La conciencia de los suecos en cuestión del procesado de sus residuos a muchos les sorprendería, llegando incluso a importar basura de otros países, ya que han construido sistemas incineradores de basura para producir energía. La población y las empresas trabajan de la mano por un mundo más limpio y prueba de ello son estos 8 ejemplos.

Medicamentos sobrantes

Anders/Flickr

Anders/Flickr

En vez de tirar los frascos y las cajas de pastillas a la basura, o en lugar de guardarlas en el botiquín hasta que caduquen, el 43% de los suecos devuelven la medicación sobrante a las farmacias. Apotek, una de las cadenas farmacéuticas más importantes, reunió más de 378 toneladas de medicamentos (que pastilla a pastilla son muchísimos) para ser incinerados de forma segura y con el menor impacto ambiental posible. Hasta se explica cliente por cliente cómo usar los medicamentos correctamente para que se derrochen los menos posibles.

Descuentos para la ropa usada

Paula Satijn/Flickr

Paula Satijn/Flickr

El años pasado, la marca H&M lanzó una campaña global en la que intercambiaban a los clientes ropa usada por descuentos. Por cada bolsa llena de ropa usada, los suecos recibían un descuento de 7,80$ (unos 5€). La empresa utiliza las donaciones para producir una linea de ropa ecológica.

Hamburguesas a cambio de botellines de cerveza y latas vacías

"Ahora aceptamos tarjeta, efectivo y latas" - 'Adweek'/Twitter

“Ahora aceptamos tarjeta, efectivo y latas” – ‘Adweek’/Twitter

El sueco promedio devuelve 146 latas y botellas por depósito. Este verano, McDonald comenzó a aceptar las botellas de cerveza y de refresco vacías a cambio de comida. Por cada 10 latas te daban una hamburguesa. A mayor cantidad de latas, mayor hamburguesa del catálogo.

Cubos de basura musicales

Getty Images

Getty Images

En Helsingborg, las papeleras tienen altavoces con música para “inspirar” a la gente a reciclar. Convirtiendo el reciclaje en una experiencia.

Todo el mundo separa la basura

Jacob Christensen/Flickr

Jacob Christensen/Flickr

En algunos países estamos acostumbrados a separar los envases, del papel y de la basura orgánica. Reciclando eventualmente otros contaminantes. En Suecia todo el mundo separa periódicos, metal, vidrio, bombillas y pilas de su basura diaria. Para los artículos más grandes, igual que en otros muchos sitios, tiene puntos limpios en las afueras de las ciudades.

Cada camión de la basura se mueve con energía limpia

Stefan Jansson/Flickr

Stefan Jansson/Flickr

No serviría de nada contaminar mientras se está tratando la basura. Por eso desde 2010, la empresa de gestión de residuos Renova alimenta sus vehículos y camiones con biodiesel y biogás. “Menos ruidos y menos emisiones ofrecen mejores condiciones de trabajo también para los operarios”, dijo Lars Thulin, gerente de innovación de transporte.

Los artistas famosos locales graban anuncios “verdes”

Antonio D & Third Eye/Flickr

Antonio D & Third Eye/Flickr

Y no nos referimos a nuncios subidos de tono, sino a campañas llevadas a cabo por artistas reconocidos que explican la importancia de devolver los envases a las tiendas.

Los consumidores suecos están ecoconcienciados

Flickr

Un estudio realizado por la Comisión Europea concluyó en que el 40 por ciento de los suecos había comprado un producto con etiqueta ecológica en el último mes. De acuerdo con otro estudio reciente en la revista Journal of Consumer Research, los consumidores estadounidenses son menos propensos a comprar artículos con la etiqueta “eco-friendly”. “Si una empresa intencionadamente hace un producto mejor para el medio ambiente“, escriben los autores, “los consumidores creen que el producto debe haber sufrido una disminución en su calidad, porque la empresa desvió recursos para ello“.

Fuente: takeapart, foto de portada leanoticias

Publicado en Animales