Oh, los niños…

Se quejan y se quejan de que ya estamos con la cámara en la mano intentando fotografiarles, huyen, corren, se mueven tan rápido que es imposible captarles en alguna buena fotos que no salga movida.

Esos locos bajitos, como decía aquella frase…

Qué os voy a contar yo, soy madre, tengo un pequeño bicho de casi dos años y medio y es dificil hacerle fotos cuando quieres hacerselas… peeeeeero, ahí está la primera clave del asunto:

1- Haz fotos sin que lo noten.

Vale, mamá ninja al habla, ¿Qué queremos conseguir? Fooootos, y las queremos naturales, está claro. Así que ya sabemos, todos escondidos tras el sofá, en el marco de la puerta, y asomando objetivos, teléfonos móviles, o lo que sea con lo que fotografiemos a los enanos.

Cuando veas a tu hijo/a entretenido en algo con esa carita de atención que adoras, saca la cámara, colócate en posición estratégica y ala, a disparar sin que lo note, eso si, también es muy importante ésto:

2- Ponte a su altura

Siempre lo repito, lo se, pero es que es algo que la gente no se da cuenta, y comete el error, si tu hijo mide 90 cm, pone a la altura de sus ojos con tu cámara, de ésta manera lograrás fotografías mas cercanas y reales.

A no ser que tu objetivo sea hacer fotos con perspectivas algo más artísticas, (picados y contrapicados, se llaman) intenta siempre seguir a rajatabla ésta posición de “ataque” camarístico.

3- Todo gira en torno a la luz, mamá.

Si, eso es, busca una habitación muy bien iluminada, abre las cortinas para que pase mas cantidad de luz, huye del sol directo para no molestar al bebé/niño en la carita y verás como ahora si que lucen tus fotos. Valga la redundancia.

La fotografía es luz.

4- Nuestra casa es el mejor estudio.

La fotografía de familias y niños ha dado un giro enorme. Incluso los estudios profesionales se decoran de manera que parezcan una casa, suelos de madera, fondos bonitos…

Atrás quedaron los fondos blancos y negros, y esas anticuadas fotos de estudio en las que no hay nada más en la escena, salvo tu hijo, y ese fondo de cartulina enrollado lleno de pisadas.

Horrible.

Ahora las mejores fotos de fotógrafos valorados por familias, están hechas en las casas de éstas.

Como padres, queremos recordar como era nuestra casa en aquellos entonces, cuando pasen 30 años, nos gustará ver detalles tal y como los vería otra persona, perspectivas, momentos…

Así que mi consejo es que si quieres una foto real, con alma, utilices tu casa, tus sillones, tu cama, todo lo que compone tu hogar, y entonces tu casa será tu gran estudio y tu foto tendrá esa esencia única, que no vas a encontrar en ningún estudio, una calidez especial.

Además, después de haber trabajado durante dos años en mi propio estudio, tengo que reconocer que las mejores fotos las he hecho en casa de los papás, o al aire libre, en parques y campos.

Los niños no se sienten cómodos en un estudio, es un trozo de habitación pequeño, con focos apuntándote a la cara y molestando, te obligan a estar todo el rato en el mismo sitio y sonriendo… No, mamá, no me lleves allí nunca más, lo detesto.

Sin embargo, un niño en su propia casa se siente confiado, feliz, tranquilo, juega, salta, se ríe.. es él mismo. Y esa es la foto que debemos conseguir.

5- Roba las fotos

Roba momentos, ya lo puse arriba, pero la foto de arriba es un claro ejemplo.

No prepares nada.. deja que fluya, y se capaz de visualizar la foto, es muy fácil, pasa justo en ese momento en el que dices… Oh, desearía guardar éste momento para siempre, y te maravillas de lo precioso del momento, entonces saca la cámara y hazlo, antes de que acabe.

6- Cualquier medio es bueno para sacar una bonita foto

No te obsesiones con tu equipo, ni con comprar objetivos caros y aprende a mirar, ésto es mas importante que tener un gran equipo, porque da igual el equipo que tengas, si no sabes mirar a través de el, te habrás gastado el dinero para nada.

7- No te vuelvas demasiado técnico

Si eres de los/las que aman la fotografía, eres aficionado, pero estás leyendo demasiados libros o revistas o tutoriales técnicos de fotografía y te estás empezando a obsesionar con ello, solo puedo decirte una cosa, de momento, olvídate de ésto, la técnica es para quienes dominan ya aquello de mirar a través de nuestra cámara, para quienes han aprendido a mirar, y saben hacerlo.

Si ya sabes buscar tus propios momentos, entonces vuélvete todo lo técnico que quieras… pero si no, solo harás fotos por hacerlas, vacías, frías…

Vuelve a poner el modo automático y disfruta el momento, no vaya a ser que te lo pierdas por estar ajustando el ISO.

Hoy día, los iPhone de última generación tienen cámaras de fotos integradas buenísimas, no necesitas mas.

Experimenta con la luz, observa a tu pequeño bichito a través de las cortinas, donde solo se adivina su silueta y juega con eso, a veces no es necesario más…

La luz de la persiana haciendo dibujos en su carita por la mañana, cuando entra el sol también es una buena idea, no tengas miedo de usar tu imaginación.

Cualquier experimento es bueno, y es arte.

Publicado en Familia
Fuentes consultadas:
www.mamatatuada.com