dopamina_1

La dopamina es un neurotransmisor que ayuda a controlar los centros de recompensa y placer del cerebro. También ayuda a regular el movimiento y las respuestas emocionales, del mismo modo que permite no solo ver estas recompensas, sino también a tomar medidas para alcanzarlas.

Existen una gran cantidad de artículos en internet sobre la dopamina y sobre cómo afecta a nuestro estado de ánimo, comportamiento, energía y concentración. Sin embargo, de lo que comúnmente no se habla es de cómo la dopamina se ve afectada por la percepción.

Discutida aún más raramente es la razón de por qué los niveles de dopamina pueden estar bajos. A continuación, os mostraremos 10 maneras de aumentar estos niveles de forma natural, para incrementar la motivación, aumentar la concentración y mejorar el estado de ánimo:

1. No tener adicciones

dopamina_2
Muchas personas se vuelven adictas a algo porque encuentran algún tipo de gratificación instantánea, como pasa con las drogas, el alcohol, el sexo, las compras y otras actividades adictivas que, a largo plazo, tienen un efecto inhibidor de los niveles de dopamina.

En esencia, cuando nos volvemos adictos a algo, el “circuito de recompensa” de nuestro cerebro comienza a funcionar a toda prisa, anhelando un “éxito rápido”. De este modo, las adicciones no son una solución sostenible para la producción de dopamina, por lo que hay que intentar superar cualquiera de ellas.

2. Listado de pequeñas tareas pendientes

dopamina_3
La dopamina aumenta cuando vivimos de una forma organizada y terminamos nuestras tareas, independientemente de si estas son pequeñas o grandes. Por tanto, la mejor manera de que vuestro cerebro no se preocupe por cosas que necesitan hacerse es haciéndolas.

Cread un listado de tareas pendientes e id eliminándolas una vez concluidas. Está demostrado que esto es una medida muy positiva para los niveles de dopamina.

3. Crear algo

dopamina_4
Escritores, pintores, escultores, poetas, cantantes, bailarines y otros artistas se sentirán muy identificados con este punto.

Cuando estamos en modo creativo, podemos llegar a estar hiperconcentrados. Como resultado, entramos en un estado de flujo. El flujo es el estado mental operativo en el que una persona se encuentra completamente inmersa en la actividad que ejecuta.

La dopamina es el químico cerebral que nos permite alcanzar este estado. Para lograrlo, debemos tener un hobby o una actividad en la que seamos capaces de crear algo tangible. Intentad probar diversas artes, así como la artesanía, la reparación de coches, el dibujo, la fotografía, o cualquier otra cosa que os parezca interesante.

4. Ejercicio

dopamina_5
Jamás nos cansaremos de hablar sobre la importancia y los beneficios del ejercicio físico, por lo que vamos a añadirlo a esta lista también.

No solo nos ayuda a aliviar el estrés, a lograr una mejor salud física y a ser más productivos, sino que el deporte también aumenta nuestros niveles de dopamina, además de la serotonina (estado de ánimo) y las endorfinas (felicidad).  El ejercicio no tiene que ser ni demasiado intenso, ni nada complicado. Basta con dar un paseo o subir escaleras para lograr una buena sacudida de dopamina.

5. Estar en racha

dopamina_6
Al igual que con la creación de una lista de tareas, una gran manera de aumentar los niveles de dopamina es tener un recordatorio visual de los días en los que hemos logrado algo.

Preparad un calendario específico para este propósito: escribid una meta y los días de la semana, o del mes, en los que está programada dicha meta. Id marcándolo en el calendario cuando lo vayáis conseguido. De este modo, el rendimiento se convierte en una competición con uno mismo, lo que aumenta el potencial de sentirse recompensado.

6. Aumento de la tirosina

dopamina_7
De los productos químicos que componen la dopamina, ninguno es más importante que la tirosina. De hecho, la tirosina está considerada como la piedra angular de la dopamina. Por lo tanto, es importante que obtengáis la suficiente.

Existe una larga lista de alimentos que aumentan la tirosina: almendras, aguacates, bananas, carne de vaca, pollo, chocolate, café, huevos, té verde, leche, sandía o yogur.

La comida es una recompensa, no una tarea. Esta es la diferencia entre vivir para comer y comer para vivir. Es tan importante saber utilizar los alimentos para nuestro beneficio, como reconocer que el cerebro es la mejor farmacia.

7. Escuchando música

dopamina_8
¿Os habéis preguntado alguna vez por qué hay música nos pone de tan buen humor? La razón es que escuchar música aumenta los niveles de dopamina. De hecho, los científicos dicen que escuchar música tiene el mismo efecto que comer nuestros alimentos favoritos o ver nuestra serie preferida. Así que, cuando os sintáis mal, poneos algunas de vuestras canciones favoritas.

8. Meditación

dopamina_9
Al igual que ocurre con el ejercicio, cada día descubrimos más beneficios de la meditación, por lo que también vamos a añadirla a la lista.

Como ya hemos comentado, el cerebro es susceptible a una variedad de adicciones. Otro hábito adictivo que solemos tener es pensar demasiado. De hecho, algunos budistas tienen una frase para esta adicción: “mente de mono”.

Pensar demasiado no es solo un hábito molesto, también es una compulsión genuina que nos deja en un estado de perplejidad, al mismo tiempo que tiene un efecto negativo en nuestro desarrollo espiritual. Sin embargo, los científicos finalmente están comprobando lo que los budistas han sabido durante miles de años: la meditación y la atención plena son esenciales para una mente sana.

Además, la oración y la auto-reflexión también aumentan los niveles de dopamina.

Vía: collective-evolution, traducción y adaptación elaborada por La Voz del Muro.

Publicado en Salud