda la noche y el callo desaparecerá.

Este remedio es igual de efectivo que el limón, pero su olor será mucho más fuerte.

Pan y vinagre de manzana

Celine Haeberly para littlethings

Celine Haeberly para littlethings

El pan con vinagre es un remedio ideal para tratar callosidades de gran tamaño. Para ello, remoja en vinagre una rebana de pan de molde -preferiblemente endurecida-, colocada sobre la callosidad a tratar y recubre con papel film. Después coloca un calcetín y deja reposar toda la noche. Repite hasta que la callosidad desaparezca.

Aceite de ricino

Celine Haeberly para littlethings

Celine Haeberly para littlethings

El tratamiento con aceite de ricino es idóneo para callos de pequeño tamaño, y aquellos situados en lugares de difícil vendaje. Además puede aplicarse durante el día, incluso con nuestro calzado habitual.

El remedio precisa de la compra de almohadillas para callos, un accesorio que se coloca en torno a la callosidad y la protege.

Coloca la almohadilla en la zona a tratar y vierte unas gotas de aceite de ricino sobre el callo. Después cubre con un poco de esparadrapo y un calcetín. Repite hasta que los callos desaparezcan.

Aspirina

Celine Haeberly para littlethings

Celine Haeberly para littlethings

El ácido acetilsalicílico es un agente corrosivo capaz de eliminar la piel muerta, sin dañar ni quemar el tejido vivo.

Aplasta cinco pastillas de aspirina y añade 5 gotas de vinagre de manzana hasta formas una pasta uniforme. Aplica sobre el callo y pon un vendaje provisional. Deja actuar 10 minutos y después frota la piel con una piedra pómez. Repite cada dos días hasta que desaparezcan.

Sales Epsom

Celine Haeberly para littlethings

Celine Haeberly para littlethings

Este remedio tarda más tiempo en actuar, pero es más relajante y permite cuidar la salud de nuestros pies integralmente.

Disuelve un puñado de sales Epsom en un barreño con agua caliente y remoja tus pies durante 10 minutos. Suaviza la piel muerta con una piedra pómez y después aplica una crema hidratante.

Repite todos los días hasta que las callosidades desaparezcan, después realiza el ritual cada tres días y siempre tendrás unos pies perfectos, sin durezas, callosidades o grietas.

Fuente: littlethings.com

Publicado en Moda y belleza