¿Ultimamente te sientes hinchado y no sabes por qué? ¿Tus tripas se mueven y suenan sin control después de una comida ligera? ¿Alternas días buenos y otros con visitas al baño urgentes e irregulares?

Si la respuesta es sí, y llevas una temporada sufriendo estos síntomas, es hora de visitar a tu médico pues tal vez hayas desarrollado intolerancia a la lactosa.

La intolerancia a la lactosa es un problema digestivo que puede aparecer de forma natural y espontánea durante nuestra vida adulta.  En ocasiones es temporal y en otras permanente.

Descubre las principales señales y algunos datos interesantes sobre la intolerancia a la lactosa.

Hinchazón y gases

mas lactosa 2

Nuestro cuerpo produce una enzima, la lactasa, que descompone la lactosa de la leche y permite su digestión.

Cuando tenemos intolerancia ocurre que nuestro cuerpo deja de producir lactasa en cantidad suficiente para digerir la lactosa, y esta es procesada por las bacterias de nuestro colón descomponiéndola en hidrógeno, anhídrido carbónico, metano y ácidos grasos de cadena corta que provocan síntomas como: dolores, hinchazón abdominal, diarrea, etc.

Tu vientre hace ruidos

mas lactosa 4

Sin lactasa, los líquidos y gases se contraen y comprimen a lo largo del intestino como si de un globo se tratara. El resultado es una desafortunada combinación de gorgoteos, ruidos y sonidos que pueden ir acompañados de calambres o dolor de vientre.

La diarrea explosiva también es un mal frecuente, pues todos esos gases y las heces deben salir.

Náuseas después de comer productos lácteos

lactosa 5

Existen diferentes grados de intolerancia a la lactosa, y en el grado más alto es probable sentir náuseas o sufrir de vómitos tras ingerir productos lácteos.

Es poco frecuente, pero si la mala descomposición de la lactasa sucede en el estómago y este se llena de gas, el vomito puede sobrevenir.

Hay factores genéticos en la intolerancia

lactosa 2

Como mamíferos, la gran mayoría de los bebés son capaces de fabricar lactasa y digerir la leche materna durante los primeros años de su vida. Una cualidad que nuestros antepasados perdían tras ser destetados.

Se cree que adquirimos la capacidad de digerir la leche durante la edad adulta hace unos 5000 años cuando comenzamos a criar ganado. Algo que resultó especialmente útil par nuestro crecimiento y desarrollo.

Esta capacidad es al que ahora estamos de nuevo perdiendo y forma parte del proceso natural. No todos la sufren y depende de nuestro hábitos y genética.

En las regiones donde la leche y la ganadería no han sido un recurso habitual, como en algunas regiones de China y Africa, se ha registrado una mayor tasa de intolerancia.

No enfermas cuando comes cosas libres de lácteos

lactosa 6
La intolerancia a la lactosa puede confundirse con otras enfermedades intestinales como el colon irritable o la enfermedad de Crohn. Sin embargo, la característica más representativa de la intolerancia a la lactosa es que si eliminamos los productos lácteos durante unas semanas, nuestro cuerpo vuelve a la normalidad.

No estás solo

lactosa 9

Como decíamos, hay varios tipos de intolerancias. Algunas están presentes desde el nacimiento y otras van apareciendo a partir de los dos años de edad.

Se calcula que unos 30 millones de estadounidenses adultos son intolerantes y la cifra no para de crecer en el mundo, por lo que los productos libres de lactosa han empezado a ser habituales en los supermercados.

Además, no son muy complicados de producir por lo que su precio es relativamente asequible.

No tienes que renunciar al queso
lactosa 1

Hay queso, leche y varios productos lácteos sin lactosa que puedes comprar pero si tienes capricho de comer tu marca de queso favorito, o tienes una cena de empresa existen pastillas de lactasa de venta en farmacia.

Estas pastillas pueden tomarse de forma puntual y te salvarán de padecer hinchazón y diarrea si no puedes evitar tomar un producto lácteo.

Y como siempre, consulta con tu médico

shutterstock_312222992

Tal vez padezcas estos síntomas y tengas intolerancia a la lactosa o tal vez no; como decíamos, estos síntomas son comunes a otras enfermedades y necesitan un diagnóstico preciso.

Los problemas intestinales no son cosa de broma y por ello debes de consultar a tu médico si hace más de un mes que arrastras desarreglos digestivos y diarreas.

Fuente: rd.com y wikipedia.

Publicado en Salud